Gabriel Rufián, este miércoles. Autor: David B.

Gabriel Rufián, cabeza de lista de ERC: “No hay plan B. No hay alternativa. No hay escenario de elecciones en marzo”

Nacido en Santa Coloma de Gramenet en 1982, hijo y nieto de andaluces, reside en Sabadell desde 2008. Es diplomado en Relaciones laborales y máster en Dirección de personal. Activista de movimientos sociales de izquierdas es, desde 2014, miembro de Súmate, plataforma que aglutina a independentistas castellanohablantes.

En 2015 ingresó en la Assemblea Nacional Catalana (ANC) donde fue elegido miembro del Secretariado Nacional. Vive en pareja y tiene un hijo de cinco años nacido en Sabadell. Le entrevisto en el bar de la Biblioteca del Vapor Badia.

¿Desde cuándo y cuáles fueron los motivos para instalarse en Sabadell?
Por trabajo. Trabajaba en una empresa de selección de personal, de formación de personal, de desarrollo, de los mal llamados recursos humanos. En el 2008 abrieron una oficina aquí en Sabadell. En principio tenía que estar sólo unos meses, intentando ayudar y lo que tenía que ser para seis meses está durando ocho años.

¿Cuándo y cuáles fueron sus motivos para hacerse independentista?
Vengo de una izquierda, digamos, real. Aquella izquierda que está a favor del derecho a la autodeterminación de cualquier pueblo. Para mí ser independentista es un estado transitorio. No creo que haya nadie que su ideología sea ser independentista. Todo el mundo tiene un fin, en este caso la conformación de una república. Para mí ha sido muy natural. Lo que no entiendo es que haya gente que defienda el derecho de lo que quiera ser Kurdistán, Quebec o Palestina y que no entienda lo que aquí sucede. Para mí es un tema muy ideológico. No es que un día me despertase y dijera: ‘soy independentista’, sino que vi que había una mayoría de catalanes que estaba a favor de esto y tocaba defenderlo. Ni más ni menos.

Si es un estado transitorio ¿hacia dónde?
Hacia un país mejor de todos y para todos con valores republicanos.

Gabriel Rufián

¿Qué respondería a las críticas respecto a que no es coherente presentarse a las elecciones al parlamento de un país del quiere separarse?
En un escenario normal, en un estado plenamente democrático, tendrían razón. Alguien tan poco sospechoso de ser un rompe patrias como David Cameron ante una problemática, entre comillas, similar en Escocia puso las urnas, hizo campaña por el ‘No’ y ganó. Pero aquí no fue posible. Aquí tenemos a gente que todavía llama desafío, amenaza, voto en rojo, golpe… al voto de la gente. Así que, guste más o guste menos, es un espacio de poder enorme que hay que ocupar, si no lo ocupará otro y con unas intenciones poco democráticas. Tenemos que ir y no regalar el relato mediático, político, social a según quien. Por ejemplo, no tenemos que regalar la imagen de Catalunya a Albert Rivera, que duerme prácticamente en un plató de televisión. Tenemos que ir y decirles que han perdido porque ellos no ganaron.

¿Por qué CDC y ERC no repetido la fórmula de Junts pel Sí? ¿No sería lógico que fueran unidos a defender la independencia en Madrid?
Junts pel Sí fue una coalición electoral que tenía un objetivo muy claro: ganar como nunca, donde nunca y con quien nunca. Nosotros aprovechamos los tiempos, las formas y las urnas que el Estado español nos permitía. Fue el referéndum que no nos dejaron hacer. Ahora es otro escenario, ahora se trata de defender lo que pasó aquel 27 de septiembre, aquella victoria. El hecho que dos espacios ideológicos tan diferentes defiendan lo mismo también es un reflejo de la victoria. Nosotros esperamos que CDC obtenga los mejores resultados posibles y que, eso sí, nosotros los tengamos un poco mejores. Dicho esto, me parece que hay muchas formas de  ir juntos y ésta es una más. Nosotros ya hemos votado, nos hemos contado y hemos ganado. Ahora lo que toca es defenderlo.

¿Cómo valora la negativa de la CUP a investir a Artur Mas? ¿Qué respondería a quienes dicen que sólo están cumpliendo sus compromisos electorales?
Desde el cariño y la proximidad ideológica, organizativa, parlamentaria el momento es aquí y ahora. Esto no va de ganar a un político, a un partido, sino que va de ganar un país. Eso requiere de una enorme generosidad y pragmatismo, audacia, valentía y menos ruido. Estoy convencido que, al final, se llegará a un acuerdo que forma parte de una negociación muy complicada. Estamos hablando de dos partidos que no tienen absolutamente nada que ver. Estoy convencido que no hay alternativa.

