Tercera edad

Disfrutar de la tercera edad

Al llegar a lo que se conoce como tercera edad parece que el entorno en el que se ha vivido toda la vida se hace más hostil. Barreras arquitectónicas en el domicilio y fuera de este, dificultades para llegar hasta el centro de salud del barrio o los supermercados debido a que las distancias se hacen cada vez más grandes y, todo ello, con la intranquilidad de los hijos, que con el trabajo y el frenético ritmo de vida no puede dedicar todo el tiempo que quisieran a sus padres.
Por eso, existen desde hace décadas las residencias para mayores, donde éstos son atendidos por profesionales y están en una constante vigilancia. Pero esto supone un menoscabo en la libertad de algunas personas de la tercera edad, que aunque ya se encuentre con ciertas dificultades no necesitan una tutela constante.
Además, en las residencias se tiene que convivir con otras muchas personas y la calidad de vida no es la misma que en la tranquilidad del hogar. Por ello, muchas personas de edad son reticentes a ir a una residencia para mayores.
Existen en la actualidad otro tipo de alternativas mucho más atractivas para la tercera edad: son los apartamentos de mayores. En estos espacios, como por ejemplo en los apartamentos de mayores Vitamagna, las personas se siente seguras en todo momento, pero conservando su independencia.
Este tipo de apartamentos están concebidos para las personas de la tercera edad, siendo diseñados y construidos para disfrutar de un alto nivel de confort y seguridad. Los apartamentos, luminosos y de fácil acceso, están adaptados para facilitar la vida diaria eliminando todas las posibles barreras arquitectónicas.
Todos los apartamentos cuentan con amueblamiento y servicios de primera calidad, como pueden ser las camas articuladas, calefacción, aire acondicionado y línea telefónica, entre otras muchas cosas.
Seguridad e independencia, van de la mano
La seguridad es el elemento clave de esta opción para los mayores, ya que las zonas comunes están constantemente videovigiladas y además, gracias a un botón de teleasistencia, los propios usuarios pueden avisar de cualquier tipo de incidencia durante las 24 horas del día y los 365 días del año. La atención sanitaria es inmediata.
Normalmente, las personas usuarias de estos apartamentos son personas independientes y autónomas, pero nunca estarán solas si así lo desean. Además, los espacios comunes propician el contacto y las relaciones sociales con otros usuarios del complejo donde pueden llevar a cabo actividades y aficiones.
Desde el propio centro cuentan con actividades programadas para preservar sus capacidades físicas y cognitivas de manos de profesionales de la fisioterapia o con talleres para mejorar la memoria.
Existen apartamentos individuales para aquellas personas que estén sin acompañante, pero también hay apartamentos para matrimonios. Sea cual sea el caso, en recepción siempre habrá una coordinadora especializada en personas mayores para atender cualquier petición o demanda de los mismos. Además, coordina las salidas y entradas, así como las excursiones que se organicen en el complejo para sus usuarios.
Los apartamentos para mayores, una alternativa segura y cómoda manteniendo la independencia de los usuarios.