Joan Garcia

Joan García (Ciutadans): “Eliminaremos la tasa de residuos en cuatro años”

  • “Nuestro caballo de batalla será la regeneración del Ayuntamiento, asegura el alcaldable de C’s, Joan García.

  • Mantiene que la fragmentación del futuro Ayuntamiento puede ser positiva y saluda el surgimiento de Podemos.

Joan García ha sido escogido por tercera vez como jefe de lista de Ciutadans en las municipales. Este sabadellense criado en la Creu de Barberà, licenciado en Geografía y que trabaja para una empresa de telecomunicaciones, vive desde hace muchos años en el barrio de Gracia.

Precisamente en Gracia durante el próximo mandato hay previsto el traslado de las discotecas y bares musicales de la Zona Hermética. ¿Cómo ve esta situación?
Hay que tener en cuenta todos los puntos de vista. Los empresarios de la Zona Hermética se oponen a irse a Sant Pau. Se han gastado un dinero, puede ser un problema para su negocio y crean unos puestos de trabajo. Es lógico que tengan miedo al cambio. Hay que ver que se va a hacer con los espacios cerrados en el barrio de Gracia. Se podría mantener oferta de ocio y socioculturales. Pero lo cierto es que el Ayuntamiento no lo ha sabido llevar. Los vecinos no están contentos y tampoco los empresarios, que a veces no cumplen las ordenanzas. Hay que hacer cumplir las ordenanzas.

¿Está a favor del traslado pero manteniendo zonas de ocio en Gracia?
El futuro de la Zona Hermética debe cambiar. Pero creo que hay una oportunidad para que algunos empresarios de ocio puedan participar de la solución. Creo que no se ha hecho un buen proceso de diálogo. Hay ciudades que han sabido reconvertir estas zonas, diversificándolas. No se pueden llevar todos los locales de ocio a una sola zona. Aún hay un hueco para reestructurar una solución.

Se presenta por tercera vez. Sin embargo, en los dos intentos anteriores no ha conseguido entrar en el consistorio. ¿Por qué ahora debe ser diferente?
Cada oportunidad es distinta. En 2007 era coordinador de la agrupación local y luego lo dejé. Hubo una crisis de partido y después volví. La primera vez no teníamos nadie detrás y en 2011 casi fue una petición de que hubiera candidatura en Sabadell. No la teníamos trabajada y plantemos el inicio de un proceso de construcción de Ciutadans en Sabadell con el foco puesto en el año 2015. Las circunstancias y el trabajo nos han hecho crecer y ahora tenemos cosas que ofrecer, un programa interesante. Debe haber una voz distinta, no nacionalista pero que puede hablar de regeneración, sin hipotecas y con libertad en la ciudad. Ese espacio lo vamos a asumir.

Ciutadans es muy conocido sobre todo por su oposición a la inmersión lingüística y a las políticas identitarias de la Generalitat. En cuanto a la política local ¿Cuál es su hoja de ruta sobre Sabadell?
Es el momento de hacer un pacto anticorrupción en Sabadell, con todas las fuerzas políticas. Lo primero que haremos será plantear una mesa para plantear un código ético con todas las fuerzas políticas. Vamos a jugar fuerte por la construcción de un punto de inflexión en la ciudad.

¿Qué líneas tendría el pacto?
Hay que limitar los gastos de campaña y no puede haber ningún imputado por corrupción en las listas de los partidos locales. En definitiva, hay que acordar una serie de voluntades plasmadas entre todos.

Si conseguimos aprobar un pacto contra la corrupción, haremos un punto y aparte. Será importante. Si no hay unas reglas de juego no vamos a hacer nada que no se haga ya. Ahora tenemos una oposición cainita y un gobierna que se dedica a hacer lo que hacía el antiguo régimen bustista. Hay que acabar con el Antiguo Régimen que gobierna al menos desde 1999.

Fuera del pacto anticorrupción, vemos como la ciudad está desorientada, con una fuerte crisis institucional y económica, que tiene muchas repercusiones. Y no se ha hecho nada.

¿Qué se podría haber hecho, teniendo en cuenta que el Ayuntamiento no tiene todas las competencias?
Primero centrarnos en nuestras competencias y reclamar con fuerza que las administraciones superiores paguen lo que deben. Pero hay margen: en educación infantil podría haber plazas de guarderías públicas para toda la ciudad.

