Estat de la ciutat

‘L’estat de la ciutat (108)’: Tres días de septiembre

L’ESTAT DE LA CIUTAT

El último curso político del mandato ha empezado de modo particularmente intenso con el pleno municipal, el desfile de alcaldes imputados en los juzgados de Sabadell y la recepción de Festa Major con la perspectiva de las elecciones municipales de mayo.

El pleno municipal del martes 2 de septiembre sirvió para iniciar el último curso político de este accidentado mandato, determinado por el caso Mercurio. Sobre la sala de plenos planeó el fantasma de Manuel Bustos que había de presentar su renuncia al acta de regidor y desaparecer definitivamente de la escena política local. El ex alcalde, en vez de dar la cara, prefirió hacerlo a través del fax, en un acto característico de cobardía política y de falta de respeto a la institución que presidió durante 13 años.

La sesión mostró no sólo el agotamiento del mandato, pues el grupo socialista fue incapaz de traer al pleno ningún dictamen que no fuese de puro trámite, sino que fue indicativa del elevado grado de descomposición política de un equipo de gobierno profundamente dividido y enfrentado. Esta es la consecuencia lógica de no haber emprendido una profunda operación de regeneración del partido y de la administración local.

El PSC, tras el estallido del caso Mercurio, sólo tenía dos opciones: regeneración o descomposición. Ha optado por la segunda que, además, ha abocado al desgobierno a la ciudad precisamente cuando la dureza de la crisis económica y social exigiría un gobierno operativo y con las ideas claras.

Amigos de Israel

Si el desarrollo del plenario no hubiese sido suficiente para mostrar la descomposición del equipo de gobierno, el concejal Lluis Monge -que apoyó al candidato bustista Josep Ayuso en las primarias del PSC- se encargó de hacerlo a través del comunicado de la Associació Cultural Sabadell Israel (ACSI). Una entidad de la que forma parte y que está presidida por su compañera sentimental, Joana Berrio (más info: ‘Un entitat d’amics d’Israel assegura que “l’antisemitisme governa Sabadell).

A raíz del voto del PSC junto al resto de formaciones de izquierda del consistorio una moción de condena a los bombardeos del ejército israelí a la franja de Gaza emitieron  un duro comunicado donde consideran que el “antisemitismo gobierna el Ayuntamiento” y critican con acritud al alcalde Juan Carlos Sánchez y al concejal de Derechos Civiles, Quim Carné, incluso por haber asistido a la ceremonia del final del Ramadán.

Mobilització de l'ASCI a la Sagrada Família. Autor: cedida.
Movilización de la ASCI en la Sagrada Família. Autor: cedida.

No hace falta ser un analista de la política internacional para percibir que los miembros de dicha entidad confunden grosera y torticeramente el antisemitismo, es decir el racismo contra el pueblo judío, con las justificadas críticas contra el Estado de Israel que incumple sistemáticamente las resoluciones de la ONU y se ha hecho acreedor de la acusación de crímenes de guerra por los bombardeos contra la población civil de Gaza.

Ahora bien, aquí lo que nos interesa destacar la falta de autoridad del alcalde Sánchez, ya que hubiera sido inconcebible que esta entidad se hubiera atrevido a criticar una resolución del PSC si Bustos hubiese sido el alcalde.

Acaso este regidor esté pensando en su futuro económico si no revalida el acta de regidor en las próximas municipales. En efecto, son de sobras conocidos los generosos fondos que el Estado de Israel destina a las entidades que buscan mejorar su deteriorada imagen en Occidente, así como el habitual mecanismo de las puertas giratorias característico de la política española y catalana.

Desfile de alcaldes imputados

El 3 de septiembre, al día siguiente del pleno, Adolfo Moreno, alias Depardieu, y Manuel Bustos, El Capo, abrieron la ronda de interrogatorios en el juzgado de instrucción n. 1 de Sabadell contra la cuarenta de alcaldes imputados por el presunto cobro de sobresueldos en la Federació de Municipis de Catalunya (FMC).

