El portaveu municipal de Ciutadans, Adrián Hernández. Autor: David B.

‘Apañar (muy poquito) la Gran Vía’, por Adrián Hernández (Cs)

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Adrián Hernández, portavoz municipal de Ciutadans en Sabadell

El padre de mi mejor amigo siempre me explica una anécdota recurrente. Vive en la calle Sant Ferran. Justo debajo suyo tiene el puente número 2 de la Gran Vía. Hace más de 25 años que compraron el piso, dudaron mucho entre un piso en la Concordia, cerca del actual nuevo Club Natación Sabadell y el piso que acabaron comprando. Finalmente se decidieron por el de Gran Vía porque lo que les echaba para atrás, ruido constante de vehículos y contaminación, vería su fin en los próximos años, sería una vía pacificada, porque lo habían dicho los políticos que se presentaban a las elecciones municipales. Cuando me presenté para alcalde me preguntó con su siempre sonrisa en la cara si yo también prometería lo que llevan décadas prometiendo. Le dije que siempre diría la verdad: mientras no haya ronda que conecte con Castellar tendremos los aproximadamente 40.000 vehículos diarios circulando por la Gran Vía, que se harían asfaltados y los apaños que se han ido introduciendo y poco más. Otros hicieron su campaña casi exclusivamente repescando promesas de décadas atrás.

Viene esta anécdota a colación porque el viernes se presentó a los medios (la oposición seguimos esperando) los proyectos de ‘transformación’ de la Gran Vía. Y sin sorpresa alguna me dieron la razón, a saber: se harán arreglos en ocho aceras o parques y mejorar la accesibilidad en tres puntos. Es decir, se actuará en un porcentaje anecdótico del eje Gran Vía. Así que se harán apaños como se han venido haciendo en los últimos 30 años.

¿Pero seguirán circulando los 40.000 vehículos diarios por la Gran Vía? Sí ¿Hasta cuándo? Pues según dijeron en la rueda de prensa la alcaldesa y su socia de gobierno Lourdes Ciuró hasta que se haga la ronda con Castellar. Menuda sorpresa ¿eh?

Desde Ciudadanos nos gusta que se dignifiquen espacios públicos degradados en cualquier punto de la ciudad, de hecho, nos gustaría que el gobierno municipal tuviera a bien preparar un plan de mejoras y no solo hacer de ejecutor del plan del gobierno anterior. Lo que para nosotros es inaceptable es despilfarrar dinero público en chiringuitos políticos.

Ahora tenemos dos comisionados con su asesor, su cap de programas y siete empleados a su cargo que tenían que ‘transformar la Gran Vía’ y nos presentan actuaciones ordinarias propias de nuestros técnicos de espacio público. Además, vamos a gastar 150.000 euros en un estudio para imaginar la Gran Vía una vez finalizada la ronda con Castellar. Oigan, si externalizamos ese trabajo ¿a cuento de qué tenemos una oficina para eso? ¿Vamos a tener un comisionado de Gran Vía hasta dentro de 10 años? Es sangrante desperdiciar ese dinero público en épocas de Covid por el apaño político del PSC y el partido de Puigdemont.

Después de utilizar el viejo truco de agregar el presupuesto de varios años para que de una gran cifra y poder hacer un titular llamativo en este caso 3,6 millones de euros. ¿Cuál va a ser el impacto real de todas estas medidas? ¿Qué impacto tendrá esa inversión? Ninguna reducción en los contaminantes que provocan enfermedades respiratorias. Ninguna reducción en la emisión de CO2 que afecta al cambio climático. Ninguna reducción en la contaminación acústica que afecta a la salud de los vecinos.

¿Saben lo que no hace falta esperar para actuar? ¡El Ripoll! Y sin embargo ahí no destinamos nada, eso sí que es ya estratégico, ahí podemos mover piezas desde el punto de vista ambiental, económico o deportivo. Por eso desde Ciutadans propusimos incorporarnos al Consorci del Besós para garantizar su presente y futuro.

Para hablar de sostenibilidad, innovación, nuevas tecnologías y proyección económica, aquí estará nuestro grupo municipal, porque hemos de ser atractivos en varios puntos de la ciudad (Eix Macià, Sant Pau de riu-Sec-Aeropuerto, polígonos, Ripoll, y también Gran Vía, pero no exclusivamente Gran Vía).

Para crear chiringuitos ya están otros, pero no pretendan que nos quedemos callados cuando no aportan nada a los ciudadanos. Así que siempre a favor de la acepción primera y tercera de la RAE del verbo apañar: acicalar, asear, remendar (nuestra ciudad). Pero siempre en contra de apaños políticos a costa de los sufridos bolsillo de nuestros vecinos.

Y para que Gregorio (el padre de mi mejor amigo) acabe viendo una promesa cumplida, aunque sea 40 años más tarde, ¿nos ponemos a tope con las rondas?

Se lo debemos a miles de familias que viven en esos kilómetros, se lo debemos a nuestra ciudad.

Foto portada: Hernández, en un pleno reciente. Autor: David B.