¿Qué debes tener en cuenta antes de pedir un préstamo gratis?

Los préstamos gratis son el tipo de préstamos rápidos más atractivo para los clientes por razones obvias. No obstante, antes de acudir a ellos, debe considerarse algunos factores que pueden marcar la diferencia entre disfrutar de un servicio ventajoso o acabar sufriendo un problema de endeudamiento.

¿Son realmente gratis?

Sí que lo son, siempre y cuando en el TAE que nos muestren aparezca el cero por ciento. Si no es así, puede que estés ante uno de los llamados préstamos sin intereses que, si bien no cobra intereses, puede cobrar alguna comisión de préstamo o apertura.

La TAE debe incluir todos los pagos obligatorios para conseguir el préstamo. Por tanto si es cero, no tendrás sorpresas.

Con esto claro, vamos a ver de dónde suelen venir los problemas con estos préstamos.

Son gratis, pero hay que devolverlos

El hecho de que sean gratis, hace que sean una opción muy atractiva cuando los bancos no te conceden el préstamo.

Sin embargo, hay que tener claro que son préstamos a muy corto plazo. Habitualmente, unos 30 días. Esto que parece obvio, es muy importante porque, por lo general, cuando uno tiene una necesidad de dinero hoy, en 30 días la seguirá teniendo. Si ese es el caso y tras esos 30 días no se va a disponer de más efectivo, pedir el préstamo seguramente no solo no sea una solución, sino que empeore las cosas.

La razón: los intereses de demora.

Los intereses de demora

En un préstamo gratis no pagas nada siempre que cumplas con las condiciones del contrato. Esto quiere decir que debes pagar a tiempo. Si no lo haces, el prestamista aplicará una comisión por retraso e intereses de demora.

En la mayoría de los casos los intereses de demora de estos préstamos pueden ascender hasta el uno por ciento diario, lo que es altísimo.

Por tanto, si no tienes muy claro que vas a poder devolver el préstamo entro de la fecha indicada, suele ser mejor opción negociar con la entidad a la que debas el dinero por el que quieres pedir el préstamo, ya que probablemente te ofrezca opciones de financiar la deuda más baratas.

Sea como sea, pedir préstamos con intereses más altos para pagar otros préstamos con intereses más bajos es una decisión muy peligrosa y que se debe evitar.

Entonces, ¿cuándo se pueden solicitar?

La idea es clara, si debido a una situación excepcional, necesitamos pagar algo que en cuanto recibamos nuestra próxima nómina vamos a poder pagar, el préstamo gratis se puede utilizar como una especie de anticipo.

Por supuesto, llegado el caso, el dinero solo se debe utilizar para pagar la deuda y nunca debemos caer en la tentación de gastar el dinero por el simple hecho de que esté en nuestra cuenta.