El president de la FAV, Manuel Navas. Autor: M.Tornel.

‘Mesa para el diálogo y la convivencia’, por Manuel Navas (FAV Sabadell)

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Manuel Navas. Presidente de la Federació d’Associacions Veïnals de Sabadell (FAV Sabadell)

Que la evolución de los acontecimientos en los últimos años ha enquistado el conflicto político entre España y Catalunya y ha generado una fractura social interna entre catalanes/as y externa con España, fomentado la creación de diferentes bloques políticos y sociales como el separatista, el unionista, el federalista/confederalista, el soberanista (quienes siendo o no independentistas defienden inicialmente el derecho a decidir –sin que quede claro que como consensuar temas como el sujeto político; la vía unilateral o la del acuerdo para ejercerlo; las mayorías, la(s) pregunta(s), etc.-) y que los bloques predominantes más beligerantes (a saber, separatistas/unionistas) han dado pie a la equidistancia como posición legítima de un sector de la población, es algo verificable. Y todo ello sin que haya entrado en escena el conflicto de clases sociales que probablemente complicaría todo lo anterior.

Una pluralidad que hace inviable estancarse en el “todo o nada” o la insensatez de defender que el conflicto se salde con “vencedores y vencidos” o la irresponsabilidad de levantar la bandera del “cuanto peor, mejor” y que además, desaconseja hablar en nombre de “todo el pueblo” dado que la representación electoral más bien indica que es muy arrogante ampararse en ella para arrogarse tal representatividad, hoy y aquí, en este complejo y controvertido.

A la espera de un análisis objetivo más riguroso, se puede apuntar que el origen más reciente y el enconamiento del conflicto ha tenido diversas causas entre otras, la crisis económica, las decisiones tanto de las élites políticas como del poder judicial y los medios de comunicación públicos y privados, que por activa o por pasiva retroalimentan un bucle del cual es difícil salir en las actuales circunstancias, es algo que parece evidente.

Para crear puntos de encuentro en los que debatir sobre la crisis política, el diálogo interno y externo es imprescindible. Un diálogo que dadas las características del conflicto, ni puede, ni debe ceñirse a la élites políticas sino que requiere de iniciativas municipales en y desde la sociedad civil y necesita de diálogo dentro de Catalunya para consensuar una propuesta y con/en España para acordar una respuesta. El diálogo aquí y allí (interno y externo) serían señales de que las partes están dispuestas cuanto menos a hablar y escucharse (que no es poco en las actuales circunstancias).

“Pensar globalmente y actuar localmente” hace referencia a la coherencia entre lo que se hace a nivel personal o local con lo que se aspira o dice a nivel colectivo o global. Algo que suele ser recurrente para temas diversos, sirve aquí para insistir en que la defensa del diálogo en una sociedad democrática debe prevalecer por encima de cualquier otra consideración y que eso requiere la implicación de agentes sociales. Y como el diálogo entre las partes en conflicto es algo intrínseco del juego político democrático, el negarlo calificaría el talante de quienes lo niegan y el grado de democracia existente en una sociedad dada.

Promover una Mesa para el Diálogo y la Convivencia en los municipios sin esperar a que las elites políticas lo inicien, es ser consecuente con el “actuar localmente”. Convocar/emplazar en el municipio a partidos, entidades y organizaciones que tengan voluntad política en construir este marco y buscar complicidades y conocimientos en distintos ámbitos que trabajan sobre resolución de conflictos marcando unos protocolos y metodología de trabajo, puede ser un buen comienzo.

Una Mesa que siendo fiel a su nombre, debería iniciar su andadura sin líneas rojas. Una mesa que, más allá de recelos, críticas y parabienes, será el tiempo y la utilidad quien dará o quitará la razón sobre su idoneidad. Es una propuesta para fomentar el diálogo y la convivencia. Pueden existir otras. En ese caso, hay exponerlas, debatirlas y acordar su puesta en marcha. El cualquier caso, para intentar avanzar en la superación del estéril enroque actual y abandonar el camino que puede conducir a escenarios de difícil retorno y hacernos (más)daño, deberíamos empezar más pronto que tarde.

Foto portada: Navas, en una imatgen de archivo. Autor: David B.