¿Qué futuro les depara a los autónomos ante la situación actual del COVID-19?

La presente situación ocasionada por el COVID-19 ha provocado que muchos autónomos se pregunten qué va a pasar con ellos, qué tipo de ayudas pueden recibir y qué va a ocurrir con las cuotas que deben pagar. Si como autónomo no tienes mucha información sobre este tema, sigue leyendo el artículo.
¿Qué les depara el futuro a los autónomos?
La situación para los autónomos dentro de España parece incierta, dado que el confinamiento obligatorio exigido por el estado de alarma ante la pandemia que se está viviendo por el Coronavirus, ha provocado que muchos de ellos cierren.
En la revisión actual, de acuerdo con los últimos datos, se estima que existen en el territorio español al menos unos 3.257.896 de autónomos. Todos los trabajadores que se han dado de baja debido a la situación, siempre y cuando estén de alta en la Seguridad Social, pueden recibir una ayuda por parte del Gobierno.
Sin embargo, una opción viable para este tipo de situaciones y las que se presenten más adelante, es contar con un seguro para autónomos, de manera que les permita atender cualquier necesidad futura que se les pueda presentar.
Son varias las pólizas a las que puedes acceder y que ante una situación como la que se vive actualmente pueden ayudarte a mantenerte a flote. Seguros de enfermedades graves, hospitalización por accidente, de guardias médicas, son algunos de los que puedes conseguir con estos servicios.
Por lo que ante la ayuda del Gobierno debido al Coronavirus más el uso de estos seguros, tendrás la oportunidad de defenderte ante un futuro incierto, para así intentar evitar tener que debas cerrar tu negocio e incluso que tu familia se vea afectada en caso de que enfermes, ya sea por el COVID-19 o cualquier otra enfermedad.
¿Cuáles son las deducciones fiscales?
Muchos de los autónomos han tenido que comenzar a trabajar desde sus casas, lo que se conoce como teletrabajo, motivo por el cual pueden contar con deducciones fiscales que pueden servirles de gran ayuda ante la situación actual.
Entre los gastos deducibles que tienen los autónomos que usan su casa como espacio para trabajar, se encuentra el agua, la luz, internet y telefonía, siendo posible conseguir una deducción del 30 por ciento del IRPF.
Sin embargo, esto no es aplicable para toda la vivienda, sino que es proporcional. Esto quiere decir que solo se descuenta el 30% de los servicios y gastos donde realices la actividad, en otras palabras, donde trabajes como autónomo.
Otro de los gastos que puedes deducir es el de seguro de baja laboral, ya que al contratarlo puedes deducirlo como un gasto de tu trabajo, hasta unos 500 euros máximo. 
Además, el seguro es capaz de cubrir accidentes laborales y no laborales, enfermedades comunes y cualquier cosa que no te permita trabajar dentro de tu hogar.
De igual manera puedes obtener este beneficio si tu sistema de tributación en IRPF es de empleado que trabaja por su propia cuenta, es decir, como autónomo.
¿Qué ocurrirá con la cuota de los autónomos?
Son muchas las ayudas para autónomos que ha creado el Gobierno y una de ellas está relacionada con la cuota de los autónomos.
Todos los autónomos que hayan cesado de trabajar debido al estado de alarma provocado por la pandemia, pueden acogerse a lo decretado por la nueva normativa. Pueden recibir una ayuda, siempre que suspendan su actividad o la reduzcan al mínimo.
Los autónomos cuyos ingresos hayan caído al menos un 75 por ciento, tienen la posibilidad de solicitar el paro de autónomos, cuya prestación es de unos 660 euros cada mes. De igual manera, pueden aplazar sus deudas durante al menos unos seis meses, sin que se generen intereses en los tres primeros.
También pueden recibir una ayuda si están contagiados y deben aislarse, considerándose de esta manera que se encuentran de baja debido a un accidente laboral, recibiendo unos 23,61 euros por los días que estén sin trabajar. 
Ante el panorama del Coronavirus, los autónomos pueden recibir ayudas de diferentes maneras, que les permitan sostenerse ante esta situación, evitando tener que cerrar su negocio y caer en una crisis económica.