Rodeado de una gran expectación mediática, Bustos compareció únicamente acompañado por un hermano y su abogado Cristóbal Martell, el mismo que defiende a la familia Pujol. Una soledad que contrasta violentamente con las demostraciones de apoyo de la militancia socialista en su primera comparecencia en los juzgados de Sabadell en diciembre de 2012 o con su triunfal entrada en la Audiencia Provincial arropado por todo el equipo de gobierno, excepto Juan Carlos Sánchez. Del mismo modo, choca su silencio –sólo declaró estar “muy tranquilo”- con la orgía de declaraciones en los días que siguieron al estallido del caso Mercurio. Ahora ha preferido enviar un comunicado por escrito, probablemente redactado por su abogado, para explicarse ante la opinión pública y no tener que responder a las preguntas de los periodistas.

Bustos, entrando en los juzgados, el miércoles. Autor: David B.
Bustos, entrando en los juzgados, el miércoles. Autor: David B.

El ex alcalde está a la espera del destino que le asigne la Diputació de Barcelona de la cual es funcionario en excedencia, dado que no podrá reincorporarse al Museu de Paleontologia debido a que éste ha pasado a depender de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB).

En otro orden de cosas, las declaraciones de los alcaldes y alcaldesas imputados rayaron el patetismo. Todos se ciñeron al mismo guión, diseñado por sus abogados defensores, negando que las retribuciones fueran dietas o sueldos. Según esta versión se trata de compensaciones económicas por sus responsabilidades en la entidad municipalista que funcionaban de este modo desde 1989.

Ahora bien, ninguno supo explicar porqué estos emolumentos figuraban como dietas en la partida presupuestaria de la FMC ni por qué no se abrió una investigación sobre el tema cuando estalló el caso Mercurio, cuando ya se apuntó al cobro irregular de estas retribuciones, ni por qué se mantuvo en el cargo de gerente al imputado Moreno.

No deja de causar estupor que, la entidad encargada, entre otras cosas de asesorar jurídicamente a los ayuntamientos, cometiese un error de tanto bulto en el pago de las retribuciones a sus miembros. En cualquier caso todos descargaron las eventuales responsabilidades del tema sobre Moreno y Bustos alegando que ellos eran políticos y no se ocupaban de cuestiones técnicas o administrativas. Es decir que será está pareja quienes pagarán los eventuales platos rotos judiciales del affaire (más info: ‘Els alcaldes defensen que cobraven percepcions i no dietes‘).

La recepción de Festa Major

El patio de Ca l’Estruch fue el escenario el 4 de septiembre de la tradicional recepción de Festa Major a la que asistieron las fuerzas vivas y parte de las fuerzas muertas de la ciudad, pero también estrellas invitadas de dudosa reputación como Josep Maria Sala (PSC) o Jordi Cañas (Ciutadans).

Asimismo destacaron las ausencias de Manuel Bustos y Montse Costa, grandes protagonistas de aquellos besamanos en la Bassa de Sant Oleguer, los regidores imputados Joan Manau y Paco Bustos, la dipuimputada 2.0 Montserrat Capdevila o el edil sionista Lluís Monge.

Bajo un cielo encapotado, Juan Carlos Sánchez, flanqueado por los portavoces de todos los grupos municipales, entonó un discurso, repleto de citas literarias, que sonó a testamento político. Así auguró que tras las municipales “la ciudad iniciará una nueva etapa, yo también” (más info: ‘Sánchez anima Sabadell a començar de nou‘). Curiosamente sólo durante el tiempo que duró su parlamento se puso a llover. Todo un símbolo de su efímera y atribulada alcaldía.

Recepción el jueves. Autor: David B.
Recepción el jueves. Autor: David B.

En los corrillos menudearon los comentarios sobre el escándalo de la familia Pujol o el futuro de la consulta soberanista, pero especialmente sobre el incierto resultado de las municipales de mayo del año próximo. Las muy diversas observaciones coincidieron en dos temas: la caída en picado del voto a los socialistas y la gran fragmentación de las fuerzas políticas con representación en el Consistorio que harán necesarios los pactos a tres o cuatro bandas para asegurar la gobernabilidad del municipio. Nadie se atrevió a apostar respecto a quien será el próximo alcalde o alcaldesa de Sabadell.

Todo esto, claro está, con el permiso de Mariano Rajoy, pues una eventual modificación de la ley electoral podría propiciar la formación de coaliciones, particularmente a la izquierda del PSC, pero también de los efectos políticos del desenlace de la consulta soberanista del 9 de noviembre. Con estos mimbres se inicia un curso político muy intenso que debería concluir con la apertura de una nueva etapa en la vida pública de la ciudad.