Cifras de robos a domicilios en Barcelona aumentan, la prevención es fundamental

Basta con ver el índice de robos en residencias en la ciudad condal para saber que quedarse de brazos cruzados no es una opción. La mayoría de los delitos ocurren por el forzamiento de puertas y ventanas por lo que corresponde tomar las precauciones del caso y qué mejor que contar con expertos en el área de cerrajería. La protección de la familia y los bienes es nuestra mejor inversión.
Las noticias sobre robos en barcelona preocupan a las autoridades
Los robos en domicilios en España han tenido un notable incremento en los últimos años. Según cifras aportadas por el Balance de Criminalidad del Ministerio de Interior han venido aumentando, teniendo un máximo en 2016, mientras que en 2018 aumentó 2,2% con respecto al año anterior.
Una de las ciudades en las que más se refleja esta realidad es en Barcelona, en donde se reportan al menos 2.000 robos con fuerza en domicilio al mes. Especial atención merece el incremento que se genera en la zona del casco histórico, donde ya en el primer trimestre de este año se reportaba un aumento en robos a residencias del 30% con respecto al mismo periodo del 2017.
El mes en el que más se producen robos con fuerza en  domicilios es en diciembre, siguiéndole en incidencia los meses de verano, siendo en las zonas de las costas donde más se generan denuncias.
Autoridades de seguridad han señalado que de esta oleada de robos en Barcelona son responsabilizadas bandas organizadas profesionales que proceden de distintas partes del mundo. Por otra parte, ha trascendido de manera no oficial que un significativo grupo de latinos estaría actuando delictivamente en la zona.
Ante esta situación se ha venido alertando a la población la necesidad de tomar las medidas de seguridad apropiadas para evitar ser blanco de los delincuentes. Un dato importante a tener en cuenta es el que aportó meses atrás la Unión de Cerrajeros de Seguridad (UCES), que indicó que en España el 80% de las cerraduras están obsoletas, es decir, que 8 de cada 10 de estos mecanismos no ofrece la adecuada seguridad a los hogares.
Con el pasar del tiempo se han ido volviendo cada vez más sofisticados los métodos de los delincuentes para ingresar a los hogares, por lo que cerraduras que tengan entre 20 y 10 años aproximadamente son totalmente vulnerables.
No sólo por la astucia de los delincuentes es que debemos considerar en algún momento cambiar cerraduras. En largos periodos se han dado caso de extravíos de llaves, puede ser que si el inmueble ha sido rentado se hayan ido esparciendo llaves por doquier, razones suficientes para considerar el cambio al menos de bombines para tener más tranquilidad.
Métodos más usados por los delincuentes
Y este planteamiento coincide en cifras que han proporcionado los organismos de seguridad en Barcelona, ya que indican que los robos con fuerza son los que más incidencia tienen. Nos referimos a los que se cometen forzando ventanas o puertas. El forzamiento de ventanas se lleva el 30% de los casos, el forzamiento de puertas el 24% y el escalamiento 20%.
Entre los métodos más usados por los delincuentes están el bumping, el cual consiste en usar una llave maestra que se introduce hasta el fondo en la cerradura, luego con un martillo de goma u otra herramienta se dan golpes y se gira la llave para romper los pernos de la misma.
El ganzuado también es muy utilizado por los ladrones. Se emplea en este método una ganzúa y una llave de tensión, esta última se inserta en la cerradura presionando contra la parte interior, aplicando tensión y girando para hacer que caigan los pistones. Luego se introduce la ganzúa por arriba de la llave de tensión para empujar cada pistón y abrir. Es un método difícil, pero los delincuentes son todo unos expertos.
Otro método es el pico de loro que implica el uso de una llave inglesa (conocida como pico de loro, de ahí su nombre), herramienta con la que logran hacer presión en la mitad de la cerradura, rompiendo la parte más débil.
El uso del taladro para forzar puertas también ha venido aumentando. Lo primero que hacen es introducir un punzón en el ojo de la cerradura para crear una guía, esto se logra dándole golpes con un martillo. Luego se inserta un taladro con broca fina para perforar una a una las clavijas. Es rápido, pero ruidoso.
También es bastante empleado por los delincuentes la rotura del bombillo, ya que de esta forma se puede acceder a las levas y abrir la cerradura. Es por este método que se crearon los bombillos que al ser rotos se inutilizan, imposibilitando el acceso a las levas.
Ante esta realidad, hay que prevenir
Estos métodos que han venido implementando los delincuentes para abrir rápida y fácilmente las cerraduras dan cuenta de la importancia que tiene en la actualidad  adecuar estos dispositivos a los nuevos tiempos. Y es que ante la realidad del incremento en los índices de robo a viviendas no queda más que tomar las medidas preventivas correspondientes.
En este sentido, es importante contar con la asesoría de profesionales como los de Cerrajeros de Guardia en Barcelona, empresa que cuenta con un equipo profesional para garantizar la máxima seguridad y así tener la tranquilidad de tener protegida a la familia y los bienes. Ofrecen distintas alternativas todas basadas en tecnología de última generación tales como puertas blindadas, de aluminio rejas para ventanas y persianas enrollables.
Una medida preventiva es instalar la cerradura antibumping, el cual contiene un sistema de cierre que impide sea efectivo el método de bumping explicado anteriormente. También se cuenta con cerraduras anti-ganzúa, anti-taladro, anti-plaquetas y anti-extracción.
Existe además la llamada cerradura invisible, innovación que se ha venido popularizando por su efectividad. Este tipo de cerradura se instala en el interior de cualquier tipo de puertas, bien de madera, reforzada o acorazada. Con un mando a distancia el propiario la abre desde afuera. Puede combinarse con una cerradura tradicional.
La tecnología va mucho más allá en materia de seguridad, por lo que hoy en día contamos con las cerraduras digitales que han venido calando por su funcionalidad y la protección máxima que brindan. Al no ser un sistema mecánico, sino electrónico no necesita de una llave, sino que la apertura será de distintas formas, de acuerdo a la particularidad del dispositivo, puede ser mediante un lector de huella dactilar, código alfanumérico, aproximación de tarjeta, entre otros.