También se podría reducir el peso fiscal que vivimos: eliminar la tasa de residuos en cuatro años de forma gradual y empezando por las familias con menos renta. Congelaremos el IBI y otros impuestos. Aquí el Ayuntamiento podría hacer más de lo que hace.

El espacio público se debe gestionar durante todo el mandato y no a falta de seis meses de las elecciones, como hace el PSC y [Josep] Ayuso. Hacer ahora una partida para parques y calles suena incluso a otra época. Es alucinante. Las necesidades se tienen durante cuatro años y no ahora.

¿Cuál es el primer reto de la ciudad a su entender y qué propone Ciutadans?
Un pacto anticorrupción es básico.. Si lo conseguimos, después deberemos hablar de la segunda necesidad de la ciudad, que es que quiere ser Sabadell de mayor. Desde la modestia, nosotros no podemos aportar la fórmula mágica. Pero está claro que el plan de reindustrialización ha sido un fracaso.

¿Descartan pactar con el PSC de Ayuso?
Con este PSC veo difícil pactar. Con estas formas no. Ciutadans no pactará con nadie que no pueda sentarse de forma creíble a desarrollar un código ético.

¿Y qué debe hacer el PSC para ser creíble?
Es un problema del PSC. Hemos pedido muchas veces que se regeneren. Nosotros no lo vamos a regenerar. No vamos a pasar es por el aro como han hecho con todos los partidos durante toda la era Bustos. Todos han pactado con el PSC. Todos han aceptado lo que el PSC les demandaba: desde Esquerra hasta el PP. Nosotros no debemos nada a nadie. Cuando entremos vamos a decir lo que pensamos de forma libre.

Da por hecho que entrarán al consistorio. ¿Cuál sería un buen resultado?
Es complicado porque depende de cómo se configure el consistorio. Entrar ya es un éxito pero ahora mismo un concejal sería insuficiente. Tenemos proyecciones que nos dan entre dos y tres concejales. Lo importante será poder influenciar en el futuro más próximo de la ciudad de alguna manera.

¿El planteamiento es estar en la oposición?
Sí. Queremos influenciar desde fuera. Todos los partidos tienen vocación de gobierno pero no a cualquier precio. No tenemos necesidad de cargos. No somos una empresa de colocación. Vamos a proponer que se eliminen gradualmente buena parte de los cargos de confianza. El 95 por ciento son innecesarios. Quien lo acepte, tendrá nuestro apoyo. Si no, lo defenderemos desde la oposición. También queremos aumentar la trasparencia. Ayer [por el martes] hubo un pleno extraordinario y no lo anunciaron ni en la web municipal, para que lo sepa la ciudadanía. La regeneración política del consistorio será nuestro caballo de batalla.

¿Implantarán auditorías de la gestión, una comisión de investigación en relación al caso Mercurio?
Una auditoría será necesaria para saber en qué punto estamos y con qué recursos contamos. El resto de medidas lo veremos. Hay instancias judiciales investigando. Pero ahora ya debemos plantearnos la forma para prevenir que no pueda haber otro caso como el que hemos vivido en la ciudad.

Llevan años dando la batalla en la ciudad. En los últimos meses ha surgido una nueva formación política, con buenos resultados en las europeas y previsiblemente mejores en los siguientes comicios, que es Podemos. Además, los estudios indican que sus votantes en Catalunya les llegan del PSC, ICV-EUiA, la abstención pero también Ciutadans. ¿Les da miedo que Podemos les adelante?
Todo lo contrario. Es una buena noticia que existan nuevas fórmulas de izquierdas. Habrá que ver si no se sientan al lado de la partidocracia nacionalista, porque parece que van en la línea del buenismo. No parece que vayan a municipales con su marca, pero influenciarán. Nuestro mensaje y el suyo son distintos aunque podamos compartir parte del electorado.

¿Les preocupa la fragmentación del consistorio?
La gobernabilidad se complicará. Pero puede ser mejor para la ciudad. Al final habrá mucha necesidad de diálogo y por eso no entiendo las posturas políticas del gobierno actual pero tampoco de la oposición. Al final nadie va a tener mayoría absoluta y habrá que hablar entre todos. Si no se es capaz de dialogar, quien lo pagará será la ciudad.

Foto portada: Joan García, en la calle Mestre Rius, este miércoles. Autor: J.d.A.