Crisi financera

¿Cómo sobrevivir a las crisis financieras?

Existen productos financieros en los mercados tradicionales y digitales que pueden ser salvavidas de los usuarios que entran en riesgo de bancarrota, números rojos y morosidad si se manejan manejan con precaución y con una estrategia acertada acorde a los recursos disponibles.
Préstamos hipotecarios
Los usuarios pueden solicitar online préstamos hipotecarios de capital privado con diferentes propiedades. Actualmente,  se tramitan préstamos denominados proindiviso, en los cuales las personas no son dueños del 100% la propiedad que eligen como garantía. Estos préstamos hipotecarios pueden ser solicitados por clientes que tengan al menos el 50?l título de la propiedad para solicitar la hipoteca.
Otra modalidad de préstamo, son los de segundo grado. En ellos, los clientes hipotecan un margen o un porcentaje resultante de una propiedad previamente hipotecada, porque las propiedades suelen valer más que la hipoteca original. Se aprueban, si los valores de ambas hipotecas son bajas. Las hipotecas de pleno dominio son las comunes y aceptadas, porque los solicitantes son dueños del 100?l inmueble que aportan.
Generalmente, los requisitos que solicitan para este tipo de préstamos son los siguientes: Ofrecer un aval libre de cargas o casi libre y demostrar ciertos ingresos que tienen los usuarios. Los préstamos hipotecarios cada vez son trámites más rápidos libres de burocracia y con plazos de pago más flexibles que en los sistemas tradicionales. Es importante, que antes de solicitar un préstamo hipotecario, las personas lean las condiciones de pago, los plazos y cumplan a tiempo con los pagos a fin de registrar un historial positivo.
Créditos rápidos
Hoy en día, los usuarios que estén inmersos en una crisis económica y necesitan liquidez para pagar una deuda o un gasto imprevisto pueden solicitar créditos rápidos en los portales online con condiciones y plazos de pago flexibles. Pero antes de escoger pueden consultar cuál es el que más se ajusta a las condiciones y sus hábitos financieros. Préstamos rápidos CapitalAhora ofrecen distintas alternativas para los particulares.
Entre las opciones se encuentran páginas web que responden de forma rápida los trámites de los préstamos que pueden ser solicitados, en cualquier hora todos los días de  la semana incluyendo sábados y domingos. Algunos sitios prestan dinero a personas que se encuentran en la lista de morosos Asnef con microcréditos flexibles. Otros, incluso, ofrecen el primer préstamo gratis. Los préstamos van a depender del ente financiero, van desde 300 euros hasta 40.000 euros con medianos y largos plazos de devolución. Todos los trámites son online, sin retrasos ni papeleo.
Invertir Bitcoins con éxito
Las criptomonedas han revolucionado el sistema financiero global. Los usuarios que desean invertir en este negocio deben considerar varios factores, para evitar perder sumas considerables de dinero en este mercado tan volátil aunque se ha comprobado que las criptomonedas protegen el dinero de la devaluación de las monedas locales y tienen un sistema de seguridad encriptado que garantiza la protección de las transacciones. Cómo invertir en bitcoins de una forma inteligente sin altos riesgos es mucho más fácil de los que la gente cree.
Los que desean entrar en este negocio deben asociarse a una cartera online y abrir una cuenta de intercambio, ingresar a las páginas oficiales de las criptomonedas que desean adquirir. Los expertos recomiendan crear un almacenamiento offline, para almacenar las criptomonedas y protegerlas de los servidores peligrosos de Internet.
Dígitos de las cuentas bancarias
Cada vez es más frecuente, que los usuarios tengan que realizar transacciones en bancos internacionales y se preguntan cuál es el significado de los números de una cuenta bancaria. El Número Internacional de Cuenta Bancaria o IBAN se utiliza para las transferencias en Europa y es un código alfanumérico de identificación de cada cliente y tiene 24 cifras.
Las primeras 4 posiciones de la cuenta es el código de la entidad financiera. En España a cada banco se le asigna este número. Los siguientes 4 números son el código de la oficina sede de esa entidad donde se creó la cuenta corriente.  Después vienen 2 cifras llamadas dígito de control de esa oficina y finalmente, el número de cuenta que cada banco le otorga a sus clientes.
De forma diaria los bancos invierten en nuevos sistemas de seguridad a fin de garantizar los fondos privados de sus clientes, para protegerlos de los estafadores y ladrones.