‘El sumario de Mercurio’: las obras del cementerio

EL SUMARIO DE MERCURIO

Este martes el pleno municipal trató el calendario de obras de reforma del entorno del cementerio. Unos trabajos con retraso y bajo la lupa de la Unidad de Investigación de los Mossos d’Esquadra en el llamado caso Mercurio. Las investigacions dan debida cuenta de ello.

Las comunicaciones intervenidas por la Unidad de Investigación de los Mossos d’Esquadra revelan las maquinaciones de Jordi Soriano y los empresarios de las empresas Torra SA y Constresnius para conseguir la concesión administrativa del cementerio municipal y la subcontrata de las obras de ampliación del camposanto.

El 7 de enero de 2010, la Junta de Govern del ajuntament de Sabadell aprobó la concesión por 34 años ampliables a 50 de la gestión del cementerio municipal a la empresa Torra SA, que desde hace años gestiona el Tanatorio, situado en la ronda d’Orient. Dicha empresa es propiedad del madrileño Alfonso Izard Rodríguez y del sabadellense Xavier Pons Torra, ambos imputados por soborno, estafa y falsificación documental por las obras de ampliación del camposanto.

A cambio de la concesión administrativa Torra SA se comprometía a financiar el coste de la ampliación del cementerio con un presupuesto de 4,6 millones de euros, que se incrementaría hasta los 8 millones. Esta inversión fue el argumento que sirvió al entonces concejal de Urbanismo, Juan Carlos Sánchez, para defender la privatización de un servicio municipal. Unas obras consistentes en la rehabilitación de la capilla, acabar la pavimentación y mejorar los elementos urbanos, configurar el vial provisional interior, remodelar la carretera de en medio y ampliar la zona de entierros de baja densidad de la zona sur.

Ciudadanos en el acceso al cementerio, este octubre. Autor: J.d.A

La privatización (o externalización en lenguaje neoliberal) de un servicio municipal que proporcionaba beneficios al Ayuntamiento motivó el rechazo de los grupos de izquierda del consistorio y que ICV-EUiA presentase un contencioso-administrativo que fue desestimado. Unas obras que, como denunció la portavoz de Entesa, Virgínia Dominguez, en el pasado pleno municipal, estuvieron paralizadas tras la quiebra de Constresnius empresa con quien Torra SA subcontrató, presuntamente de modo fraudulento, dichas obras.

Guerra empresarial

De las conversaciones interceptadas por los Mossos se desprende que estas obras desataron una guerra total entre los empresarios de la trama presuntamente corrupta del entonces portavoz del PP Jordi Soriano. Por un lado, los hermanos Jordi y Rafael Rojas Morato, de Maderas Rojas, socios de José Manuel González Parra, en las empresas Galaria y Constresnius; por otro, José Ríos Martín, de Excavallès.

En diversas comunicaciones Ríos manifiesta su indignación por el comportamiento de Soriano, que se había decantado por Constrenius tras recibir sobornos de ambas partes.

Éste del Partido Popular…el Soriano, éste la va liar gorda…Porque está metiendo a toda esa gentuza dentro…Van intentando facturar ellos para ganarse la vida y enganchar todo lo que pillan”.

Del análisis de las numerosas conversaciones interceptadas se desprende que Izard, con el apoyo de su socio Pons Torra, fue la pieza clave en todo este asunto. Izard delegó en Soriano la subcontratación de la obra. Soriano informó puntualmente a los propietarios de Constresnius y de Torra SA de sus constantes comunicaciones sobre el tema con Xavier Izquierdo, coordinador d’Espai Públic de l’ajuntament de Sabadell e imputado en el caso Mercurio por sus presuntas actuaciones irregulares en la adjudicación del servicio de recogida y tratamiento de residuos. Unos contactos, a juicio de los investigadores, “difíciles de justificar para una persona que no formaba parte del gobierno”.

Además Soriano le dice a Izard que “el otro día estuve con Joan Manau hablando también de lo vuestro” y le dice que tiene previsto hacerlo con el alcalde, de modo que le recomienda que le haga una “lista de peticiones”.

Negocio redondo

Las obras del cementerio era un negocio redondo para Soriano. Por un lado cobraba de Torra SA por sus gestiones para conseguir la concesión administrativa. Por otro, los Mossos deducen que cobraba por la subcontratación a Constrenius de unas obras que además supondrían unos beneficios adicionales con los movimientos de tierras.

Aunque todo ello debía llevarse con la máxima discreción, como le comenta a Izard refiriéndose a los temores de Xavier Pons:

El Xavi tiene mucho miedo, que después de haber ganado la confianza del Ayuntamiento en estos cinco años, a ver si resulta que por una filtración, por un despiste, alguien va a señalarnos con el dedo de que nos hemos llevado pasta con el tema de las tierras”.

El 20 de abril de 2011 Rafael Rojas llama a Soriano para felicitarle. Acaba de firmar el contrato para las obras del Cementerio. En otra comunicación el concejal del PP informa a Izard de las dificultades que ha debido superar para obtener el contrato frente otras empresas se ajustaban mejor al proyecto. Además alude, al “impuesto revolucionario” que los empresarios de la trama pagaban al Centre d’Esports Sabadell.

Según esto, nosotros, vamos a adjudicarle a Constresnius una obra que vale 300.000 euros más caro que cualquiera y, además, encima no sabemos si vamos a tener tierras o no. Pues hijo, vaya negocio que vamos a hacer… que nosotros queremos que lo haga Constresnius, pero lo que no podemos hacer por hacer favores a no sé quién. A ver si es que el dinero que se ha comprometido Maderas Rojas con el [Centre d’Esports] Sabadell al final el que lo paga no es Maderas Rojas sino el que lo paga es, es, es Torra”, dice Izard, en tono quejoso.

En varias comunicaciones se evidencia como la adjudicación a Constresnius se hizo de forma fraudulenta recurriendo a la falsificación documental. Así se lo manifiesta claramente González Parra a uno de sus trabajadores:

El día 27 en el pleno, y tengo que preparar para el lunes tres ofertas mentirosas, vale, para que nos la adjudiquen a nosotros y ya tenemos firmado el contrato con una de las partes, tenemos pagar una comisión al tío ese por todas las tierras que vayamos entrando, pero nosotros tenemos que ganar mucho”.

Por su parte Xavier Pons Torra pidió a Rafael Rojas y González Parra un presupuesto real y otros dos ficticios de cara a la supervisión del Ayuntamiento. La cosa no presenta problemas, Pons Torra informa a Rojas que ha presentado en el Ayuntamiento los tres presupuestos y que la arquitecta Elena Galera le ha garantizado –como así fue- que su empresa Constresnius obtendría la contrata. Galera también está imputada en Mercurio, pero no por estos hechos, sino por falsificación documental por hinchar las facturas de las obras de Fira Sabadell.

Foto portada: los responsables de Torra SA, a la salida de su interrogatorio en los juzgados, en diciembre de 2012. Autor: David B.