L'investidador Héctor Martínez

‘Districte VIII’. Héctor Martínez: “Viva donde viva siempre estaré echando de menos”

  • Los Organismos Públicos de Investigación habrán sufrido una reducción del 30% en los últimos 3 años.

  • “En Dinamarca, en el peor de los casos, con un doctorado tendría un buen trabajo de oficina”, dice el investigador Héctor Martínez.

Después de la primera entrevista de la sección Districte VIII, dedicada a sabadellenses que residen en el extranjero, la primera entrevistada, la periodista Laura Oliván, toma las riendas de la sección para acercaros a los sabadellenses más internacionales.

Si las condiciones laborales de los estudiantes de doctorado e investigadores en España no estaban para echar cohetes antes de la crisis, con los recortes anunciados por el gobierno del Partido Popular en investigación e I+D la fuga de celebros se prevé desbordante. Aunque la emigración de doctorados y investigadores no es cosa nueva. Entre esos celebros que se cultivan en el extranjero también hay de nuestra ciudad. Héctor Martínez ha decidido acabar su doctorado en Dinamarca. Puede que su principal motivo para salir de la Península no fuera la crisis pero tal vez sí sea un factor que retrase su vuelta.

El mundo académico nos puede parece un poco lejano para los que no pertenecemos a él. ¿Puedes explicarnos lo que estás haciendo en Dinamarca? ¿En qué campo trabajas?
Estoy haciendo un doctorado en lingüística. El campo en el que trabajo se llama lingüística computacional y consiste en la aplicación del conocimiento informático a los fenómenos de la lengua o la aplicación del conocimiento de la lengua a la informática, vamos,  todo lo que tiene que ver con ordenadores y lengua. Como por ejemplo el software de dictado automático, la traducción automática o la corrección ortográfica de los editores de textos como el Word.

Districte VIII
La Sirenita, punto de interés de la capital danesa.

¿Cuánto hace que te trasladaste a Copenhague y cuánto tiempo más vas a permanecer allí?
Puedo responder a todo con la misma respuesta: llevo año y medio y me queda año y medio. El doctorado en sí no tiene fases, tiene tres años o cuatro de sufrimiento, luego lo entregas y lo usas en el paro (risas).

¿Qué es lo que te llevó a acabar tu doctorado precisamente en Dinamarca? ¿Elegiste Dinamarca o Dinamarca te eligió a ti?
Los motivos que pueden llevar a alguien a irse del país son típicamente personales, económicos, sentimentales… Había trabajado de informático durante tres años y lo detestaba: odiaba lo que hacía y el sueldo no me compensaba el sufrimiento. Entonces me puse a estudiar lingüística, a partir de ahí empecé el doctorado en la Pompeu Fabra. Yo había vivido fuera antes, en Estados Unidos y Alemania, y me apetecía la experiencia de vivir fuera más tiempo e irme antes de la barrera psicológica de los treinta. Para el tema de investigación que había escogido no había tantos sitios. Encontré una beca en Dinamarca que estaba bien tanto a nivel de financiación como por el proyecto de investigación.

¿En qué consiste tu trabajo?
Estoy en un despacho trabajando en el proyecto y a la vez imparto clases. He tenido suerte porque el curso que me dieron me venía al dedillo. Era exactamente de introducción a la disciplina en la que trabajamos, es un tema que me gusta y en el que más o menos me puedo defender dando clases.

Héctor-Martínez2
Dyrehave, un parque con ciervos que había sido coto de caza real

¿Después de año y medio allí qué dominio tienes de la lengua danesa?
Me he sacado un nivel que equivaldría más o menos en Catalunya a un nivel intermedio entre el B y el C de catalán pero en danés. He tenido mucha suerte, trabajando en un lugar donde mucha gente es profesor de idiomas o cosas por el estilo y también he encontrado mucha gente con la suficiente paciencia para hablar conmigo en danés cuando no tenía ni idea.

Porque aquí también existe ese fenómeno típico que ocurre en Catalunya cuando alguien que ya habla español viene a vivir. Intentan aprender el catalán pero los catalanes automáticamente les hablamos en español. Pues aquí muchas veces pasa lo mismo, los daneses automáticamente te hablan en inglés, porque aquí todos lo hablan, incluso la gente mayor. Ahora bien, encontrarás algunas cuestiones por ejemplo legales o la información de la administración pública que solo están en danés.

Se suele decir que cuanto más al norte más cerrado es el carácter de las personas. ¿Cómo definirías según tu propia experiencia el carácter de los daneses?
A mí los daneses en general no me parecen muy cerrados. Existe el cliché típico que dice que una vez has hecho un amigo danés lo has hecho para toda la vida. He encontrado gente a la que he conocido en una fiesta y he roto el hielo y con los que a la semana siguiente quedas para ir al cine y otros que ves cada semana porque son amigos de amigos y nunca acabas de romper el hielo.