¿No sería más fácil que Mas dejase paso, por ejemplo, al cabeza de lista de Junts pel Sí para desencallar el proceso?
Bueno, yo que vengo de dónde vengo y estoy tremendamente alejado de lo que representa CDC a  nivel ideológico, entiendo que Mas representa una parte del independentismo. Ese independentismo más presidencialista que es tremendamente respetable. Sin él y sin lo que representa Convergència no se hace, guste más o guste menos. Todos somos imprescindibles. Así que hay que entenderlo.

Usted ha afirmado que sin Artur no hay independencia. ¿De esta manera no se supedita el proceso soberanista a la voluntad de una sola persona?
No, lo que dije en concreto es que, guste más o guste menos, el señor Mas representa a un independentismo presidencialista. Gente que está en esto porque considera que él debe liderar este proceso o este país. Es muy lícito. Igual que aquellos que están en esto por temas económicos, por temas ideológicos o partidistas, etc.

¿Si Mas representa el independentismo presidencialista, porqué no fue de cabeza de lista de Junts pel Sí?
Esto ya ha sucedido. No es la primera vez que sucede. Junts pel Sí, vuelvo a repetir, fue una coalición extraordinaria que intentaba reflejar un país en una propuesta electoral. Mas, al final, era el candidato a la presidencia inequívoco de aquella candidatura y había y hay que defenderlo. Nosotros, ERC, lo único que hacemos es defender unos acuerdos firmados.

¿Cuál es el papel de ERC en las negociaciones con la CUP? ¿Se reúnen por separado con CUP o forman bloque con CDC?
Todo el mundo se sienta en esta mesa de manera conjunta. No hay ningún tipo de separación especial.

¿Comparte la opinión que una eventual repetición de las elecciones al Parlament supondría una caída global del voto independentista?
 No contemplamos esa posibilidad. No hay plan B. No hay alternativa. No hay escenario de elecciones en marzo.

¿Qué piensa de las manifestaciones de Carme Forcadell que la Declaración de desconexión fue sólo la expresión de un deseo?
Es una opinión más, un posicionamiento más. Aquí de lo que se trata es que todo el mundo opine, diga, escriba, haga lo que tenga que hacer. Al final, lo importante es respetar el mandato popular de la gente. Aquí la gente ha votado de manera inequívoca en pos de la consecución de la república catalana y se trata de respetarlo. Ni más ni menos.

Gabriel Rufián

¿Qué opina de la anulación del Tribunal Constitucional de la declaración de desconexión del 9 de noviembre?
La noticia es que no hay noticia. Un tribunal presidido por un militante del PP, ni es tribunal ni es constitucional. Es una especie de brazo armado del Estado español, lo raro es que respetaran el mandato, el voto de la gente.

¿Si esto es así y en la declaración de desconexión se decía que no se iban acatar las sentencias del Tribunal ConstitucionaL, ¿por qué el Parlament de Catalunya presentó alegaciones?
Porque hemos de aprovechar todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance. Aquí tenemos que empezar a obedecernos a nosotros mismos. A un nuevo Estado de derecho, a una nueva Constitución, a una nueva legalidad.

¿No incurre JpS en el mismo déficit democrático que el gobierno del PP al no contemplar referéndum sobre la independencia de Catalunya si no sobre la Constitución catalana?
La pregunta es con quién tenemos que negociar. La consulta ya se hizo el 27 de septiembre. Se hizo un referéndum y se ganó.

Se hicieron unas elecciones parlamentarias. En un referéndum se vota sí o no.
Sí, pero vuelvo a preguntar  ¿con quién negociar? No es cuestión nuestra, según todas las encuestas va a volver a ganar el PP en el Estado español. O si no la alternativa es el PSOE, que no es socialista ni es obrero, o si no la gran esperanza blanca es Ciudadanos que no es ciudadano. La pregunta es ¿con quién? Con aquellos que nos llaman golpistas, separatistas, terroristas, nazis… ¿Es muy complicado, no?  La pregunta es ¿con quién? No hay nadie al otro lado de la mesa. Podríamos hacer un ejercicio de ciencia ficción y decir que las elecciones en España las va ganar Alberto Garzón o David Cameron. Muy complicado, Cameron ni siquiera se presenta.

¿Pero, desde el punto de vista jurídico, con el Estado español se tendrían los mismos problemas para convocar un referéndum sobre la independencia que sobre la Constitución catalana?
No, porque  se tratará de la legalidad catalana, del Estado de Derecho catalán. Dificultad ninguna. Nos obedeceríamos a nosotros mismos. Ojalá en el Estado español ganase alguien que comprendiese entre comillas la situación catalana, pero no lo hay.

¿Por qué cree que Ciutadans se impuso en barrios obreros como Ca n’Oriac,  Torre-romeu o Nou Barris el pasado 27S?
Discrepo.

