Cinco problemas comunes en las campañas de email marketing

Desarrollar una buena campaña de email marketing requiere aplicar con mucha seguridad las estrategias seleccionadas para lograr que el producto, bien o servicio logre posicionarse sin mayores contratiempos.
Esto sólo se puede conseguir si no se cometen los errores que son comunes al gestionar este tipo de campañas, con el debido seguimiento, razón por la cual los especialistas del área, tienen que trabajar de manera ardua y permanente para lograr los objetivos trazados y concretar el éxito.
Pero, si en definitiva se ha cometido algún error, lo mejor es solventarlo a la mayor brevedad posible, para retomar el camino hacia el objetivo principal, una campaña publicitaria efectiva.
Evaluar los fallos
En primera instancia, hay que detectar los principales problemas a la hora de hacer marketing por email, que inciden en los resultados negativos, en https://blog.mailrelay.com/es/2018/04/24/mailing-marketing-problemas se revisan aspectos importantes que permiten verificar los errores y poder empezar a corregirlos.
Algunos de los errores más comunes, se comentan a continuación:
1.- Tendencias o envíos puntuales
Hay que analizar si los malos resultados obtenidos por los mailings son producto de algo que es puntual o de una tendencia clara. Hay que tener en cuenta que habrá algunos mailings que interesen más que otros, hecho que depende de los temas abordados y por supuesto, de la oferta.
Los malos resultados pueden obedecer a problemas de red que son puntuales o inconvenientes con los ISP, lo que incide en los correos masivos y sus rebotes, o la desaparición de los dominios. Aunque, en realidad, esto último es algo poco frecuente, pero ocurrió por ejemplo, con el cierre de las cuentas de terra.es.
2.- La lista de contactos
A este aspecto hay que prestarle mucha atención. Lo esencial, si se quiere tener éxito, es depurar de manera permanente la lista de los contactos que realmente estén interesados en la marca, producto o servicio.
Se trata de una base de datos de usuarios que deseen recibir los mailings. Para hacer crecer esta lista, es preciso aplicar las estrategias adecuadas, donde la constancia y el seguimiento son factores fundamentales.
Hay que asegurarse de incluir enlaces a los sitios web de interés, cuidar los incentivos para mantener la motivación en los newsletters y aprovechar el potencial de las redes sociales como Twitter, Instagram y Facebook para la generación de leads.
3.- Demasiado abultada
No es necesario tener una gran cantidad de contactos, hay que contar con los que realmente pueden ser, de acuerdo a su perfil, los principales compradores del producto o servicio. Esas listas tan abultadas, suelen traer son dolores de cabeza y la solución es iniciar, de inmediato, su depuración.
Lo primordial es empezar a eliminar todos los emails que reboten, buscar a los usuarios que están inactivos y eliminar las cuentas de email que son genéricas. Es prudente procurar que los nuevos contactos confirmen que desean formar parte de la lista.
Otra alternativa, es clasificar la lista de acuerdo a la procedencia de los contactos, grado de actividad y el tipo de producto que se oferta.
4.- No enviar demasiados emails
Si uno de los pasos más importantes es la depuración de la lista de contactos, ahora no se puede cometer el error de agobiar con un bombardeo de emails, porque de acuerdo a estudios sobre el tema, la gran mayoría de los suscriptores quiere que las empresas les envíen emails con menor frecuencia.
Debido a esto, la comunicación con el cliente es vital, pero sin caer en excesos porque de lo contrario, lo que se puede lograr es que se den de baja en la lista, cuando se envíe el mail. Para evitar todas estas situaciones, hay que trabajar mucho en el análisis de los clientes, y determinar la frecuencia y el momento adecuado para realizar los envíos de mailing.
5.- Contenido relevante y personalizado
La información y los contenidos tienen que ser relevantes para llamar la atención, razón por la cual hay que evitar a toda costa enviar emails genéricos, que a nadie le importan.
La recomendación fundamental, personalizar la campaña de email marketing, con el estricto conocimiento del cliente objetivo. Hay que esforzarse por llamar la atención de las audiencias con contenidos atractivos, que enganchen de inmediato.
Para eso, hay que cuidar los encabezados y huir de los textos comunes o clichés, se deben utilizar herramientas como la optimización de las imágenes, prestar máxima atención al diseño de la presentación del contenido, y garantizar que se verá con la calidad debida en todos los dispositivos.
Lo que se comunicará al cliente, debe ser de su absoluto interés. Por ejemplo, si se tiene un e-commerce, es recomendable añadir listas de productos personalizados en los mails, para maximizar las posibilidades de conversión y ganar más clientes.