Todo lo que debes saber sobre  las directrices europeas sobre la hipertensión arterial y Fourier 2018

Las nuevas pautas europeas 2018 para poder manejar la hipertensión arterial, han sido elaboradas entre la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) y la Sociedad Europea de Hipertensión (ESH).
Las nuevas directrices proporcionan recomendaciones para los médicos de toda Europa sobre el diagnóstico, evaluación, cómo reducir el riesgo y tratar la enfermedad tanto con cambios en el estilo de vida del paciente como con el uso de fármacos.
Pautas para el tratamiento de la hipertensión arterial 2018 ESC/ESH
Los europeos han actualizado sus pautas de hipertensión. Dos de los cambios principales son el uso de al menos dos medicamentos para comenzar el tratamiento en la gran mayoría de los pacientes y combinando solamente una sola pastilla para mejorar, lo que en última instancia aumentará las tasas de control de la presión arterial.
Es importante que los profesionales de la salud estén en constante aprendizaje y renovación de los cambios actuales para poder acceder a contenidos de este tipo.
RED3.0 es una plataforma de eSalud dirigida a profesionales de la salud, especialmente en el mundo de la cardiología. La plataforma ofrece contenidos de forma gratuita y en diversos formatos, como entrevistas y videoentrevistas a prestigiosos investigadores médicos, artículos sobre estudios clínicos, el enlace hacia estos y formación complementaria.
Entre los contenidos más destacados para cardiólogos, podemos encontrar las novedades en la guia europea de hipertension arterial, donde aparecen los últimos resultados con evolocumab en el estudio FOURIER y reviews de las apps de salud más novedosas.
¿Cuándo ocurre la hipertensión?
La definición de hipertensión se mantuvo sin cambios en comparación con la de las Directrices de 2013. La hipertensión ocurre cuando las lecturas de presión arterial se muestran constantemente como 140/90 mmHg o más.
Esta enfermedad causa el 42% de todas las muertes en toda Europa cada año y según la OMS. La política de la OMS de Salud 2020, identifica la hipertensión como la enfermedad prevenible más prevalente del mundo.
Los objetivos de tratamiento en todos los pacientes se recomiendan a 130/80 mmHg, pautas que prestan más atención a la hipertensión en los ancianos.
La fragilidad y la edad biológica en lugar de la edad cronológica determinan la tolerabilidad y el beneficio de los medicamentos para reducir la presión arterial. Para pacientes mayores de 65 años, el objetivo del tratamiento es 130 – <140 mmHg.
Los objetivos nunca deben ser <120 mmHg, ya que esto podría producir efectos adversos.
La nueva guía ESC/ESH eleva las estrategias de revisión de la presión arterial (ya sea en casa o en una farmacia) para estar a la par con las medidas repetidas en el ambulatorio y así poder confirmar un diagnóstico de hipertensión.
Además de la medicación para bajar la presión arterial, las pautas también continúan manteniendo la importancia de incorporar cambios en el estilo de vida, como dejar de fumar, comer menos sal, moderar el consumo de alcohol, hacer más ejercicio y mantener un peso corporal ideal.
Nuevos conocimientos de FOURIER sobre las enfermedades cardiovasculares
La lipoproteína ha sido un foco de noticias en el Congreso EAS  2108 realizado en Lisboa.
El nuevo análisis del estudio FOURIER no sólo confirma el alto riesgo asociado con los niveles elevados de lipoproteínas, sino que además muestra que los pacientes con los niveles más altos, junto con una alta concentración de colesterol LDL, obtuvieron el máximo beneficio clínico del tratamiento con el inhibidor de PCSK9 evolocumab.
El objetivo de FOURIER fue evaluar la eficacia y seguridad de evolocumab (un inhibidor de PCSK9), entre los pacientes con riesgo elevado en el tratamiento con estatinas. Los pacientes con enfermedad cardiovascular establecida fueron inyectados aleatoriamente con 140 mg de evolocumab cada 15 días o dosis de 420 mg mensuales versus placebo.
El estudio encontró que el evolocumab redujo los niveles de colesterol LDL en un 59% en comparación con el placebo. La media de duración del seguimiento fue de 26 meses.
Los resultados han sido aceptados por muchos expertos que consideran a FOURIER como un ensayo innovador y una prueba final de que reducir el colesterol LDL a niveles extremadamente bajos disminuirá el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares.