Cae una red que concertaba matrimonios de conveniencia

Una investigación de la policía Nacional ha acabado con 38 personas implicadas en una trama de matrimonios de conveniencia. Según fuentes policiales, ciudadanos españoles recibían hasta 3.500 euros a cambio de casarse con mujeres de origen dominicano que regularizaban así su situación. En buena parte de los casos, las mujeres ejercían la prostitución en un local de Sabadell.

La Policía Nacional ha detenido a 38 personas bajo la imputación de falsedad documental, falso testimonio y contra los derechos de los trabajadores. Agentes de la comisaría de Sabadell y la fiscalía iniciaron la investigación en septiembre de 2010.  Los matrimonios de conveniencia se celebraban por la iglesia. Durante dos años, siempre según fuentes policiales, se casaron hasta 29 parejas en cuatro parroquias de la ciudad entre ciudadanos de origen dominicano en situación irregular y españoles.

Según publica el diario El País, no hay ningún párroco imputado, aunque la policía sí detectó cierta laxitud en los controles y las entrevistas previas a los matrimonios.

Sospechas

Los contrayentes de nacionalidad española presentaban, según la nota policial, el “clásico perfil de la persona que acepta casarse o ejercer de testigo por dinero” debido a una “precaria situación económica, drogodependencia o ludopatía”.

En algunos de los casos las personas que se casaban eran parejas de hecho de otras personas. En otros, eran parientes. Además, había varios hermanos y testigos que se cambiaban las funciones. Ninguno ha tenido descendencia posterior y algunos tenían hijos con anterioridad. Como colofón, en todos los casos el contrayente extranjero estaba residiendo en España de forma irregular.

Según la policía, las mujeres de origen dominicano se casaban para regularizar su situación en España. La mayoría ejercían la prostitución en un local de la ciudad. Los términos del matrimonio de conveniencia y los acuerdos se cerraban en un bar, que fue inspeccionado por la policía junto a un locutorio y el prostíbulo. La operación sigue abierta y los detenidos están en libertad con cargos a la espera de juicio, según El País.