La investigación del concurso de limpieza viaria de Sabadell

EL SUMARIO DE MERCURIO

Una de las 31 piezas que forman el llamado caso Mercurio investiga el concurso para la adjudicación del servicio de limpieza viaria y transporte de residuos en Sabadell. Es la principal externalización de servicio municipal y la División de Investigación Criminal de los Mossos observa un probable tráfico de influencias.

A las 16.53 horas del 17 de enero de 2012, el coordinador d’Espai Públic del ayuntamiento de Sabadell y mano derecha del concejal Paco Bustos, Francesc Xavier Izquierdo, recibe una llamada del alcalde, Manuel Bustos (PSC):

Izquierdo. Estoy con el señor secretari y me está comentando su inquietud por las alegaciones de las plicas de las escombraries. ¿Qué es lo que coño pasa? ¿Qué lo estamos haciendo también con el puto culo, también esto?”, dice Bustos. Después de oír varios comentarios técnicos del coordinador d’Espai Públic, Bustos zanja la conversación: “me da la sensación de que vamos pisando mierda otra vez, como con el tema de la pneumática”.

El secretario municipal no ve claro algo en el concurso para conceder el servicio de limpieza viaria de Sabadell. Más de 18 millones anuales durante (inicialmente) 30 años. En una conversación posterior entre Bustos e Izquierdo, el cargo de confianza pronuncia una frase, que subrayan los investigadores a lo largo del sumario. Una frase que da pie a todas las sospechas policiales en esta pieza: “el pliego no está hecho una mierda, está abierto para que salga lo que tiene que salir”. Los Mossos observan interés del gobierno local en favor de la empresa finalmente escogida.

Tres empresas optan al concurso, el más grande que otorga el Ayuntamiento y al que se dedica alrededor del 15 por ciento del presupuesto municipal: Serveis de Medi Ambient SA, con sede en Sabadell y concesionaria desde la era Farrés, Fomento de Construcciones y Contratas, y Valoriza.

Al cabo de unos meses, en una votación del plenario, el contrato se concederá a la primera. Se hace con el voto a favor del gobierno socialista y la abstención de Entesa, ICV y EUiA. Los dos principales grupos de la oposición, Convergència i Unió y el PP, votan en contra y levantan críticas por la “falta de transparencia” del concurso. CiU muestra sus dudas ya que no han tenido acceso al informe completo del Col·legi d’Enginyers, que formaba parte de la Mesa de Contratación. El PP, por su parte, destaca también que no se ha escogido la opción más económica. Pero la empresa sabadellense, propiedad del Grupo Vendex, renueva la concesión de nuevo (más información: ‘Smatsa renovarà de nou el contracte més sucòs de l’Ajuntament‘).

Los avisos en vano de Manuel Bustos

Las semanas previas a la votación, el alcalde está preocupado. Mientras asegura que él es neutral, considera que CiU y PP tienen intereses en que la empresa escogida sea Fomento. Y amenaza varias veces con denunciarlo públicamente, a veces “pagando páginas enteras en los diarios”, a veces yendo a la Fiscalía Anticorrupción y a veces ante los Mossos d’Esquadra para que estudien las conexiones ocultas de las formaciones conservadoras con las empresas litigantes. En un momento determinado, la pareja de Bustos, Montse Costa, entiende que el alcalde denunciará ante Anticorrupción al PP y le avisa que “esto es romper [políticamente] con ellos para siempre”. Bustos la tranquiliza: irá a Fiscalía para denunciar los presuntos  vínculos no del PP sino de CiU.

Nosotros no tenemos ningún interés con ninguna empresa”, dice Bustos. “Si CiU está hipotecada con alguna empresa es su problema”, asegura Bustos en una conversación con Juan Carlos Sánchez, que presidía la Mesa de Contratación del asunto. “Al final gana la mejor, siempre gana la mejor”, mantiene Sánchez, escudándose en una serie de informes y criterios técnicos.

Sin embargo, pese a sus amenazas, Bustos no denuncia nada ni a nadie. En cambio, pese a sus declaraciones públicas en un pleno dando órdenes que ningún cargo público ni técnico del consistorio tenga contacto alguno con representantes de las empresas litigantes, los investigadores estiman que él sí se reúne en Madrid con el jefe del grupo Vendex, Gervasio González Acosta (detenido después en el caso Pokemon), y con otros directivos, así como con el comité de empresa.

La clasificación

Mientras tanto, Juan Carlos Sánchez, que lleva la negociación política, busca la abstención de los grupos municipales en la votación una vez se aprueba la clasificación y Smatsa es la empresa mejor puntuada, Valoriza la segunda y FCC la tercera. Smatsa no es la oferta más barata pero ofrece algunas mejoras adicionales (prevención de residuos, plan de igualdad, plan de formación, mejora tecnológica, responsabilidad social corporativa…) que el gobierno local destaca positivamente. Valoriza es la opción más económica. El concejal Paco Bustos defenderá la clasificación en el pleno: “prepárate bien”, le aconsejan.

Finalmente Smatsa ganó la concesión. Y la tensión se relaja hasta el inicio de la Operación Pokemon, que implica al jefe del grupo Vendex y a varios ayuntamientos gallegos. En los días siguientes se produce una curiosa conversación entre Manuel y su hermano Paco Bustos. En el contexto de la operación Pokemon y la detención del alcalde de Ourense, los Bustos dialogan, según los Mossos, en clave. Pero al final se descoordinan y se acaban perdiendo. Desconcertados, no entienden a que se refiere el otro. Al final, ante el desaguisado, optan por dejar la conversación.

Izquierdo: el único cargo de confianza imputado aún en nómina

El juez del caso Mercurio abrió pieza separada para investigar el concurso en base a la frase de Izquierdo: “está abierto para que salga lo que tiene que salir”. Imputó por ello a Manuel Bustos y al cargo de confianza, uno de los tres del gobierno local imputados por Mercurio.

A día de hoy, Izquierdo es el único que aún trabaja en el consistorio. Montse Costa, jefa de Alcaldía, renunció al entrar en la alcaldía Juan Carlos Sánchez. El jefe de Urbanismo, Manuel Somoza, se jubiló de forma discreta este verano. Sin embargo, Izquierdo sigue en nómina municipal. Además de estar imputado por el concurso de limpieza viaria, está también implicado en la anulación de una denuncia a un familiar de Manuel Bustos (más información: ‘El jefe de la Policía y las multas‘).

Si queréis toda la información sobre el caso Mercurio, podéis comprar el libro El final de la era Bustos. Sabadell más allá del caso Mercurio en las principales librerías de Sabadell y también vía web. Más: ‘Informació i compra de El final de la era Bustos.

Foto portada: Xavier Izquierdo (con polo rojo), el concejal Paco Bustos, y el alcalde, Manuel Bustos, a la derecha, en una visita de obras el año 2012. Autor: Aj. Sabadell via Flickr.