“Ya no sabemos que hacer. Nuestro vecino ha provocado dos incendios en cuatro meses”

  • Varios evacuados en un incendio en la calle Sarasate (Can Rull-Cifuentes); el segundo en cuatro meses en el bloque.

  • Vecinos señalan que los incendios están provocados por un adicto a las drogas y temen por su integridad.

Esta sábado los Bomberos de la Generalitat hicieron público que ocho dotaciones se habían tenido que desplazar a un inmueble de la calle Sarasate para sofocar un fuego en un piso. Hubo, al menos, cinco vecinos evacuados. Los vecinos denuncian que es el segundo incendio en cuatro meses y que está provocado por una persona con adicciones que vive en el bloque.

A las cuatro de la madrugada de la noche del viernes al sábado, los vecinos del número 26 de la calle Sarasate se despertaron de golpe. Un vecino picó a las puertas de los demás al observar fuego en uno de los pisos, el primero primera. Según relata a iSabadell uno de los vecinos, Alberto, se despertó de golpe con el piso lleno de humo.

Estaba todo el piso lleno de humo que venía de la escalera. Encerré a mi mujer y mi hija [de dos meses] en una habitación lejana y abrí la ventana”, recuerda. “Aspiré mucho humo hasta que llegaron los  Bomberos con mascarillas y nos sacaron del piso. Después nos llevaron al Hospital de Terrassa porque, sobre todo yo, había aspirado mucho humo”.

Fue uno de los cinco vecinos evacuados a los hospitales después del suceso. Es la cifra que aseguran los Bomberos aunque Alberto cree que fueron más. De hecho, la mayoría fueron evacuados al Hospital de Terrassa. Sólo uno fue al Taulí. Según el relato del vecindario, fue quien provocó el incendio. El segundo en sólo cuatro meses. Se trata de un hombre, que posee un piso en el bloque como consecuencia de la herencia de sus padres, pero que es adicto a las drogas.

El piso es suyo pero no tiene ni cerradura en la puerta porque se olvida las llaves. Pone un candado cuando sale. El sábado decía que se había quedado dormido dentro del piso provocando sin querer el incendio”, dice Alberto. “Después de provocar el incendio, varios vecinos han comentado que el sábado por la mañana ya daba vueltas de nuevo por el barrio”, asegura.

Según asegura, el vecino problemático ha amenazado a menudo al resto, gritándoles y insultándoles. Pese a las recurrentes denuncias ante los cuerpos policiales (Mossos d’Esquadra y Policía Municipal) y la intervención de los Servicios Sociales, el vecino problemático continúa resquebrajando la convivencia, y se teme el resto que algún día pase algún hecho muy grave.

Es ya el segundo incendio en cuatro meses. La primera vez fue antes y se pudo sofocar pero esta vez ha sido a medianoche y todos estábamos durmiendo. Tememos por nuestra integridad”, dice Alberto, que reconoce: “ya no sabemos qué hacer con él”.

Para sofocar el incendio del viernes tuvieron que desplazarse ocho unidades al inmueble. Los Bomberos aseguran que el incendio se había producido en una habitación de un piso vacío. Por su parte, Alberto asegura que tuvieron suerte que un vecino se dio cuenta pronto del incendio y pudo avisar al resto.

Foto portada: calle Sarasate, en Cifuentes/Can Rull. Fuente: Google Maps.