Top Fly 2006

Condenan a Top Fly a indemnizar a los perjudicados por el cierre con 4,7 millones

  • Top Fly debe devolver los pagos hechos por los alumnos.

  • La suma podría llegar a 5,6 millones de euros.

La justicia ha dado la razón a los alumnos de Top Fly y condena la escuela de pilotos que estaba ubicada en el aeropuerto de Sabadell a devolver a todos los afectados la totalidad de los pagos hechos por unos cursos de piloto que no se pudieron realizar en su totalidad.

La suma total es de 4.779.460 euros, lo cual significa una media de 60.000 euros por alumno perjudicado, a pesar de que en algunos casos la cifra es muy superior y llega hasta los 90.000.

La sentencia, hecha pública ayer por la tarde, también condena a la escuela a hacerse cargo de los intereses de demora y el coste de juicio, hecho que podría hacer aumentar la cantidad final hasta los 5.600.000 euros. Muy al contrario de lo que solicitó el abogado de Top Fly, que no reconocía la deuda con casi la mitad de los afectados y con el resto sólo una parte, la jueza asegura en la sentencia que los contratos eran finalistas, es decir, había el objetivo de conseguir una licencia, y ante el incumplimiento de la escuela hay que devolver a los estudiantes la totalidad de los pagos hechos, tal y como solicitaron el abogado de los demandantes y la Fiscalía.

El abogado de los afectados, haciendo pública la sentencia, este jueves. Autor: Aerotendencias
El abogado de los afectados, haciendo pública la sentencia. Autor: Aerotendencias

Los alumnos perjudicados son más de 80. Otro de los perjuicios causados por la actuación de Top Fly está relacionado con los expedientes de los alumnos. El hecho que la escuela los mantuviera en custodia después del cierre, en junio de 2011, ha provocado problemas a los pocos afectados que han tenido la posibilidad de intentar retomar su formación en otra escuela. En este sentido, la sentencia urge a Top Fly que entregue de forma inmediata los expedientes personales y los registros de vuelo a sus propietarios.

El texto confirma lo que ya quedó probado durante la vista oral: que Top Fly incurrió en una dejadez de sus obligaciones contractuales en 2010, mucho antes de su cierre, retrasando la formación de los estudiantes e imposibilitando así que se pudiera cumplir el contrato.

Para leer la noticia completa, seguir en Aerotendencias.