Pero estos son los datos. No se trata de una cuestión de discrepancia.
Bueno, en Nou Barris ganaron pero Junts pel Sí quedó muy cerca. Discrepo de ese discurso paternalista, y no lo digo por la pregunta, que el Área Metropolitana puede ser más complicada. No. Nosotros en Súmate hemos visto que también quiere un cambio, una regeneración, una revolución. Se tiene que intentar explicar el momento es aquí y ahora y que se llama proceso de autodeterminación. Ciudadanos no está haciendo, ni más ni menos, que ocupar el espacio electoral de PP y PSOE, que son hegemónicos en el Estado español pero que aquí en Catalunya son minoritarios. De hecho, son una especie de Partido Popular cool, 2.0. Una especie de derecha barnizada, con caras muy guapas, trajes muy chulos y con corbatas muy finas, pero que defienden lo mismo que Alianza Popular o que Fraga. Discrepo mucho del hecho que el Área Metropolitana sea una especie de zona manipulable o donde Ciudadanos gane. No. Es cierto que hay dos o tres barrios donde Ciudadanos ganaron, pero hay una inmensa mayoría en los cuales no ganaron. Me choca el hecho de que en Sarrià-Sant Gervasi, por ejemplo, gane quien gane y no se diga que en Barcelona gana quien gana. Y, en cambio, porque en algunos barrios ganó Ciudadanos se diga que ganaron en toda el Área Metropolitana.

¿Cómo se explica entonces que Ciudadanos pasase de 9 a 25 diputados?
Y Junts pel Sí y la CUP ganaron con 72 diputados.

No le pregunto por Junts pels Sí, sino por Ciudadanos.
Si Ciudadanos subieron tanto es porque ocupan el espacio electoral de PP y PSOE, fuerzas residuales en Catalunya.

El resultado del 27S mostró que la mitad de la población no está a favor de la independencia ¿No cree que es muy complicado embarcarse en un proyecto independentista en estas circunstancias?
Eso es un ejercicio de ciencia ficción política. En el sentido que se interpreta que Catalunya sí que es pot son unionistas y no lo son. Están esperando que en el Estado español cambie alguna cosa.

¿Entonces porqué votaron en contra de la declaración de desconexión?
Porque están esperando que el Estado español cambie alguna cosa. Estoy convencido que después de diciembre verán que no es posible. Al final, queremos lo mismo y nos tenemos que encontrar en un mismo sitio que es la consecución de la república catalana. No lo digo por la pregunta, pero es un discurso tramposo. Catalunya sí que es pot lo único que está esperando es que algo cambie en el Estado español. Cuando vean que no cambiará nada estarán con nosotros.

Gabriel Rufián

¿Si Catalunya fuese independiente el castellano sería lengua cooficial?
Entiendo que, si estamos aquí para ampliar derechos, mucha gente interpretaría el hecho de que el castellano no fuese cooficial como una reducción de derechos. Dicho esto, el castellano es un idioma hablado por 500 millones de personas en todo el planeta y necesita muy poca protección. Pero sí que es cierto que la república catalana tiene que interpelar a todo el mundo e intentar aglutinar al máximo de lenguas y derechos posibles.

Hay encuestas que dicen que ERC podría ser la fuerza más votada. ¿Qué resultados esperan obtener en las generales españolas?
El mejor posible.

En el caso que el 20 de diciembre hubiera en España un cambio político importante y que venciesen las fuerzas favorables al derecho de autodeterminación. ¿Eso modificaría su hoja de ruta hacia la independencia?
Si contemplamos que Iglesias o Garzón ganan las elecciones españolas podríamos hablar, pero de física cuántica también. Es que no las van a ganar. Nosotros siempre vamos a estar a favor de aquellas formaciones que defiendan propuestas legislativas que estén por dignificar la vida de la gente, de aquel país de países que es España. Creo que ganen Iglesias o Garzón es más ciencia ficción que Blade runner. Es complicado y es dramático, pero es lo que hay. Van a ganar los mismos que rezan en el Valle de los Caídos, los mismos que tienen 120.000 personas enterradas en las cunetas, 80 años después, los mismos que llaman desafío, amenaza, golpe de Estado al voto de la gente. La pregunta es ¿con quién tenemos que negociar?

¿Comparte la opinión que la reciente decisión del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sobre el FLA supone una intervención de facto de la autonomía de Catalunya?
De hecho lo que hace es dar una idea de lo importante que es alcanzar un acuerdo. Porque de facto el presidente de la Generalitat es el señor Montoro. El Estado español recauda el 95 por ciento de los impuestos en Catalunya y los devuelve con intereses. Ni es un fondo, ni es de liquidez, ni es autonómico. Es una indecencia.

¿Cuál debe ser la respuesta de la Generalitat?
Obedecernos a nosotros mismos. Dejar de pensar y de hablar de según quién y empezar a cumplir el mandato popular de la gente.

Fotos: David B.