Consejos para elegir el mejor vehículo para tu negocio

Los vehículos nos permiten ir allá donde nos proponemos, son la herramienta más importante para trasladarnos al trabajo, nuestro hogar o poder, por ejemplo, visitar y recorrer ciudades y países de todo el mundo. Pero los vehículos cumplen también una función especialmente relevante en el caso de utilizarlos también para nuestro propio negocio. Éste suele ser el caso de las furgonetas, que permiten cargar con los elementos de trabajo, transportar las propias herramientas o repartir pedidos para los clientes. Pero, ¿qué consejos podemos seguir para obtener el mejor modelo a un precio inmejorable? ¿A qué deberíamos prestar atención si optamos por un modelo de segunda mano?
La oportunidad del mercado de segunda mano
Debemos abandonar el prejuicio de que los productos de segunda mano siempre suelen estar deteriorados o que pueden otorgar un uso prolongado sin que se estropeen en poco tiempo. En el mercado de segunda mano podemos encontrar furgonetas usadas para comenzar nuestro negocio sin la necesidad de realizar una inversión tan grande con la compra de un vehículo recién salido del concesionario. Así podremos ahorrarnos miles de euros que nos vendrán en el comienzo de la nueva aventura empresarial.
Si sabemos buscar en los portales adecuados, y encontramos una furgoneta que nos encaje para el desempeño laboral a través de un correcto mantenimiento, nos podrá durar muchísimos años. Por el contrario, los vehículos nuevos pierden su valor poco a poco, una vez han salido del concesionario, tanto es así que los primeros 5 años de vida pierden el 60% de su valor. En cambio, consiguiendo nuestra furgoneta de segunda mano obtendremos por un precio menor la misma funcionalidad, e incluso, si en pocos años quisiéramos venderla cuando ya la hayamos rentabilizado lo suficiente o busquemos otro modelo más grande por ejemplo, siempre podremos venderla sin que el precio por el que la habíamos comprado se quede tan devaluado.
Consejos a la hora de comprar este tipo de vehículos
Busca, compara y vuelve a comparar
A veces puede ser un poco frustrante no encontrar exactamente lo que buscamos, lo que nos lleva a rendirnos a las primeras de cambio y optar por una opción que no nos suele convencer del todo. Es cierto que no siempre vamos a encontrar el vehículo perfecto de manera que no tenga ninguna pega, pero eso no quiere decir que nos tengamos que conformar con algo que no nos vaya a dar un buen resultado.
Es por eso que incluso aún cuando hayamos encontrado la furgoneta usada que cumpla con los requisitos idóneos para la empresa que vayamos a iniciar, es conveniente seguir buscando y comparar. Al final, para decidirnos, solamente necesitamos elaborar una lista de pros y contras con los modelos seleccionados. El que posea menos aspectos negativos y destaque por los mejores atributos, será la mejor elección.
Elige la furgoneta que mejor conducirá tu negocio
La estética es importante, pero debemos tener claro qué objetivos, requisitos y funciones debe cumplir la furgoneta. No será lo mismo utilizarla para un negocio de obras, en el que solamente tendremos que cargar los materiales de trabajo, que para una empresa de mudanzas. En el segundo caso, como es obvio, la máxima capacidad de almacenaje será un aliciente más que necesario.
Analizando bien este apartado, nos ahorraremos problemas y podremos anticipar todas esas necesidades que sabemos que vamos a tener y que, de esta manera, podremos cubrir. Otra manera de informarse sobre las furgonetas usadas es revisar las reseñas que hacen de ellas los portales especializados o en la gran cantidad de blogs que podemos encontrar en internet y que testean estos vehículos.
Si puedes, revísala en persona
Lo mejor sería poder probarla y conducirla un poco, es una buena forma de asegurarse de que todo funciona correctamente. Si no tenemos unos conocimientos muy avanzados de mecánica, nos puede acompañar un amigo que sí los tenga o contratar a un mecánico para que realice una revisión.
En el caso de que la furgoneta usada se encuentre en el extranjero, podemos concretar un servicio de supervisión de algún taller de ese país, para poder seguir asegurándonos de su buen funcionamiento, ya que no podremos probarla.