¿Si no hemos estado aún en Copenhague qué nos recomendarías ir a visitar?
La Sirenita hay que verla y decir “pues vaya”… Todas las ciudades tienen un monumento al que hay que ir y decir: “pues ya está, ya lo he visto”. Pero en realidad Copenhague es un sitio muy bonito, no es que sea de paisajazos porque para empezar el terreno es muy plano. Una cosa que me gusta mucho y está a las afueras, como a una hora en tren, es un museo de arte moderno que se llama Louisiana. Ahí es donde intento llevar siempre a mis visitas. Si no también está el Tivoli que es uno de los parques de atracciones más antiguos de Europa y se encuentra en el centro de la ciudad. Es muy cursi y de estética muy afrancesada.  Yo creo que es un buen sitio para venir a visitar en un fin de semana largo, más de cinco días puedes pensar: “que ciudad más aburrida”. A ver, Copenhague no es Londres, París, o Berlín pero es un buen sitio para vivir.

Districte VIII
En 2010, se llevaron 'La Sirenita' a la Expo de Shangai y colocaron esta pantalla.

 ¿Desde el norte de Europa como se está viviendo la crisis económica? ¿Qué se refleja en los medios de comunicación de la situación de España?
Dinamarca, como todos los países escandinavos, mantiene una cierta distancia en la UE. Tienen una participación parcial en los tratados europeos. Tienen su propia moneda, la corona danesa, pero tiene cambio fijo con el euro. Aquí el paro es inferior al español, ronda el 8%, no es un problema. ¿Cómo se percibe lo de España? Un poco remotamente. Pero aunque los españoles nos veamos como un país poco importante hemos de tener en cuenta que España aunque sólo sea por peso demográfico es un país importante. En realidad, sí que hay una cierta presencia de la crisis española  y de España en los medios.

Aquí, con los recortes previstos, colectivos de todos los ámbitos alertan de la pérdida paulatina del estado del bienestar. A Dinamarca se la califica como uno de los estados de bienestar más modernos y desarrollados en el mundo. ¿Cómo son las prestaciones sociales?
Es cierto, tienen un Estado muy fuerte, pagan una barbaridad de impuestos pero claro impuestos que repercuten, por ejemplo,  en que todos los estudiantes de carrera tengan becas. No pagas por la universidad y además tienes una pequeña cantidad mensual. La sanidad no está mal, son un poco tacaños pero muy rápidos. Y luego todo lo que es el subsistido de desempleo y cosas por el estilo sé que están muy bien. Son las consecuencias de un estado de bienestar muy fuerte y de pagar muchos impuestos.

La mayoría de daneses están completamente a favor de un modelo fiscal fuertemente orientado a la distribución de capital, cosa que en otros países tendría muchas más divergencias.

Una cosa que me gusta mucho de la democracia representativa danesa es el hecho de que tienen muchos partidos. En el parlamento hay representados siete. Sí que es cierto que solo hay dos partidos que pueden proporcionar un primer ministro, o el partido mayoritario de centro izquierda o el partido mayoritario de centro derecha, pero siempre en coalición, lo cual me parece una democracia más representativa y más democrática.

Escuchándote hablar me da la impresión de que los jóvenes daneses no pueden ni imaginarse la situación en la que nos encontramos los jóvenes en España. ¿Cómo están padeciendo la crisis tus amigos en Catalunya?
Evidentemente tengo muchos amigos que los están pasando mal, algunos de ellos están dentro del ámbito de la investigación y al depender de la inversión pública están a dos velas. Una amiga presenta la tesis doctoral dentro de nada y que no sabe lo que va a hacer después de julio y es una persona brillante. Y como ésta las que quieras. Si quieres seguir en la investigación no es que te quede otra opción que irte fuera pero es una de las cosas importantes a evaluar.

¿Echas de menos Catalunya? ¿Cada cuanto vienes a casa?
Cada cuatro meses, en navidades… Ahora vengo en junio unos días y luego intentaré en septiembre. No hago vacaciones en verano porque es un horror, no me gusta el calor en Barcelona. Vengo en febrero así me ahorro el frio de Dinamarca y el calor de Sabadell.

Echo mucho de menos a mis amigos y a mi familia. Pero como he vivido en varios sitios estoy acostumbrado a echar de menos.  Y después de tres años viviendo en Dinamarca si me vuelvo a Barcelona también me dará un soponcio. En realidad viva donde vida siempre estaré echando de menos.

Como nos has dicho al principio de esta conversación ahora te encuentras a mitad del doctorado. ¿Cuáles son tus planes cuando lo acabes? ¿Volver a casa es una opción de las que barajas?
Después del doctorado no tengo ni idea de lo que hacer. No sé si quiero permanecer en investigación o volver al mundo de la empresa privada, permanecer en Dinamarca, volver a España o irme a otro país…No tengo ningún tipo de plan establecido ni un proyecto vital definido. Sé que al menos aquí en Dinamarca, en el peor de los casos, con un doctorado, aún no trabajando en investigación ni de lo mío podría encontrar un buen trabajo de oficina aburrido pero decente.

¿Conoces a algún sabadellense que viva en el extranjero o esté pensando en marcharse? ¿Te gustaría conocer su historia en ‘Districte VIII? Escribe un correo electrónico a redaccio@isabadell.cat y lo valoraremos.