Auditoría

El ABC de las auditorías

Una auditoría es básicamente un examen, que una empresa o un profesional independiente realiza, luego de estudiar de manera minuciosa los informes de una organización. Hay dos tipos de auditorías: externas e internas y los auditores proporcionan un informe final detallando los fallos del sistema y sugerencias para optimizarlo.

¿Cuál es el propósito de una auditoría?

El auditor es un guardián e investigador de datos, cuyo principal objetivo es proteger los intereses de la empresa que lo contrata. Para ello realiza periódica o puntualmente una revisión de los diferentes procedimientos que se llevan a cabo dentro de la organización, ya sean laborales, contables, financieros, etc.

La consigna del auditor es comprobar que dichos procedimientos se realizaron de acuerdo con ciertos criterios, que deben establecerse previamente y que son sus parámetros de trabajo. Ya sea una auditoría externa o interna, éstas no solo se realizan para buscar irregularidades financieras, fraudes o estafas, en realidad el objetivo principal es la verificación de procedimientos y resultados, con el fin de optimizarlos.

¿Cómo se realiza una auditoría?

El primer paso es la determinación del objetivo (finanzas, contratos laborales, etc.,) y la definición de los procedimientos que se aplicarán para realizarla. Luego se hacen diferentes tipos de comprobaciones y de pruebas que pueden consistir en el cotejo documental, la comprobación de las cuentas, contratos y liquidaciones, etc.

Finaliza con la confección de un informe, que los auditores Barcelona le envían a la autoridad competente y/o a quien haya ordenado la realización de la misma, en el caso de una auditoría externa, y si es una interna, en general se realiza primero un borrador que se eleva a la jefatura de la organización, que puede pedir aclaraciones o especificaciones para luego hacer el informe final.

Para que una auditoría sea eficiente, consiga los mejores resultados y cumpla con todas las características antes mencionadas, es vital que haya una interacción positiva y proactiva entre los auditores y las empresas. Esta interrelación hará más fácil el trabajo y conseguirá que la evaluación de la situación analizada sea adecuada, apropiada y realista y resulten de ella innovaciones de fácil y eficaz aplicación.

¿Qué se gana al auditar?

Las empresas tienen gestores en cada uno de sus departamentos y estos deben realizar sus actividades de manera que, los recursos de la organización se empleen de forma eficaz, teniendo en cuenta la influencia que ello tiene el trabajo de otras personas (compañeros, clientes, proveedores, etc.) y en los resultados económicos de la firma. Los resultados de AOB Auditores les ayudan a perfeccionarse y mejorar.

Cuando una empresa realiza una auditoría demuestra estar en consonancia con los tiempos de cambios actuales, intentando adaptarse a ellos, apostando por la transparencia y la eficacia como base de trabajo y buscando la excelencia para sí y sus colaboradores. Todo ello contribuye eficazmente a realzar su imagen, por lo que, sus clientes, acreedores y proveedores tendrán confianza en dicha organización y apostarán por afianzar y reforzar su relación con ella.