Ple Pressupostos Sabadell 2012

‘L’estat de la ciutat (XXXIV)’: Bloqueo político e incertidumbres económicas

L’ESTAT DE LA CIUTAT

La bomba política que estalló el 27 de noviembre con la Operación Mercurio, ha conducido al bloqueo institucional del Ayuntamiento de Sabadell. Esto ha coincidido con dos operaciones de gran envergadura relacionadas con el BBVA y de profundas consecuencias en la vida económica de la ciudad. Un sombrío panorama que exige una rápida solución a la crisis política para recomponer el gobierno de la ciudad.

El viernes 21 de diciembre, los cinco grupos de la oposición, tal y como habían anunciado, tumbaron las Ordenanzas Fiscales y Presupuestos Municipales del 2013 en el pleno más importante y madrugador de este año a punto de expirar. La votación arrojó el siguiente resultado, 12 votos a favor (PSC, uno menos que habitualmente en ausencia del alcalde), 14 en contra (5 CiU, 3 PP, 2 ICV, 2 EUiA y 2 Entesa).

En el pleno de noviembre las ordenanzas fiscales fueron aprobadas inicialmente con el voto en contra de Entesa y la abstención de los demás grupos; los presupuestos pasaron con la abstención del PP y el voto negativo del resto de la oposición.

Este resultado implica prorrogar las anteriores cuentas municipales del 2102 en un momento de profunda recesión económica y con la obligación de cumplir con las prescripciones del Plan de Ajuste del Ministerio de Hacienda derivados de la elevada morosidad del Ayuntamiento con sus proveedores, estimada en unos 25 millones de euros.

Defensa numantina

La negativa del grupo socialista aplicar la moción, aprobada por mayoría el pasado 4 de noviembre, que instaba a apartar “temporalmente” de sus responsabilidades ejecutivas, como ha hecho el alcalde, a los tres concejales (Joan Manau, Paco Bustos y Ricard Estrada) y tres cargos de confianza imputados en Mercurio (Montserrat Costa, Manuel Somoza y Xavier Izquierdo), condujo a la oposición dar un paso más.

Así, el miércoles 19 de diciembre al mediodía, los cinco grupos opositores comparecieron en rueda de prensa para exigir la “inmediata dimisión” de todos los imputados y anunciar que tumbarían las cuentas municipales.

Gobierno y oposición de Sabadell ven la crisis Mercurio de forma irreconciliable.
Gobierno y oposición de Sabadell ven la crisis Mercurio de forma irreconciliable.

Media hora después, replicaban el alcalde accidental Juan Carlos Sánchez y Ramón Burgués concejal de Economía. Sánchez se negó a depurar cualquier responsabilidad política por la imputación de sus compañeros y denunció una operación política para cargarse a Bustos con el objetivo de lograr en los tribunales lo que no habían conseguido en las urnas.

El grupo socialista, encabezado por el alcalde Manuel Bustos, continúa cerrado en banda y atrincherado en una suicida defensa numantina. Con el único y débil argumento de la “presunción de inocencia”, se resiste con uñas y dientes a asumir las más elementales responsabilidades políticas que obligan a apartar de empleo y sueldo a unas personas imputadas por graves delitos contra la administración pública.

Una situación insostenible que no podrá prolongarse mucho tiempo y que está provocando su acelerado desgaste político y mediático tanto nivel local como nacional.

Entrevista con el alcalde

Prueba de ello es la entrevista concedida por Manuel Bustos al Diari de Sabadell, (22/12/12). El escenario de la entrevista resulta en si mismo significativo, en vez del mensaje de Navidad en la tradicional comida con los medios, respondió al cuestionario centrado en la Operación Mercurio en su domicilio.

El alcalde insistió en proclamar su inocencia y negar la existencia de una trama de corrupción urbanística en la que presuntamente están implicados su esposa, su hermano y su tío. Respecto a la cuestión central de la crisis política manifestó con rotundidad.

Ni los cargos electos ni los trabajadores municipales imputados vamos a dimitir de nuestra responsabilidad. Nosotros no hemos cometido ningún delito y tenemos la conciencia muy tranquila”.

Y, para que no quede ni un atisbo de duda, remató:

Pero yo no he dejado de ser alcalde, que quede claro (…) Estoy estudiando la posibilidad de prorrogar la alcaldía accidental hasta mediados de enero si se produce el levantamiento del sumario. Pero de no ser así volveré a ser alcalde con todas las consecuencias”.

Unas manifestaciones que, no sólo contradicen las promesas electorales de su partido y todos los precedentes sobre los casos de políticos imputados en casos de corrupción, cesados que mucho antes que se dicte sentencia, sino que revelan su errónea percepción de la realidad.

Manuel Bustos, en la entrevista. Fuente: ManuelBustos.cat

En efecto, el mismo día que la oposición había tumbado los presupuestos se comprometió a “garantizar la completa gobernabilidad de la ciudad”, cuando justamente su permanencia y la del resto de imputados en el poder es el principal obstáculo para la gobernabilidad del municipio.

Dos opciones

El enroque del PSC local, tanto a nivel de grupo municipal como de partido, sin ninguna voz crítica, estrecha considerablemente el margen de maniobra político para resolver la crisis y sólo deja dos opciones: la intervención de la dirección nacional o la moción de censura.

Más allá de las fronteras del término municipal, la crisis política tiene efectos muy negativos sobre el PSC. En el Consell Nacional del pasado domingo, el histórico dirigente Raimon Obiols, con un gran peso moral en el partido, reprochó a Pere Navarro su silencio en la Operación Mercurio y reclamó una limpieza a fondo del partido de las prácticas corruptas.

