Antonio Santamaría, autor de 'Els orígens de CDC. La reconstrucció del catalanisme conservador'.

Antonio Santamaría presenta su ensayo sobre la construcción del pujolismo

  • El periodista y Joan Marcet presentan el volumen el martes en l’Aliance Française.

  • Santamaría valora las aprotaciones de Pujol pero considera que “confundió el país con el partido”.

¿Cómo se reconstituyó el catalansimo después de la debacle de la Guerra Civil? ¿Qué elementos de continuidad había entre el nacionalismo de la II República y el pujolismo? ¿Cómo afrontó el catalanismo la nueva realidad social de la Catalunya respecto a la inmigración? Són algunas de las preguntas que el periodista sabadellense Antonio Santamaría intenta responder en el libro Els orígens de Convergència Democràtica de Catalunya. La reconstrucció del catalanisme conservador.

El volumen apareció hace unas semanas pero será presentado este martes en l’Aliance Française de Sabadell por el catedrático y actual presidente del Centre d’Estudis d’Opinió, Joan Marcet.

Santamaría, colaborador de iSabadell, donde encabeza cada domingo la sección L’estat de la ciutat, se propone analizar a través del ensayo político los elementos de continuidad y ruptura entre el catalanismo de principios del siglo XX y el que se originó alrededor de la figura de Jordi Pujol y de Convergència Democràtica de Catalunya y cuya cosmovisión del país es hoy, según el autor, “hegemónica”, incluso para la izquierda.

Las cenizas de la Guerra Civil

La Guerra Civil y la dictadura franquista supusieron una debacle para la recomposición del catalanismo. Atacado por la dictadura, con una lengua prohibida en la esfera pública y sin instituciones la recomposición ideológica no fue fácil. Santamaría la analiza a través de la ideología, la economia y la acción política, dejando su análisis en los inicios de la Generalitat recuperada, en 1980.

Convergència integradora

El periodista señala que Pujol actualizó y ensanchó la base sociológica del nacionalismo catalán, haciéndolo más integrador que el de, por ejemplo, la Lliga Regionalista. Un catalanismo más interclasista, menos etnicista pero que mantuvo en la lengua el elemento vertebrador de la identidad catalana. Mientras tanto, actualizó el acercamiento a cuestiones como la inmigración, la cultura, la religión o el movimiento obrero.

A menudo, se ha definido a Convergència en este sentido como un movimiento donde todas las ideologías eran bienvenidas, desde los liberales hasta los socialdemócrtas, excepto los franquistas y los comunistas.

“La gran aportación de Pujol fue mantener la identidad catalana en un momento durísimo y salvar la cultura. También valoro su aproximación al fenómeno migratorio, aquello de ‘es catalán todo el que vive y trabaja en Catalunya, y quiere ser catalán’. Finalmente, logró reconstruir las institucions políticas”.

“Sólo es catalán quien habla en catalán”

En cuanto a los elementos críticos, se desarrollan sobre todo a partir de la época de gobierno: Santamaría considera que se pasó de un enfoque abierto a considerar que sólo era catalán “aquel que hablaba en catalán”. “Hubo un proceso de exclusión severo, por ejemplo, con los escritores catalanes en lengua castellana”. Por otro lado, destaca una confusión entre el partido y el país. “Se produjo una metonimia considerando que el país era el partido”.

El periodista, en su despacho.
El periodista, en su despacho.

Els orígenes de Convergència Democràtica de Catalunya. La reconstrucció del catalanisme conservador 1939-1980 es un ensayo político dirigido a estudiantes, estudiosos y profesionales de la política y a todo aquel interesado en conocer las bases doctrinales y prácticas de la principal formación política catalana, que, según Santamaría, incluso ha logrado marcar el paso a los gobiernos de izquierdas.

En el disco duro de su ordenador, ya empieza a almacenar páginas en relación a un proyecto similar, en este caso, de estudio de las formaciones progresitas, que define como “más complejo” porque en él se harán hueco muchas más siglas y movimientos.