Manuel Navas. Autor: David B.

‘Los despropósitos de una residencia pública para Sabadell’, por Manuel Navas (FAV)

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Manuel Navas, presidente de la FAV Sabadell

Despropósito es que una ciudad de 200.000 habitantes, carezca de residencias públicas y que el equipo de gobierno, a pesar de innumerables requisitorias, sea incapaz de dar respuesta a los pacientes vecinos que la reclaman desde hace más de 15 años (mucho antes del 155, es decir que no vale como excusa para tapar vergüenzas), respecto a la construcción de lo que debería ser la primera de las residencias públicas de gestión pública que necesita la ciudad: la de Sabadell Sud.

Despropósito es que un equipamiento (residencia públicas) que debería formar parte de cualquier proyecto de ciudad que se precie, para atender las necesidades del colectivo de jubilados (que dicho sea de paso, están hartos de las injusticias que padecen con el robo de las pensiones y los daños colaterales como el copago sanitario), se encuentre en nuestra ciudad en situación de stand by. Una decisión eminentemente política que más allá de otras consideraciones, indica que ni Generalitat, ni Ajuntament están por la labor. Una cosa es predicar y otra distinta dar trigo.

Despropósito es que las mociones presentadas en el pleno del Ayuntamiento (como la construcción de la residencia Sabadell Sud) no signifique un compromiso firme con la ciudadanía de quienes la votan y se conviertan, en la mayoría de los casos, en papel mojado. Un despilfarro inaceptable de recursos públicos y una tomadura de pelo a quienes las proponen y a la ciudadanía (¿quién asume responsabilidades políticas por la inactividad y olvido de las mociones?: no saben, no contestan).

Despropósito es que ningún partido político haya sido capaz de dar respuesta al requerimiento que la Plataforma per la Residencia Pública Sabadell Sud hizo a los Grupos Municipales del Ayuntamiento y a los grupos parlamentarios del Parlament de Catalunya sobre el destino dado a los más de 30 millones de euros asignados por la Generalitat para la residencia en el 2010. Ninguno ha tenido la delicadeza de informar sobre sus investigaciones, si es que han hecho algo, aunque francamente, visto lo visto, tememos que poco o nada han hecho al respecto. Una desidia que califica a los gobernantes dando pie a todo tipo de hipótesis. Al parecer, va a ser más difícil encontrar ese dinero que el master de la señora Cifuentes. Igual hay que contratar a Hércules Poirot para que localice los 30 millones.

Despropósito es que el regidor d’Acció Social de Sabadell muestre la arrogancia de la que está haciendo gala, menospreciando a la Plataforma per la Residencia, eludiendo, sin la más mínima explicación, el cumplimiento del calendario de reuniones acordado para cuanto menos informar sobre el estado de la cuestión. Una gestión censurable en un tema de enorme importancia que afecta directamente al colectivo de jubilados (40.000 en Sabadell) y que supone una indolencia que el municipio no se merece.

Dejen de marear la perdiz, trabajen, actúen, den respuestas y no se escondan tras sus cargos. Asuman que la “nueva forma de hacer y entender la política” significa, entre otras cosas, que los políticos más que representantes, son delegados de sus votantes y si no saben, no quieren o no pueden, lo procedente es que el equipo de gobierno, depure responsabilidades. Lo que no es descartable es que la ciudadanía tome nota de los culpables de los despropósitos que se están cometiendo en el caso de la residencia (y en otros que haberlos ‘hailos’).

Foto portada: Navas. Autor: David B.