Reobre al trànsit l'avinguda Josep Tarradellas

La avinguda de Josep Tarradellas sobrevive a las obras del Metro Sabadell

  • Se abre a la circulación la avenida tras cuatro largos años de obras.

  • La nueva avenida tiene cinco carriles y aceras más anchas.

Calendario cumplido. Así define el Ayuntamiento de Sabadell la apertura al tráfico de la avenida Josep Tarradellas. Desde este lunes, la vía vuelve a tener tráfico rodado después de más de cuatro años de obras del Metro Sabadell. Aunque la infraestructura está parada por la Generalitat, la superficie ya muestra su aspecto definitivo.

Según la información del consistorio, las aceras se amplían en 1,5 metros cada una. Se han instalado parterres, carril bici y la calzada tiene cuatro carriles, dos para cada sentido, y un quinto en el medio para autobuses. Por otro lado, se ha liberado una parte de la plaza de Espanya para ocupar otra y avanzar en la configuración definitiva de la zona.

Es una gran satisfacción ir recuperando la normalidad en zonas de ciudad que están afectadas por otros tan importantes como éstas, -señaló el alcalde de Sabadell, Manuel Bustos-. Tal como ya dije, estamos trabajando para buscar respuestas, sobre todo para avanzar en la urbanización en superficie de las zonas más sensibles, como es el caso de Tarradellas, la plaza de Espanya o el passeig de la plaça Major”.

La apertura al tráfico y la configuración definitiva de Tarradellas es el primer movimiento público después de que la Generalitat paralizase de forma temporal las obras del Ferrocarril en la ciudad. De forma independiente al moment en que se retomen los trabajos de los Ferrocarriles, el aparcamiento subterráneo de la plaça d’Espanya se podría inaugurar antes de finales de año, según avanzó el teniente de alcalde de Urbanismo, Joan Manau.

Los comerciantes de Josep Tarradellas, como los del Passeig, han debido luchar contra la larga crisis económica desde 2008, mientras que encaraban con casi estoicismo las largas obras del subsuelo. En este tiempo, no han sido pocos los cambios de propiedad en los comercios ni las persianas que se han tenido que bajar. Los supervivientes esperan ahora que las obras hayan servido cuando menos para ser más competitivos.