Contenido patrocinado

2 razones equivocadas para comprar una casa

Desde hace un par de años has estado viviendo arrendado en una casa, y pagas la mensualidad al propietario puntualmente. Sin embargo, muchos de tus amigos que han adquirido su casa propia insisten en que estás malgastando ese dinero y te preguntan por qué no compras una casa. Alegan de que adquirir un inmueble de esta índole es una jugada financiera muy inteligente. En principio podrías tirar del préstamo para hipoteca más barato de 5000 euros (billigste kviklån 5000). Sin embargo, ¿es esto completamente cierto? La verdad, no necesariamente.
Lógicamente, hay muchas buenas razones para comprar una casa. Nada es más satisfactorio que poder tener la certeza de que ese espacio es tu propiedad y, más bonito aún, que tu familia crezca en ese lugar. Además, habrá más espacio, y será posible controlar más fácilmente los gastos mensuales de hipoteca.
Estos hechos no cambian la realidad de que, en cuestiones de negocios, comprar una casa sea siempre la alternativa más viable y conveniente. Más bien, hay que ser muy cuidadosos para no dejarse llevar, o ser persuadidos por los mitos sobre las supuestas ventajas de comprar una casa y terminar realizando tan importante inversión por las razones equivocadas. ¿Cuáles son?
1. Pagar la renta es tirar el dinero a la basura
Es muy común escucharle decir a los abogados y agentes de bienes raíces que con cada mes de alquiler que pagas al propietario, estás echando tu dinero a la basura. Pero parece que olvidan, u omiten advertirte de que esta situación no es demasiado diferente cuando compras una casa, al menos no en un principio. ¿Por qué? Sencillamente, porque en la mayoría de los casos, las personas no cuentan con el capital suficiente y deben solicitar un préstamo de hipoteca para financiar la casa.
Será el banco quien en realidad sea el dueño de gran parte de tu casa una vez hayas aceptado el trato. Ahora el dinero no irá a manos del propietario, sino que los primeros años pagando la hipoteca serán solo para saldar los intereses y solo una pequeña cantidad, para pagar el valor real del inmueble. Dicho de otra manera, también estarás arrojando dinero a la basura en puros intereses, mientras la propiedad sigue siendo del banco financiero.
2. Comprar una casa es una excelente inversión
La creencia de que comprar una casa y a los pocos años venderla es un magnífico negocio, es totalmente falso puesto que se ha comprobado a lo largo de los años. Los precios de las casas han aumentado de acuerdo al nivel de la inflación, pero su valor real no ha aumentado significativamente. Más bien pudiera tomarse como una manera de proteger el dinero, pero jamás para verle ganancias.
No compres una casa pensando que es una inversión inteligente, porque lamentablemente no lo es. Aunque puedas disponer de préstamos sin restricciones (lån rki ingen hindring), para pagarla de inmediato, una casa solamente es el lugar ideal para levantar una familia, descansar después de una agotadora jornada laboral y compartir momentos inolvidables. Nunca es una herramienta para hacer dinero.