Navarro, Bustos y Chacón
Pere Navarro, en un acto este verano, con Bustos y Carmen Chacón. Foto: David B.

Los socialistas catalanes, tras un resultado electoral que fregó el desastre y profundamente divididos sobre la cuestión nacional, no puede permitirse el descrédito que supone mantener en la alcaldía de la quinta ciudad de Catalunya a una persona imputada por tan graves delitos, como recientemente editorializó La Vanguardia.

Así, pues, no puede descartarse que, a pesar de las presiones de Bustos, el partido acabe tomando cartas en el asunto para apartarlo del poder y cerrar la hemorragia en una cuestión de gran sensibilidad ciudadana.

En caso contrario, si Bustos volviese a la alcaldía, la oposición se vería obligada a presentar una moción de censura que, de momento, nadie desea. La heterogeneidad ideológica y fragmentación política de los grupos opositores se alza con un gran obstáculo para la viabilidad de esta fórmula. No obstante, si el PSC no mueve ficha no quedará otra salida.

Sant Pau de Riu-sec y la Companyia d’Aigues

Mientras arreciaba la crisis política, dos noticias revelaron que el BBVA ha empezado a tomar decisiones sobre los activos de Caixa Sabadell, integrada en Unnim. La unión de cajas fue intervenida por Banco de España el 30 de septiembre de 2011 y adquirida en la subasta del 7 de marzo de 2012, por el precio simbólico de un euro, por el BBVA, la segunda entidad financiera de España.

El lunes, 18 de diciembre, Vantoureix, promotora del Parc Empresarial de Sant Pau de Riu-sec, presentó la solicitud de concurso voluntario de acreedores ante juzgado mercantil nº 8 de Barcelona, tras el cierre de las líneas de crédito del BBVA su principal acreedor y segundo accionista de la empresa.

El hecho que el banco cierre el grifo de la financiación a una de sus empresas, cuya deuda se eleva a 100 millones de euros, señala el peligro que la promotora acabe quebrando, lo cual plantea espesas sombras de duda sobre el futuro del parque empresarial reconvertido a toda prisa en macroárea comercial y último emblema del régimen bustista.

Vantoureix
Via Sabadell empieza a andar pero su promotora suspende pagos. Foto: David B.

La noticia se difundió el mismo día que circularon diversas filtraciones periodísticas de reuniones entre el alcalde, su tío Melquíades Garrido y el coordinador de Urbanismo, Manuel Somoza, para favorecer a promotores locales en la zona.

El miércoles, 19 de diciembre, la agencia Europa Press informó sobre la OPA Aigues de Barcelona (AGBAR) por la totalidad del accionariado de la Companyia d’Aigues de Sabadell (CASSA), la última joya de la corona de la burguesía industrial.

Este es el segundo intento de la multinacional francesa Suez, que ya posee 36,4% de las acciones, para hacerse con el control de CASSA y que ahora aspira a conseguir el 15% restante hasta sumar el 51% del capital y el poder en el consejo de administración.

La sede central de CASSA. Foto: Cedida.
La sede central de CASSA. Foto: Cedida.

Si la OPA hostil de 2010 fracasó tras la resistencia liderada por el Ayuntamiento de Sabadell que posee un 20 por ciento de acciones consorciadas que no pueden venderse, ahora los otros accionistas Banc Sabadell, BBVA, Gremi de Fabricants y Cambra de Comerç, que suman un 23 por ciento del capital, parecen dispuestos a vender por 60 euros la acción, once menos que hace dos años.

En el 2010 ninguna de estas entidades quiso vender, temerosas de ser tildadas de traición al sabadellenquismo, ahora la eventual decisión el BBVA de desprenderse de sus acciones en CASSA ha podido servido de acicate para algunos de los citados grandes accionistas con problemas de liquidez. El último clavo que quedaba por remachar en el ataúd de la vieja ciudad-fábrica.

Soluciones políticas

A la luz de lo expuesto, da la impresión que la grave crisis política desatada por la Operación Mercurio ha acelerado la puesta en marcha de ambas operaciones económicas. Por cierto, quienes parecen inmunes a toda la tormenta mercurial es el Gremi de Contructors d’Obres de Sabadell i Comarca que ratificaron, el 19 de diciembre, en su cargo de presidente a Melquíades Garrido, tío del alcalde e imputado en la presunta trama de corrupción urbanística.

Melquiades Garrido, a la salida de los Juzgados. Foto: David B.
Melquíades Garrido, a la salida de los Juzgados. Foto: David B.

Sabadell no puede permitirse la actual situación de inestabilidad política con un tercio del consistorio, empezando por su alcalde, imputado por graves delitos en el ejercicio de sus funciones. Urge, pues, la aplicación de un programa político sobre dos ejes: la regeneración democrática para acabar un estilo de gobierno populista y clientelar y la limpieza de las prácticas de presunta corrupción económica. El primer paso en esta dirección no puede ser otro que la dimisión de todos los cargos públicos imputados y la separación del servicio de aquellos funcionarios, como el jefe de la Policía Municipal, que se hallan en la misma situación procesal.

El segundo paso es la formación de un gobierno de coalición, presidido por un concejal socialista no imputado, a fin de respetar el voto de la ciudadanía que concedió una amplia mayoría al PSC en las municipales del 22 de mayo de 2011, pero cuyas principales carteras fuesen gestionadas por grupos de la oposición de izquierda.

La pelota continúa en el tejado de los socialistas que deben dar el primer paso para desencallar esta situación.

Foto portada: El pleno municipal de este viernes en el cual se rechazaron los presupuestos y ordenanzas fiscales para el año 2013. Autor: J.d.A