‘L’estat de la ciutat (101)’: Movimientos postelectorales

L’ESTAT DE LA CIUTAT

Tras las elecciones europeas se han producido movimientos de enorme trascendencia política tanto en el escenario nacional como, en menor medida, en el terreno local.

A nivel estatal la dimisión de Alfredo Pérez Rubalcaba al frente del PSOE y la abdicación de Juan Carlos I abren un nuevo tiempo político preñado de incertidumbres. En el escenario local, Josep Ayuso presentó su candidatura con el objetivo de mantener en el poder al aparato bustista. En sentido contrario, Procés Constituent hizo pública su propuesta para constituir una candidatura unitaria con las fuerzas políticas y sociales a la izquierda del PSC.

Operación Ayuso

Tanto por el formato como por el contenido del acto se desprende que el PSC de Sabadell no ha entendido nada del mensaje de las elecciones europeas que han significado un nítido voto de castigo a las formas tradicionales de hacer política encarnadas en PP y PSOE. Paralelamente se ha asistido a un ascenso de diversas fuerzas situadas en las fronteras y extramuros del sistema de partidos, como resulta palmario en el caso de Podemos.

En un contexto de profunda crisis económica, de devastadores efectos sociales, la imagen de mil comensales en Fira Sabadell remite a los tiempos del canapé característico de la era Bustos, lo cual ofende la sensibilidad de muchos ciudadanos (más info: ‘Ayuso es presenta a la ciutat reafirmant la seva fidelitat al bustisme‘).

Ahora bien, si nos atenemos al contenido del acto la cosa fue aún más grave. Ayuso se presentó como el fiel continuador del multimputado Manuel Bustos a quien calificó de su “maestro”. El ex alcalde tuvo un destacado protagonismo simbólico y político en el acto, siendo aplaudido y reivindicado por la militancia socialista. Una presencia que contrastó con la ausencia del alcalde Juan Carlos Sánchez, que ni siquiera fue mencionado en los parlamentos.

Esta apuesta continuista por el nepotismo, el caquicismo, el férreo control de los medios de comunicación y los turbios manejos en la adjudicación de contratos públicos, revelados por el sumario de Mercurio, no sólo resulta moralmente deleznable, sino que es la garantía de un severo castigo electoral en las municipales del 2015, que podría desplazar al PSC de la alcaldía.

Manuel Bustos, alcalde durant 13 anys i imputat al cas Mercuri, reivindicat pel PSC. Autor: J.d.A.

En efecto, la única posibilidad que el PSC hubiera salvado los muebles radicaba en una operación de regeneración política y moral, acompañada de una profunda autocrítica o al menos emitiendo mensajes en este sentido, como hubiera representado Juan Carlos Sánchez o la ‘renovadora’ Marta Farrés. Ayuso se orienta en sentido justamente contrario y ha constituido un equipo donde únicamente figuran los regidores que le apoyaron en las primarias, incluyendo a la parlamentaria imputada Montserrat Capdevila.

Ayuso contó con el aval de destacados dirigentes del PSOE como Pedro Sánchez y Gaspar Zarrías, pero también del PSC como el primer secretario, Pere Navarro.  Ello indica que su candidatura no tiene marcha atrás, pero también la complicidad del aparato del partido con unas prácticas que deberían ser desterradas de la vida pública. Una actitud que contribuye a explicar el desplome electoral de los socialistas y su incapacidad para, a pesar del severo desgaste del PP, aparecer como una alternativa ante la ciudadanía.

La propuesta de Procés Constituent

En sentido radicalmente contrario, como se desprende de su Código ético, los promotores de la plataforma Procés Constituent presentaron en rueda de prensa su propuesta para articular una candidatura unitaria de las fuerzas a la izquierda del PSC (más info: ‘Procés Constituent aposta per la suma de forces de l’esquerra local‘).

Se trata de un planteamiento que busca romper con los métodos del bustismo y emprender una profunda regeneración de la vida pública local. En efecto, la gran fragmentación de estas formaciones no sólo impide que la ciudadanía perciba la existencia de una alternativa al actual estado de cosas, sino que podría contribuir a que el PSC de Bustos/Ayuso se alce como primera fuerza política de la ciudad dada la multiplicidad de candidaturas a su izquierda.

Banderes Republicanes - Estelades
Banderes republicanes i estelades, dilluns. Autor: David B.

Desde el punto de vista político, la oferta de Procés Constituent abarca desde ERC a CUP, pasando por ICV, EUiA, Entesa, y Podemos. No parece fácil que formaciones tan heterogéneas puedan confluir en una misma lista electoral. Difícilmente ERC, dados sus excelentes resultados en las europeas, aceptará diluirse en una candidatura unitaria. Entesa,  CUP y MPS han iniciado, en torno a Crida per Sabadell, los pasos para concurrir en una candidatura conjunta que no parece muy proclive al pacto con otras formaciones. ICV e EUiA han abierto el proceso para la recomposición de la coalición a nivel local, pero, a pesar de sus buenas intenciones unitarias, su trayectoria en el actual mandato no facilita la confluencia con otras formaciones de izquierda. Podemos es una incógnita, en primer lugar han de constituirse y en segundo término se ignora si apostarán por participar en un frente amplio de izquierdas o marcar perfil propio en las próximas municipales.

En otro orden de cosas, la concentración del 2 de junio reclamando un referéndum sobre la forma de Estado y reivindicando la República mostró las líneas divisorias entre los partidarios de una República catalana independiente y los defensores de la Tercera República española. Unas posturas difícilmente conciliables tanto desde el punto de vista político como desde una perspectiva identitaria (más info: ‘Un miler de sabadellencs demanen la República‘).

Aquí debe señalarse la contradicción entre la aspiración a la unidad de amplios sectores de las bases sociales de las izquierdas y los intereses de las cúpulas de estas formaciones poco proclives a operaciones unitarias que superen sus fronteras ideológicas y sociológicas tanto en el eje social como en el nacional.

Desarrollos imprevisibles

La excepcionalidad de la situación política, económica y ética que experimenta la ciudad, unidos a los desarrollos derivados por la abdicación de Juan Carlos I y la reivindicación de un referéndum por la República, así como el escenario abierto por la consulta soberanista del 9N plantean numerosos interrogantes. Según como se desenvuelvan los acontecimientos, ahora imprevisibles, se darían las circunstancias favorables a plataformas unitarias tanto en el eje sociopolítico, como en el nacional.

La presión ciudadana sobre las direcciones de los partidos será el factor clave para que se mantenga o incremente la fragmentación de las fuerzas políticas o se orientan hacia su recomposición a través de candidaturas que agrupen a dos o más formaciones.

En Sabadell, la prioridad política absoluta radica en apartar del poder al aparato bustista que ahora pretende perpetuarse a través de la operación Ayuso. Ciertamente esto sería más fácil con un frente amplio de izquierdas que podría ganar las elecciones, pero también podría lograrse con mayor dificultad a través de pactos postelectorales.

Foto portada: Ayuso el domingo, los republicanos el lunes y los miembros del Procés, el jueves.