¿Conoces las ventajas de la calefacción con gas?

Tal vez hayas oído hablar de los beneficios de tener un calentador de gas en casa, pero puede que te preocupe realizar la instalación de los equipos. Además tienes dudas sobre seguridad, gastos de energía, instalación e incluso al propio funcionamiento de la calefacción.
El uso de la calefacción con gas es cada vez más común en países como Estados Unidos, Japón, Brasil, Europa y sobre todo en España.
¿Por qué utilizar la calefacción con gas?
Con la llegada del frío invernal, en muchos lugares de España es necesario encender la calefacción en el hogar.
Es normal que las familias se preocupen por si un consumo excesivo les hace subir mucho la factura del gas, pero tan sólo hace falta echar un vistazo a las tarifas de gas actuales para darse cuenta que la calefacción con gas sale mejor de precio que su equivalente con electricidad.
Una inversión que es una apuesta de futuro y que permitirá al usuario ahorrar en electricidad es el autoconsumo eléctrico, que se realiza mediante la instalación de paneles solares fotovoltaicos en el hogar.
Con la derogación del llamado impuesto al sol se abre la puerta a que pequeños productores de energía sean más autosuficientes.
Beneficios de instalar calefacción con gas en casa
Baño caliente y relajante en cualquier momento
No existe nada mejor que llegar a casa después de un día agotador de trabajo y poder tomar un baño de calidad.
¿Sabías que un baño con agua caliente es lo mejor para la salud? Relaja los músculos, además de regenerar la piel, eliminando las células muertas.
La calefacción con gas permite que el agua de tu ducha alcance temperaturas más altas y en gran volumen en comparación con la ducha eléctrica. Este es un factor que debes considerar en los días más fríos de invierno, por ejemplo.
Otro beneficio es la garantía de poder disfrutar siempre de un baño caliente, incluso si te quedas sin energía en casa. Esto favorece además el autoconsumo, ya que solo gastarás la energía que tú mismo produces.
Tu cuenta de energía disminuirá
Gracias a la calefacción con gas te puedes bañar tranquilamente sin preocuparte por la cuenta de la luz al final del mes y es que las tarifas gas son más baratas  en comparación con la energía eléctrica.
Cosas a tener en cuenta
Para que la calefacción con gas funcione es necesario instalar presurizadores, tuberías específicas, etc.
Esta consume 8,7 litros de agua por minuto, más que la ducha eléctrica.
Necesita una presión entre 15 a 10 metros de agua para que funcione a plena capacidad.
Necesita mantenimiento anual. Este procedimiento tiene que ser realizado por una empresa especializada y autorizada por el fabricante.
Así que si decides instalar la calefacción con gas es importante que busques uno que se adapte a las necesidades de tu casa.
Además, debes seguir algunas recomendaciones para que tu factura de gas no se convierta en un dolor de cabeza a final de mes.
Consejos adicionales para ahorrar en tu factura de gas
Aquí te ofrecemos una lista de consejos simples pero efectivos  para ahorrar en tu factura de gas:
  • Usa la calefacción solamente en  las habitaciones donde pasas  mayor parte del tiempo y en momentos estratégicos.
  • Configura el termostato a una temperatura que se adapte a tus necesidades y sobre todo que te permita calentar el espacio con un consumo mínimo en las horas del día cuando no estés en casa.
  • Para calentar efectivamente una habitación, la calefacción con gas debe tener suficiente espacio alrededor para asegurar la circulación del aire. Por lo tanto, es esencial que no coloques objetos o muebles frente a esta, ya que absolverá la energía térmica y evitará que el calor se propague.
  • Mantén las persianas cerradas durante la noche y ábrelas durante el día, así aprovecharemos esos rayos de sol que según de donde vengan nos calentará la casa.
  • Y sobre todo y lo más importante, realiza el mantenimiento de la calefacción por lo menos una vez al año.