Pla mitjà, a través d'una pantalla, de l'exalcalde de Sabadell Manuel Bustos i l'exgerent de consorcis del Vallès Occidental Paco Fernández, a l'Audiència de Barcelona acceptant la pena per malversació, el 15-10-20 (horitzontal).

‘Caso Mercurio; octavo aniversario’, por José López (Sabadell en Comú)

ARTÍCULO DE OPINIÓN
José Lopez, Coordinador de Iniciativa per Catalunya Verds e inscrito en Sabadell en Comú. Impulsor de la creación de un instrumento de batalla contra la corrupción en Sabadell, conjuntamente con las personas abogadas de ALLAC.

En 2010, personas de ICV pusieron en conocimiento de la fiscalia los datos que se nos habían facilitado. A partir de ahí se inició la investigación. El mes que viene se cumplirá el octavo aniversario.

El 27 de noviembre de 2012 se desplegaron 300 mossos de esquadra en 50  edificios de Sabadell y comarca. Empezaba la llamada operación Mercurio,liderada por la fiscalía anticorrupción. Mercurio en la mitología romana era el mensajero de los dioses.

Según la fiscalía “ se investigaba una trama política y empresarial dentro del ayuntamiento de Sabadell. Para tener ventajas en las adjudicaciones de obras públicas, se cobraba un depósito que iba de los 120.000 euros a los 300.000 euros. En función del presupuesto de la obra la cantidad era más grande. Lo que se recaudaba se repartía entre políticos y funcionarios involucrados. Acabada la obra se cobraba un 3 por ciento en dinero negro”. La fiscalía aseguraba que las personas vinculadas a la trama habían podido cometer siete delitos: prevaricación (ordenar algo a sabiendas que es injusto), cohecho(soborno), tráfico de influencias, falsificación documental, infidelidad en la custodia de documentos, negociaciones y actividades prohibidas a los funcionarios públicos y omisión del deber de impedir delitos o de promover su persecución.

Continua el procedimiento judicial. Se están produciendo nuevas derivadas y nuevas imputaciones,nuevas personas investigadas, y se ha ampliado el número de piezas judiciales. Hasta el momento, ha habido una condena firme, ratificada por el Tribunal Supremo, contra los hermanos Bustos. Ahora se está en la recta final de la pieza 25 bis que afecta, fundamentalmente, al entonces gerente del Consorcio de Residuos, vinculado al Consell Comarcal del Vallés Occidental. Pronto le llegará el turno a la pieza relacionada con la concesión, a la empresa SMATSA, del servicio de limpieza y recogida de residuos.

Cuando vemos las noticias sobre corrupción apreciamos que, en los diferentes casos, existen repercusiones económicas para el erario público. Los presupuestos de las adjudicaciones incorporan también “las gratificaciones o comisiones”. Es decir,además de la inmoralidad y el comportamiento delictivo de algunas personas, corruptores y corruptos, se produce una repercusión en los fondos públicos  procedentes de las personas contribuyentes.

Cuando hablamos de corrupción, enseguida valoramos la necesidad de aplicar el código penal a rajatabla. Parecen, sin embargo, necesarias las políticas preventivas y un cierto cambio cultural. En el ámbito político son necesarias medidas. A mi juicio, las organizaciones políticas no deben confundir liderazgos naturales con  sumisión de todo el colectivo a ellos. La formación ideológica y la capacidad de gestión deben ir acompañadas de ética, honradez y honestidad contrastadas. La elección de personas para las candidaturas electorales debe hacerse con el conocimiento suficiente del historial de las personas. Estas son condiciones necesarias pero no suficientes. Luego deben funcionar en las instituciones,a la perfección, los mecanismos de fiscalización, convenientemente fortalecidos para que sean útiles, y un aspecto fundamental: no puede existir la complicidad, por acción u omisión, de nadie (personas particulares, funcionariado, entidades económicas y financieras). La actitud pulcra de rechazo frente a los detalles que pueden pasar inadvertidos, como por ejemplo la aceptación de regalos, viajes y estancias, es también fundamental para evitar dependencias e hipotecas. Es fundamental, a mi juicio, la austeridad en el ejercicio  de las responsabilidades públicas. Mucho más en una situación global de dificultades sociales y económicas. La ejemplaridad es absolutamente imprescindible, para reforzar los valores democráticos y combatir  los cantos de sirena de los neofascismos más o menos disfrazados, que buscan apoyos en los sectores de la población que lo pasan mal.

El uso frívolo de los recursos públicos,con cualquier excusa, es también  lo que puede acabar convirtiéndose en conductas inmorales y deshonestas y acabar en el terreno de las corruptelas. Harina de otro costal es la escala de valores en un número no desdeñable de personas, que a veces se expresan de esta guisa: “Yo hubiera hecho lo mismo, hincharme…y apoyar a los míos”.

Es evidente que, para cambiar las cosas, hay que recorrer todavía un camino importante. La memoria de la ciudadanía no debe ser frágil, debe ser firme. En caso contrario,estamos perdidos. Sin embargo, ha habido muchas experiencias y las hay, que nos reconcilian con la política, no la politiquería, con la defensa de la cosa pública. La política, entendida como el instrumento necesario para contribuir a mejorar las condiciones materiales de vida de las personas.

Permítanme recordar, sin nostalgia alguna, pero con mucho orgullo lo que Toni Farrés nos comentaba en las reuniones del grupo municipal del PSUC y después Iniciativa per Catalunya, mientras gobernábamos en solitario la ciudad de Sabadell: “podremos meter la pata,pero nunca meteremos la mano”.

Foto portada: el exalcalde de Sabadell Manuel Bustos y el exgerente del Consorcio de Residuos comarcal Paco Fernández en la Audiencia de Barcelona aceptando la pena por malversación. Autor: ACN.