smartphone

Una sociedad bajo los efectos de los ‘smartphones’

Casi 35 años han pasado desde la irrupción en el mercado del primer teléfono móvil, un hecho que sin dudas ha revolucionado la manera de relacionarse de las personas, pero si se mira en el calendario, tan solo han pasado unos 11 años desde que el mundo empezó a convivir con los Smartphones.
Parece que ha pasado más tiempo por todo lo que ha sido posible hacer gracias a estos dispositivos, pero no, apenas ha pasado una década y ha cambiado demasiado la forma de cómo las personas interactúan con su entorno.
Viviendo con aplicación
Si bien el fin de estos dispositivos era promover la comunicación, sus usos han ido muchos más allá y cada día surgen nuevas formas de sacar provecho a un objeto del cual los humanos se han vuelto dependientes. Con el nacimiento de las aplicaciones la vida de todos ha cambiado, pues estas herramientas ofrecen un sinfín de servicios para todo tipo de personas. En la actualidad es imposible cuantificar cuántas app’s existen porque todo cuanto las personas busquen, lo pueden encontrar en la tienda virtual.
Diversos estudios señalan que las aplicaciones que más descargas obtienen son aquellas relacionadas con la mensajería instantánea y redes sociales, pero a estas cada día le van pisando más los talones aquellas que ofrecen entretenimiento garantizado.
España es uno de los países donde estos dispositivos son sumamente usados. El 91% de los españoles se distrae con su móvil durante sus tiempos de espera y la mayoría de ellos invierte parte de ese tiempo consumir contenido para el ocio.
Pero no solo eso. Estas aplicaciones también permiten al usuario informarse y disfrutar de las mejores ofertas. Hoy en día, para un habitante catalán es posible conocer sin salir de casa cuáles son los eventos en Barcelona que habrá próximamente gracias a aplicaciones como Sumus Fun.
La revolución móvil
Sin duda, los teléfonos inteligentes llegaron para transformar la vida no solo de cada individuo, sino de sociedades enteras, ya que permite el relacionamiento entre todo el mundo, por lo que convergen diversas culturas, que poco a poco se han ido engranando para impulsar aún más ese proceso que a muchos les ha tocado estudiar, la globalización.
En un mundo cada vez más globalizado nadie quiere quedarse atrás, por lo que las preferencias de la gente han cambiado. Si antes eran fanáticos de una leyenda de la música o un equipo de fútbol, hoy se desviven más por tener al alcance de sus manos lo último en tecnología, porque con ello se garantiza una mejor ubicación en las sociedades, menos aislamiento, mayor integración.
¿Cómo empezó todo?
Todo comenzó por allá, en la década de los 90, cuando IBM fusionó las características de un asistente digital con un teléfono tradicional, dando paso a lo que hoy se conoce como teléfonos inteligentes. Pese a ser una gran novedad para el momento no prosperó porque el dispositivo pesaba medio kilo y su coste era sumamente elevado.
10 años más tarde, HTC y BlackBerry lograron impulsar el mercado de los teléfonos inteligentes, pero la verdadera revolución móvil la hizo sentir una manzana mordida en el año 2007, cuando la estadounidense Apple lanza el iPhone e impone su sistema operativo iOS. Esto sirvió como punto de quiebre, pues si bien el mundo estaba acostumbrado a conectarse a través de Internet en un PC, este dispositivo que cabía en el bolsillo permitía tener un pequeño ordenador de bolsillo, algo de lo que la mayoría de los habitantes en la actualidad no puede desprenderse.
Otro gigante estadounidense que no quería quedarse atrás en cuanto a dispositivos móviles fue Google, que el mismo año del lanzamiento del iPhone, le dio cuerdas al robot verde, poniendo en marcha su sistema operativo Android. Si bien en ese momento no fue tan exitoso como el iOS, hoy le disputa de tú a tú las cuotas del mercado a Apple, pues cada vez son más los millones de usuarios que apuestan por el sistema operativo Android, que ofrece una inmensa variedad de aplicaciones completamente gratuitas, además, los equipos que utilizan este sistema operativo son de menor coste ajustándose a los bolsillos de muchas más personas.
Conecta pero desconecta
El avance en materia comunicacional ha sido gigantesco en muy poco tiempo, pero no todo es color de rosas. Como todo, siempre surgen desventajas y es que si bien en la actualidad millones de personas pueden estar conectadas a escala global en cuestión de segundos, existen quienes aseguran se ha perdido la esencia de la comunicación.
No hay que olvidar que un teléfono inteligente está pensado para hacer que la vida del usuario sea más fácil, no para hacer de este un ser insociable que dependa demasiado de su dispositivo móvil.