Recogida tapones plástico solidaria

800 kilos de tapones del Serra para Aitana

Aitana es una niña de once años nacida en Tarazona (Zaragoza) con una enfermedad de nacimiento. Su familia, encabezada por su padre, busca fondos para financiar su tratamiento. Centros escolares de toda España colaboran recogiendo tapones de plástico.

Tapones para Aitana
La cocinera y algunas alumnas con los tapones. Autor: C.E.Serra

Los problemas de salud de Aitana son varios y graves. Tiene atresia pulmonar, comunicación intreventricular y colaterales aortopulmonares, además de una malformación por la cual las dos mitades del paladar no se unen.

La niña fue sometida a una primera operación con el doctor Valentí Fuster en el hospital infantil de Boston en septiembre de 2010 pero necesita una segunda intervención. Para financiarla la familia necesita unos 300.000 euros, y no cuentan con ellos. Por ello, iniciaron hace meses una iniciativa en todo el estado para recoger tapones de plástico que luego serán vendidos. Con el dinero, se quiere financiar el viaje, la operación y la estancia en el país norteamericano. Entre agosto y diciembre de 2011, recogieron 175.000 kilos de tapones.

Centenares de escuelas de toda España colaboran con la iniciativa. Entre ellas, el Centre d’Estudis Serra de Sabadell, situado en la Creu de Barberà.

Recogida tapones plástico solidaria
Alumnos del centro con los tapones. Autor: C.E.Serra

300 euros por tonelada

En menos de dos meses, han recopilado más de 800 kilos de tapones de plástico. De todo tipo: de botellas de agua de cinco litros, de desodorante, de leche, de bebidas, de botes de suavizante. Cuanto más grandes, y más pesados mejor porque, según cuenta la jefa de estudios del centro, Nuria Iglesias, el plástico se paga por peso: 300 euros por cada mil kilos. Según esa proporción, en el centro ya llevan acumulados para Aitana casi 250 euros.

Según Iglesias, llegaron a esta iniciativa solidaria de rebote. “Nuestra cocinera es una ONG con patas”, dice Iglesias. La cocinera, que vive en Cerdanyola y está muy sensibilizada con acciones solidarias por problemas familiares, conoció el caso de un niño del municipio que necesitaba una silla de ruedas. Se había iniciado una recogida de tapones para comprar la silla. Así que desde el Serra se apuntaron. Cuando fueron a entregar los tapones, ya habían podido comprar la silla y buscaron otra iniciativa similar. Así encontraron a Aitana.

Después de Navidad, conseguieron 365 kilos de tapones, hace dos semanas hicieron un segundo envío de 112 y este martes un tercero de 331. “Tenemos la suerte que un padre del centro trabaja en una fábrica que hace tapones y nos dan una parte de los que tienen que destruir”, asegura la jefa de estudios.

La iniciativa cuenta con el entusiasmo de los alumnos que “están muy implicados”. Incluso han recibido una carta del padre de Aitana, que han leído en todas las aulas. El centro sigue recogiendo tapones y dos días después de tramitar el tercer envío ya tienen más de un kilo acumulado de nuevo.