Manuel Navas

‘Un ‘Cercle d’Entitats’ en Sabadell’, por Manuel Navas (FAVS)

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Manuel Navas. Presidente de la FAVSabadell

Cuando antes de las elecciones municipales del 2009, una parte importante de entidades ciudadanas, decidimos crear un marco trasversal (SBD Cercle d’Entitats) para reflexionar sobre temas de ciudad desde la convicción de que la sociedad civil debe implicarse y comprometerse en su construcción, aparecieron dudas sobre si sería un instrumento útil para superar las divergencias partidistas y fomentar la cohesión social y política necesaria para construir un proyecto de ciudad participativo y riguroso.

Dudas razonables dado que este tipo de iniciativas no siempre llegan a buen puerto por diversos motivos: sea porque no es fácil mantener la cohesión cuando coinciden entidades tan diversas como el Gremi de Fabricants, Omnium Cultural, Creu Roja, FAVSabadell, Cambra de Comerç, Rebost Solidari, CNS, CCOO, Caritas y un amplio abanico de más de 120 entidades que acredita la transversalidad del Cercle; sea por los recelos de los partidos que a la hora de concretar el empoderamiento ciudadano les asalta cierto pánico o sea porque acaban convirtiéndose en correa de transmisión de un partido determinado.

No hay fórmulas mágicas para sortear todas las trabas de un proyecto de estas características, solo el denominador común del convencimiento que, por encima de intereses sectoriales y partidistas, prima la ciudad, como realidad social, como realidad del espacio social y como forma del asentamiento de una comunidad y el interés general como principio que debe dirigir las políticas públicas. Habrá otros, pero estos ingredientes son imprescindibles.

Y, por aquellas cosas que tiene el destino, (y sobre todo, por el trabajo de personas del ámbito civil y político), en Sabadell se están dando las condiciones para que los planetas se alineen (la voluntad política de l´Equip de Govern -y es de esperar que la de los grupos municipales de la oposición- y la colaborativa de la sociedad civil), favoreciendo un consenso desde el que iniciar un proceso participativo para trabajar y definir el proyecto de ciudad que necesitamos. En ese estado de cosas, sería un grave error político dar la espalda al enorme capital humano que aporta el Cercle o amagar con crear marcos paralelos partidistas.

El Cercle, con la sana pretensión que ser un sujeto activo en la construcción de Sabadell, ha agrupado un elenco ciudadano que difícilmente podemos encontrar en otros municipios. Y con tal premisa ha ido reflexionando sobre temas esenciales que debe incluir un proyecto de ciudad que se precie (cultura, economía productiva, las personas -lo social-, territorio, medio ambiente, deporte, visión estratégica de Sabadell). Un trabajo cuyas conclusiones y como declaración de intenciones respecto al modelo del proceso participativo transparente que se propone, se ha entregado al Equip de Govern y grupos municipales en encuentros bilaterales.

Ahora, corresponde al Equip de Govern consensuar la hoja de ruta, la metodología de trabajo y el calendario de mesas de trabajo temáticas para iniciar un proceso abierto a la ciudad. En ese contexto irrumpió el Covid-19 y con él, sus efectos devastadores en todos los órdenes (mortandad, sufrimiento, salud, social, económico, laboral,….) provocando que importantes sectores de la población se encuentren en situaciones extraordinariamente desesperada (los datos son escalofriantes y aterradores) que obliga a que las administraciones (estatal y autonómica) asuman su responsabilidad y que el Ajuntament, junto con las entidades sociales y económicas locales, acuerden la puesta en marcha de un plan de emergencia social inmediato (un punto de partida sería el propuesto por el Equip de Govern).

Desde el Cercle, somos conscientes de la doble vía de actuación abierta, interviniendo en ambas: la prioritaria de emergencia social que debe implicar a l’Ajuntament -entidades sociales (buena parte de las más significativas integradas en el Cercle) y el seguir avanzando en el proceso participativo para construir el modelo de ciudad que queremos para Sabadell. Retos importantes en momentos complejos y difíciles que requieren dejar de lado partidismos estériles y apostar por lo prioritario: la ciudadanía y la ciudad.