Bustos, Navarro i Chacón a Sabadell. Foto: David B.

Bustos mediaba en favor de los intereses de Nicola Pedrazzoli

EL SUMARIO DE MERCURIO

El que fue alcalde de Sabadell durante casi 14 años, Manuel Bustos (PSC), está imputado por malversación, omisión del deber de perseguir el delito y tráfico de influencias en varias piezas del caso Mercurio. La justicia le imputa por tráfico de influencias, por ejemplo, por mediar de forma insistente en beneficio del empresario italiano Nicola Pedrazzoli, cabeza visible de Canal 50 y Canal Català Vallès durante años.

Según diversos cálculos, la televisión de Pedrazzoli habría cobrado al menos 900.000 euros entre 2006 y 2011 de presupuesto municipal durante un lustro por llevar a cabo el programa de publicidad institucional Sabadell Actual, denunciado por la oposición local ante el Consell Audiovisual de Catalunya por su falta de pluralismo. Una vez acabada la relación entre el consistorio y la empresa, Pedrazzoli decidió cerrar la sede sabadellense de Canal Català.

El empresario italiano y Bustos enzarzaron una larga amistad que llegó, según el sumario de Mercurio, hasta el punto de que el alcalde intercedía ante Carme Cachón, la Junta de Andalucía, el CAC o libraba una batalla interna al máximo nivel en el PSC en favor de los intereses empresariales de Pedrazzoli. El sumario lo ilustra con dos piezas.

1. El frustrado desembarco de la televisión en Andalucía

Pedrazzoli habría contactado con el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, para entrar en la comunidad a través de los populares pero la victoria del PSOE en las elecciones autonómicas frustró ese movimiento. Así que vía Manuel Bustos intentaron impulsar el canal, de nombre Metropolitan TV, ahora de la mano de los socialistas

Bustos envió un mensaje de texto a Carme Chacón, bien relacionada con el PSOE andaluz, pidiendo un contacto. El edil aseguraba que el italiano estaba “en venta” y que podía ayudar políticamente a quien le ayudara antes a él. Chacón entrega a Bustos el nombre del jefe de gabinete del presidente andaluz Griñán. Es Máximo Díaz Cano, con quien Bustos habla. Le asegura que la línea editorial de la televisión irá a favor de quien le ayude políticamente. Por ejemplo, Pedrazzoli “es antiindependentista pero como Convergencia paga” Canal Català tiene una línea editorial nacionalista en Catalunya, según Bustos. El primer edil sabadellense se muestra dispuesto a ir a Sevilla a negociar junto al italiano su aterrizaje en la comunidad.

Al cabo de un tiempo, Díaz Cano asegura a Bustos que la consejera de Presidencia, Susana Díaz (actual presidenta andaluza) le llamará. “No me ha llamado, interpreto que no interesa”, reconoce Bustos al cabo de unos días. Ante la falta de movimientos, retoma el contacto con Chacón. Bustos presiona asegurando que el italiano está a la espera de la respuesta en Andalucía para apostar por otras comunidades como Murcia, Madrid, Extremadura, Baleares. “Dile que haga lo que tenga que hacer”, contesta Chacón por SMS.

2. La negociación con Godó y las presiones dentro del PSC

A nivel catalán, Pedrazzoli negocia con el Grupo Godó el alquiler de una licencia de televisión autonómica para poder emitir en toda Catalunya. Una operación que debe pasar por el regulador de las licencias, el Consell de l’Audiovisual de Catalunya (CAC). La negociación se enquista, especialmente en el CAC, que restrige mucho la autorización. El empresario desconfía de la posición de los socialistas y señala a la consejera Carme Figueras. Su voto es primordial para desencallar la situación. Pedrazzoli está preocupado pero Bustos le anima. Figueras es amiga suya y él hablará con ella. Así lo hace y asegura que la convence.

Te pido por Dios que no me utilices ni me traiciones en este tema que es muy delicado… porque si no yo tendré problemas… Ella va a votar que sí porque así se lo he pedido yo”, dice Bustos, que no quiere que trascienda su gestión. Sin embargo, dice a Pedrazzoli que lo vuelva a llamar si lo necesita.

