Bosc de Can Deu. Autor: David B.

‘Lo que el viento se llevó’, por la Plataforma para la Recuperación del Bosque de Can Deu

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Plataforma para la Recuperación del Bosque de Can Deu

En pocos días se cumplirán cuatro años del vendaval que se llevó por delante uno de los pulmones más importantes de la ciudad. Y no tenemos por más que lamentarnos de que el bosque sigue desaparecido, y que quienes tenían la responsabilidad de recuperarlo, no han podido o no han sabido hacerlo.

Desde la Plataforma para la recuperación del Bosc de Can Deu ya lo advertíamos. Decíamos hace tiempo que la recuperación del bosque no se podía dejar en manos de una entidad como la Fundación Antiga Caixa de Sabadell, con poco músculo para emprender una labor de tanta envergadura. Por eso propusimos que fuera el Ayuntamiento quien debería haberse puesto al frente de la recuperación del bosque, municipalizando los terrenos.

Lo cierto es que el equipo de gobierno no nos hizo caso. Pronto surgieron los voceros que propugnaban la regeneración natural del bosque, sabiendo con certeza que ni nuestros nietos verían un espacio natural de la importancia del bosque de Can Deu antes del vendaval. Ahí teníamos a los gerifaltes de la Fundación Antiga Caixa Sabadell, entre ellos su gerente, el sr. Sunyer, que se opusieron con todas sus fuerzas a una posible solución pública para recuperar el mayor referente del patrimonio ecológico colectivo de la ciudad.

No es de extrañar. Durante estos años este señor ha obtenido pingües remuneraciones en el ejercicio de su cargo de gerente de la Fundación. Sus resultados al frente de la gerencia de la entidad no obstante, no han sido tan espectaculares. Nos gustaría que en un ejercicio de transparencia sin precedentes en esta entidad, nos explicase qué ha hecho durante todo este tiempo. Ya anticipamos que más bien poco. Lo más honrado por su parte sería presentar su dimisión de inmediato.

Visto lo acontecido hasta la fecha, volvemos a pedir públicamente que sea el Ayuntamiento quien lidere una recuperación rápida y eficaz del bosque de Can Deu. Ahora se hace más necesario ya que si hace dos años nos parecía que esta fundación privada, conformada históricamente por la burguesía de la ciudad, tenía poco músculo, ahora se está comprobando que el sucesor de Caixa de Sabadell, el BBVA, está cada vez está más alejado del mecenazgo de la Fundación Antiga Caixa de Sabadell. Las fuentes de financiación de la entidad son cada vez más escasas, por lo que la esperanza de que la misma pueda recuperar el bosque se desvanece por completo.

Es curioso, lo que está pasando con el bosque de Can Deu no deja de ser un reflejo de lo que pasa en la ciudad en su conjunto. Sabadell dejó de ser un referente hace tiempo: la burguesía, que tuvo un papel importante en su desarrollo, un buen día optó por hacer caja y así, el viento se fue llevando importantes referentes de la ciudad como las grandes industrias textiles; la Compañía de Aguas, cuyos accionistas mayoritarios, que formaban parte de lo más granado de la burguesía de la ciudad, decidieron dejar la compañía en manos de Agbar; la Mutua Sabadellense de Accidentes de Trabajo, que se vendió a un grupo madrileño; el Banco de Sabadell, que hace tiempo trasladó su sede operativa a Sant Cugat; o la propia Caixa de Sabadell, engullida por el BBVA. La ciudad se ha quedado sin proyecto, sin un horizonte al que dirigirse. De aquí a poco, si se sigue sin actuar, Sabadell se habrá convertido en una gran ciudad dormitorio con alguna actividad de escaso valor añadido.

Ante la inexistencia o la atonía de la clase que tradicionalmente ha llevado las riendas de la ciudad, se abre una posibilidad extraordinaria para el empoderamiento de los ciudadanos, pero para ello se requiere que los representantes políticos de esa ciudadanía estén a la altura de las circunstancias y lideren la recuperación del orgullo colectivo y empiecen proyectos que supongan un avance en las condiciones de vida de los ciudadanos. Los vecinos estaremos expectantes ante las propuestas de los partidos con motivo de las próximas elecciones municipales. Aún están a tiempo de recuperar el bosque de Can Deu y el orgullo colectivo de una ciudad que, un día, el viento se llevó.

Foto portada: bosque de Can Deu. Autor: David B.