Pide ya tu préstamo de manera rápida y sin papeleos

La economía está en constante movimiento y, por desgracia, a menudo no somos capaces de ajustarnos a esos cambios. En otras ocasiones simplemente nos gustaría acceder a alguna compra que por diversas razones escapa a nuestro presupuesto. Sea como sea, la realidad es que los préstamos son la salvación de muchos y cada vez son más las empresas que se dedican a este campo. Eso sí, es necesario encontrar una compañía eficiente y, sobre todo, de confianza. 
El tiempo es oro
Con la aparición de internet, la sociedad cambió de manera drástica. Las expectativas del tiempo gastado en diferentes procesos, ya sea un préstamo, comprar o simplemente buscar información, han bajado de manera abismal. Por esta razón, poder ahorrarnos horas de cara a pedir un préstamo es algo fundamental hoy en día.
Los prestamos rapidos sin papeles se han posicionado como la opción favorita entre miles de clientes. Nadie quiere estar de arriba para abajo haciendo las gestiones pertinentes para poder solicitar un crédito, sobre todo cuando se trata de cantidades pequeñas. Por esta razón, este tipo de procedimientos se han trasladado directamente de los bancos a internet. Mejor hacer el pedido desde la comodidad de un sofá que perder la mañana en una oficina.
Así pues, considerar la tranquilidad del cliente no pasa exclusivamente por la confianza. A pesar de que es un factor fundamental, el tiempo a fin de cuentas es un valor muy a tener en cuenta. Esto es algo que se puede solventar eliminando los papeleos, tal y como lo hacen los préstamos por entidades intermediarias.
¿Qué papeleo me ahorro y qué necesito presentar?
Ya hemos aclarado que el hecho de ahorrarse el papeleo es algo fundamental en la sociedad contemporánea. Fotocopias y escaneos son conceptos que ya pertenecen al siglo pasado y no tenemos porqué seguir usándolos. Eso sí, por mucho que hoy en día el papel esté en segundo plano, los documentos que hay que presentar no han desaparecido, sino que se han convertido al formato digital.
Así pues, de cara a pedir un préstamo de estas características, tendremos que cumplimentar tres requerimientos básicos, pero insistiendo, sólo en su versión digital.
El primero de ellos será el DNI. Gracias a los dispositivos tecnológicos con los que todos contamos, podemos escanear el documento nacional de identidad simplemente con una aplicación móvil. O, si es demasiado para nosotros, hacerle unas fotos por delante y por detrás, con los recortes pertinentes, también será suficiente.
El segundo es el número de cuenta corriente. Quizás lo más sencillo de todo, ya que en cualquier factura o directamente en nuestra app del banco podremos encontrar este dato.
Por último, tendremos que adjuntar los ingresos regulares de cada mes. La más recurrente es la nómina, pero estos servicios alternativos de préstamos, aceptan también alternativas para demostrar que puedes asumir los costes de un préstamo.
Como complemento final, al aportar tu número de teléfono, recibirás todas las actualizaciones sobre el estado del préstamo en cuestión, de manera cómoda y sencilla. Con un simple SMS o una llamada recibirás toda la información que necesites.
Olvídate de los bancos
Puede que tradicionalmente pedir un préstamo estuviera directamente relacionado con acudir a tu banco de turno para solicitarlo. Pero esto, como tantas otras cosas, ha cambiado tras el auge de las redes.
Existen entidades intermediarias que se han posicionado como la mejor opción entre los clientes porque, a pesar de no realizar ellos mismos el préstamo en cuestión, suponen un considerable ahorro, tanto de esfuerzos como de quebraderos de cabeza. Son la fuente de contacto entre prestatarios y prestamistas, aportando toda la confianza que se necesita en el proceso.
Estos negocios son grandes opciones debido a la rapidez del proceso. Únicamente se requiere una buena conexión a internet para hacer los registros online pertinentes que pondrán en marcha la solicitud. Con la filosofía de no necesitar papeleos como bandera, han creado todo un abanico de clientes satisfechos por el país.
Nadie debería quedarse sin acceder a estas opciones monetarias y las entidades intermediarias se aseguran de ello, haciendo todo mucho más rápido y seguro.