Jaeger Ibérica

‘8 de marzo, huelga y movilización por la igualdad’, por Juan Guil    

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Juan Guil, ex secretario General de CC.OO Valles Occidental

El 8 de marzo del 2018 será histórico. Por primera vez se llevará a cabo una huelga general de dos horas por los derechos de la mujer, por la igualdad salarial y contra el patriarcado. Las mujeres son el 52 por ciento de la sociedad, las que más contribuyen y las más discriminadas.

La desigualdad se impone en todos los aspectos, especialmente en la brecha salarial, el machismo imperante en la sociedad le impone la carga del trabajo doméstico, que supone más dificultades para el estudio, acceso al trabajo, y su promoción profesional, por eso al jubilarse la media de pensión es de 918 y los hombres de 1.332, 414 euros, menos, el 31,1 por ciento de diferencia, cuando el trabajo reproductivo y afectivo de la mujer es un gran aporte económico a la sociedad que nunca ha sido reconocido.

Este día debe dejar constancia de la lucha de la mujer por su lugar en la sociedad, tener las mismas oportunidades, ellas deben ser las protagonistas. El poder del patriarcado no abandonará sus privilegios, si no es por las movilizaciones y lucha de las mujeres.

Los derechos que tienen hoy las mujeres en el mundo desarrollado son resultado de la lucha del movimiento feminista, pero existen todavía muchos países donde la mujer es propiedad del hombre sin derecho a su libertad como personas, a veces ni a la vida

Las mujeres son las más perjudicadas por las medidas de austeridad y las reformas laborales. El 73 por ciento del trabajo parcial lo hacen mujeres. La diferencia salarial entre hombres y la mujeres es del 30 por ciento, la media de los hombres ganan 25.993 euros y las mujeres 20.052, el 75 por ciento de los contratos temporales son mujeres, sufren más el desempleo cuando tienen dos o tres la mayoría ni buscan empleo, el 38 por ciento se consideran inactivas laboralmente por su dedicación al cuidado de los niños y del hogar, las que trabajan la mayoría lo hace en los sectores peor pagados y se inventan categorías por el mismo trabajo para que cobren menos.

La continuidad de la especie humana depende de la mujer, en cambio sufre la violencia machista, cada año decenas de mujeres son asesinadas a mano de hombres.

La lucha por la igualdad salarial está llena de ejemplos, las trabajadoras de Jaeger Ibérica después siete años de años de conflictos, huelgas y pleitos judiciales en el 1989 consiguieron la igualdad salarial en la empresa. Fue una lucha de las mujeres. Solo unos pocos hombres participaron en la huelga, la mayoría estuvo al margen de la lucha. Tuve la suerte de ser parte desde mis responsabilidades en CC.OO. Marcelino Camacho vino en varias ocasiones a dar su apoyo a esa lucha. Ellas son un claro ejemplo de cómo hacer posible que la mujer ocupe su lugar en igualdad con los hombres, esto es necesario para avanzar hacia una sociedad más justa e igualitaria, en que la economía y la riqueza esté al servicio de todas y todos.

Este 8 de marzo es una cita importante debemos contribuir a que sea histórica, en el camino hacia la igualdad, donde las mujeres sean las protagonistas, en las plazas de los ayuntamientos debe haber concentraciones masivas, para que se visualice que un mundo mejor pasa por la igualdad y los poderes reconozcan el papel de la mujer.

Foto portada: movilización en Jaeger Ibérica (Barberà).