Sin embargo la operación descarrila y Pedrazzoli carga contra el PSC anunciado que va a “la guerra” contra los socialistas. Bustos le calma y le pregunta si hay solución. “Porque si no hay solución no me muevo” espeta el edil. Pedrazzoli deja una puerta abierta: hay solución si se cambia el pliego de condiciones.

“Voy a saco; me he quedado sin cartuchos”

Bustos se implica de nuevo. Al “máximo nivel”, como él mismo dice por teléfono. Llama al secretario de Organización, Daniel Fernández, y al diputado Jaume Collboni, con quien se discute hasta el punto que dejan de dirigirse la palabra. “Voy a hablar hasta con Pere [Navarro]; voy a saco”, dice Bustos que se dedica con intensidad al tema en los días siguientes.

Según señala Bustos por teléfono, pone su cargo en el partido a disposición si no sale el tema adelante. “El tema va a salir pero me he quedado sin cartuchos”, le dice al empresario. Bustos habría expuesto ante Navarro la necesidad de cuidar a los medios de comunicación que aun siendo hostiles son moderados. El objetivo sería que no sean medios hostiles del todo. De hecho, Bustos arenga a Pedrazzoli: si Navarro le llama “carga las tintas” porque “he puesto todo lo que podía poner y ahora que no parezca que yo he exagerado”.

Sin embargo, Pere Navarro se informa e informa a Bustos que el problema no radica en el CAC sino en el hecho que el Grup Godó se echa para atrás en el acuerdo. Aunque Pedrazzoli sigue responsabilizando a los consejeros socialistas. Navarro habla con el empresario y le aconseja iniciar de nuevo las negociaciones ante el malestar de Pedrazzoli.

El 12 de abril alcalde y empresario se ven en el domicilio del primero. Los dos están insatisfechos de la poca voluntad socialista en el asunto. “Mis compañeros no han gestionado el tema como debían”, reconoce Bustos. Pero el secretario de Organización, Daniel Fernández, hace llegar a Bustos que la negativa a la operación vendría de la principal entidad financiera catalana, que no ve con buenos ojos la jugada. Pedrazzoli vuelve a iniciar la petición de autorización ante el CAC. Y Bustos, que es tertuliano cada jueves del programa Catalunya Opina, asegura que cree que debería dejar de participar durante unas semanas.

Tengo tensión con mis compañeros sobre el tema Canal Català porque yo defiendo al Nicola, por el tema ése de que quería tener la emisora éste de Catalunya, ¿sabes?, y como ha habido bastante tensión… si no van a decir: ‘mira, con razón lo defiende tanto, como le invita al programa'”, dice Bustos al conductor del espacio, Carlos Fuentes.”Lo dejamos hasta que acabe esta guerra”, zanja Bustos.

Sin embargo, la negociación con Godó va de mal en peor y Pedrazzoli la da casi por rota. “No podemos hacer nada, ¿no?”, insiste el alcalde. “Ahora ya es demasiado tarde para hacer algo, Manuel”, dice el empresario, agradecido al alcalde.

Pero aún así Bustos intercede de nuevo. Tiene prevista una comida con el director de La Vanguardia, y pregunta a Pedrazzoli si quiere que le diga algo. Los dos pactan una estrategia a seguir pero Bustos le avisa que “no me puedes traicionar porque si no no haré nada más por tí”. El director del rotativo explicaría a Bustos zanjando el tema que la negativa de Godó a la televisión de Pedrazzoli sería por su cariz “independentista” y no por presiones o la oposición del PSC.

Manuel Bustos está imputado por tráfico de influencias en relación a su intermediación en favor de Nicola Pedrazzoli y sus intereses empresariales ante el CAC.

Si queréis toda la información sobre el caso Mercurio, podéis comprar el libro El final de la era Bustos. Sabadell más allá del caso Mercurio en las principales librerías de Sabadell y también vía web. Más: ‘Informació i compra de El final de la era Bustos.

Foto portada: Manuel Bustos, Pere Navarro (centro) y Carme Chacón (derecha), con quienes Manuel Bustos habría intercedido en favor de Nicola Pedrazzoli. La foto es en l’Estruch, el año 2012. Autor: David B.