Foto portada: un momento de la oración, este domingo. Autor: J.d.A.

Unos 4.000 musulmanes celebran el fin del Ramadán

La conmemoración de la principal celebración religiosa del Islam tuvo lugar a primera hora de la mañana del domingo en el Pavelló d’Esports de Sol i Padrís. Organizada por el Comité de Mezquitas, que agrupa a los cinco centros de culto de la ciudad, contó con la asistencia del alcalde de Sabadell.

La edición este año de la celebración del fin del Ramadán ha sido una de las de mayor afluencia de creyentes que se recuerda. Si el año pasado asistieron unas 3.000 personas, en esta ocasión han acudido más de 4.000, ello quizás debido a su coincidencia con un día festivo.

La celebración se inició a las 8 de la mañana con la llamada a la oración con el  el cántico ‘Alá es grande y es el único’. Poco antes de empezar la oración y la homilía del imán, tomó la palabra Monaim presidente de la asociación cultural vinculada al mezquita Al Huda (Recto Camino) de Campoamor quien agradeció la presencia del alcalde, Juli Fernàndez, y de la regidora de Drets Civils, Míriam Ferràndiz, así como las facilidades para disponer del equipamiento. Asimismo manifestó que el Ramadán se había celebrado en Sabadell en un “clima de fraternidad, paz e igualdad” como unos “ciudadanos más de la ciudad” y quiso compartir con todos los sabadellenses  la “alegría de un día especial para todos los musulmanes”.

Por su parte, Juli Fernàndez, explicó en un breve parlamento su compromiso para que “nuestros hijos y nietos encuentren una ciudad mejor de la que nos encontramos”. Un objetivo compartido por todos los ciudadanos de Sabadell, musulmanes incluidos. También, aseguró que desde la administración local se trabaja en clave de “respecto a la diversidad y la religión” y donde no importa “ni el color de la piel, ni la religión”. Finalmente mostró su agradecimiento por haber sido invitado a compartir un día tan importante para los musulmanes de la ciudad.

Acto seguido se realizó la oración dividida en tres partes. En la primera los fieles recitan la plegaria de pie, en la segunda, inclinan la espalda hasta colocar las manos hasta las rodillas y en la tercera, se hace la prosternación donde se coloca la frente y las palmas de las manos en el suelo. Acabada la oración, de una duración de un cuarto de hora, tomó la palabra el imán Mustafá, venido expresamente desde Marruecos e invitado por el Comité de Mezquitas local, quien disertó sobre los objetivos y ventajas del Ramadán, así como de la alegría que supone para los creyentes esta celebración, en la que los musulmanes están conminados a hacer el bien y ayudar a los pobres, lo cual permite compartir esta alegría y felicidad entre ricos y pobres.

El acto ha sido organizado por el Comité de Mezquitas, que reúne a los cinco centros de culto que la confesión islámica dispone en la ciudad. En Sabadell se estima que existen unos 7.000 creyentes procedentes en su mayor parte de Marruecos y África subsahariana, sobre todo de Gambia, Senegal y Mali, pero también de Pakistán. Estas cinco mezquitas de la ciudad son:  Al Rissalah (El Mensaje) de Can Puiggener, Annasiha (El Consejo) de Torre-romeu, Al Huda (Camino Recto) de Campoamor, El Salam (La Paz) de la zona sur y Saada (Alegría) de Can Rull. A la entrada y antes de la oración una serie de voluntarios recogieron dinero para sufragar los gastos del alquiler del pabellón y ayudar a la financiación de las mezquitas.

La significación religiosa del Ramadán

El Ramadán (Ayuno) es uno cinco pilares del Islam que se celebra el octavo mes del calendario lunar islámico. Según este precepto durante las horas de luz solar los musulmanes deben abstenerse de comer, beber y mantener relaciones sexuales. De ello están exentos los niños, enfermos, ancianos, embarazadas o las mujeres que estén dando el pecho, así como los creyentes que estén de viaje. En el caso de incumplimiento de estos preceptos se puede expiar mediante el kaffara consistente en ayunar durante dos meses o dar de comer a 60 pobres.

El Ramadán está concebido para propiciar el recogimiento espiritual, dedicarse a la lectura de El Corán (La Recitación) y practicar la caridad. Hacia el final del Ramadán, en concreto en la noche del día 26 y 27 del mes sagrado, se celebra Noche del Destino (Lailat ul-Quader), cuando el profeta Mahoma recibió la primera revelación de Alá y escribió los primeros versos de El Corán. Una noche en que las mezquitas permanecen abiertas para rezar e invocar piedad y salvación; una práctica denominada Ehayaa (Renacimiento).

Los otros cuatro pilares del Islam son la profesión de fe o shahada, la oración o azalá consistente en rezar cinco veces al día en dirección a La Meca. La limosna a los pobres o zakir al fitr que se estipula en un 2,5 por ciento de los ingresos del creyentes y la peregrinación a La Meca (Haj) al menos una vez en la vida, siempre que se tengan los medios económicos y la salud suficiente para el viaje.

Foto portada: un momento de la oración, este domingo. Autor: J.d.A.