Las formas de turismo alternativas ganan cada vez más adeptos

Atrás han quedado los días en los que turismo era sinónimo de viajar en primera clase y tomar margaritas en un hotel de cinco estrellas. Las formas de turismo alternativas se consolidan como propuesta.
¿Cómo viajar? ¿Cómo recorrer esos lugares que siempre te han llamado la atención? Un par de preguntas que pueden tener, a día de hoy, un sinfín de respuestas. Respuestas que dependerán de la manera en que decidas hacer el viaje.
Viajar no es un proceso preciso donde una sucesión de pasos garanticen el disfrute. Es, en caso contrario, un descubrimiento diario de experiencias, de lugares y de rutas.
Es, ahora, lo que denominamos “las formas alternativas”. Conoce aquí cuáles son las más populares de la actualidad.
Destinos o experiencias exóticas
Algo que se evidencia en el surgimiento de agencias de viajes diferentes como Kareba. Los viajes a destinos exóticos, con países africanos como Benín, Kenia o Madagascar; países asiáticos como Bután, Nepal o Irán, y hasta lugares poco turísticos de Latinoamérica, representan uno de los intereses de viajes más altos en la actualidad. Por su condición de destinos exóticos, al no aparecer siempre como las principales alternativas de las guías y revistas de viaje, constituyen una forma de turismo alternativa.
Los destinos exóticos siempre han tenido algunas ventajas considerables con respecto a los destinos más populares, como España, Francia, Italia y hasta Estados Unidos.
En primer lugar, permiten ahorrar mucho dinero. Las propuestas turísticas en estos países suelen tener un precio mucho menor al de las actividades más populares de los destinos turísticos de primer orden. No son extraños los casos donde los turistas pueden ahorrar hasta el 50% de su presupuesto vacacional decidiéndose por destinos menos populares.
Siempre es temporada baja, es decir, que siempre tendrás la posibilidad de conocer lugares impresionantes, tener acceso a eventos exclusivos y viajar a destinos increíbles por un precio muy económico. Los templos y los globos aerostáticos de Camboya, pasear sobre elefantes en Indonesia o vivir 1 semana en medio de una selva cafetera en la Colombia profunda.
Los destinos exóticos son una propuesta muy interesante, sobre todo cuando tenemos en cuenta la posibilidad de descubrir lugares a los que poca gente va, pero que no por ello dejan de ser especiales.
El turismo de aventura
Uno de los principales problemas de las sociedades modernas es que realizan muy poco ejercicio. Esta falta de ejercicio, denominada sedentarismo, ha encontrado un factor que contrarresta sus efectos en una alternativa turística: el turismo de aventura.
El propósito del turismo de aventura es conocer lugares diferentes, a su gente, interactuar y formar parte de la cultura local, probar su gastronomía o conocer sus sitios más importantes.
Sin embargo, la gran ventaja diferencia de esta clase de turismo está en los métodos que utiliza.
Las agencias de turismo que organizan viajes turísticos de aventura suelen utilizar actividades como las rutas ciclistas de montaña o rurales, la escalada y los recorridos en kayak entre sus propuestas más populares para recorrer los lugares más emblemáticos del planeta.
Además, para las personas cuya condición física así lo permita, es posible conseguir otras formas de turismo de aventura, como el puenting, el senderismo o las tirolinas.
No todas las personas se sienten atraídas por el turismo de aventura, porque obviamente, implica riesgos. Sin embargo, conforme ha pasado el tiempo mayor cantidad de propuestas sobre este método turístico existen, e incluso hay empresas de seguros de viajes que ofrecen planes indicados específicamente para viajes de aventura.
Desde luego, indicativos de que su popularidad está en franco ascenso.
El turismo de aventura es una de las formas más desafiantes de conocer nuevas ciudades de España o nuevos países alrededor del mundo, teniendo un mayor contacto con la naturaleza y con las costumbres de sus pobladores.
El turismo gastronómico
Para los que adoran la comida también existe una forma de viajar, hecha a la medida de su apetito. Es el denominado turismo gastronómico.
Nacido bajo la premisa de rescatar los valores alimenticios rurales de cada región alrededor del mundo, este concepto de turismo es uno de los favoritos a nivel global, por lo que no es de extrañar que existan diversas agencias que promuevan esta clase de viajes.
En España, las rutas de los vinos, la Ruta del Jamón Ibérico y la ruta de los quesos en las zonas insulares, son algunos de los destinos predilectos del turismo gastronómico.
México, Perú y Estados Unidos son algunos de los países con mayor número de posibilidades para descubrir comidas y recetas propias de cada región, siempre destacando los ingredientes producidos exclusivamente en los lugares visitados.
Aunque el tema central sea la comida, el trasfondo del viaje incluye una amplia gama de actividades, desde el conocimiento de los lugares, su historia y la historia de sus cultivos (ingredientes presentes en sus platos), así como la predilección hacia el turismo íntimo y rural, escapando de las aglomeraciones y zonas más populares.
Sin embargo, dependerá de cada destino. Al ser el turismo gastronómico una excelente propuesta de marketing, muchas empresas aprovechan la ocasión para incluir en el itinerario las visitas a los lugares más importantes de las ciudades o países.
Mochila al hombro
Finalmente, una de las formas de viajar que ha ganado más adeptos a nivel mundial. Principalmente, porque cada cual decide, a su modo, el propósito de su viaje. Los mochileros han existido siempre, pero con el auge de las redes sociales y de los blogs, estos se han masificado, por lo que posiblemente todos conozcamos a alguien que, de un día para otro, se puso la mochila al hombro y se fue de viaje por el mundo.
La principal ventaja de viajar de esta manera es lo barato que resulta. Las desventajas, claro está, es que tiene un nivel de exigencia física y mental muy alta, y muchos de estos viajeros tienen un presupuesto muy bajo para su estancia, lo que les obliga a reinventarse sobre la marcha.
No obstante sigue siendo, al igual que las otras mencionadas, una forma alternativa de viajar. Ideal para los que buscan salir de estereotipos turísticos.