‘L’estat de la ciutat (110)’: Incertidumbres preelectorales

Después de la última Festa Major del mandato se inicia la precampaña electoral de las municipales. Otras veces ya dispondríamos de todas las piezas del rompecabezas político para realizar prospectivas con alguna garantía de fiabilidad. Ahora concurren diversas circunstancias de orden estatal, nacional y local que hacen muy difícil realizar pronósticos, más allá de apuntar a las tendencias generales.

En grandes ciudades como Sabadell el resultado de las municipales depende de una combinación de factores de orden local, nacional y estatal. Ahora bien, en estos tres terrenos proliferan las incertidumbres de gran trascendencia política.

En el ámbito de la política española se planean el interrogante de si finalmente el gobierno del PP aprobará la reforma de la ley electoral que permitiría otorgar la mayoría absoluta a la formación que obtuviese el 40 por ciento de los votos. Esta posibilidad no sólo podría modificar la composición de las mayorías, sino facilitar las coaliciones preelectorales. Particularmente en las fragmentadas formaciones a la izquierda del PSC.

Ciertamente, la intención del PP con esta reforma no es contribuir a la regeneración democrática, sino retener las alcaldías de grandes ciudades como Madrid, Valencia o Sevilla que seguramente perdería con la actual ley electoral. Sin embargo, a pesar de la mayoría absoluta que le faculta para aprobar la reforma, le resultará muy difícil hacerlo sin al menos el apoyo del PSOE, sino quiere arrostrar con un elevado coste político. Además dicha reforma podría acabar siendo impugnada ante el Tribunal Constitucional (TC), pues la Carta Magna española consagra el principio de elección del alcalde por los concejales electos y la proporcionalidad del sufragio. Ello podría comportar la anulación de unos comicios celebrados al amparo de una normativa inconstitucional creando un conflicto jurídico-político sin precedentes.

Por otro lado, si el PP aprobase la reforma podría provocar un efecto boomerang y propiciar la formación de coaliciones antiPP que les apeasen de más ayuntamientos de los que hubiesen perdido con la actual normativa. Por todo ello, existen muchas posibilidades que todo quede en agua de borrajas como la reforma de la ley del aborto de Ruiz Galladón. No obstante, no se puede descartar que Rajoy ceda a las presiones de los barones del PP y le conduzcan a cometer el despropósito de implementar esta infausta reforma.

El desenlace de la consulta

Sobre la política catalana planean los numerosos interrogantes suscitados por el incierto desenlace del proceso soberanista y de la consulta del 9N que incidirían directamente sobre el voto de la ciudadanía y especialmente sobre el de las formaciones nacionalistas.

Existen muchas posibilidades que la consulta no llegue a celebrarse si es suspendida por el TC, como parece apuntar de Artur Mas por lo que pudo leerse entrelíneas en el reciente debate de Política General. En este supuesto,  la opción más razonable sería que el president de la Generalitat adelantase las elecciones autonómicas –quizás con carácter plebiscitario- que se celebrarían antes que las municipales. Ello podría incidir directamente sobre los resultados de los comicios locales.

Mosaic SBDxI a Sabadell
Mosaico realzado el 11 de septiembre en la plaza Doctor Robert de Sabadell. Autor: J.d.A,

En efecto, si el punto central del programa de CiU en las pasadas elecciones al Parlament de Catalunya fue la celebración de la consulta soberanista, sería lógico que no poder realizar este objetivo disolviera la cámara y adelantase los comicios. La misma decisión que adoptó hace dos años cuando avanzó los comicios al ser inviable el Pacto Fiscal, el punto estrella de su programa electoral. Además, si Mas no llega hasta el final en el tema de la consulta probablemente perdería el apoyo de ERC su actual socio parlamentario y sin una mayoría en la cámara catalana.

Ciertamente, existe la remota posibilidad que Mas aceptase los requerimientos de Miquel Iceta (PSC) que se ofrece como socio alternativo de Esquerra. Sin embargo, esta opción que permitiría a Mas continuar en el presidencia de la Generalitat hasta agotar la legislatura en el 2016, le supondría un elevadísimo coste electoral en las municipales de mayo de 2015 e incrementaría el trasvase de votos convergentes hacia ERC.

En cualquier de las opciones, todo parece apuntar a que CiU pagará los platos rotos de un eventual fiasco del proceso soberanista. Ello sin contar con que la coalición con Unió pende de un hilo desde que Duran i Lleida anunció la formación de un movimiento centrista liderado por UDC, a lo cual deben sumarse los efectos depresivos para su electorado del caso Pujol.

Sin duda, ERC sería la principal beneficiaría de la eventual debacle de CiU. De hecho, en las pasadas europeas Esquerra superó en votos a la federación nacionalista y se impuso en Sabadell como primera fuerza política de la ciudad. De todo ello se desprende que ERC volverá a entrar en el Consistorio quizás superando sus mejores resultados que en el pasado le otorgaron dos regidores, entre ellos Carme Forcadell, actual presidenta de la ANC. Sin embargo, será muy difícil que, como en las europeas, sea la fuerza más votada de la ciudad, pero quizás sea posible que empate o incluso supere a CiU.

La debacle del PSC

A nivel local la principal incógnita a despejar radica en cómo se repartirán los votos obtenidos por el PSC en las pasadas municipales que previsiblemente experimentará un notable descenso electoral.

En la eventual debacle de los socialistas locales concurren factores de índole internacional que afectan a la credibilidad de la socialdemocracia europea como está ocurriendo en Francia. De ámbito nacional, derivados de su errática postura en el proceso soberanista que ha comportado la escisión del sector catalanista y la dimisión de Pere Navarro. Y de orden local como consecuencia del caso Mercurio.

El PSC de Sabadell no ha sabido estar a la altura de las circunstancias. En vez de encabezar una operación de limpieza del partido y la administración local ha preferido mantenerse en el continuismo. Prueba de ello es que, con el pretexto de la presunción de inocencia, se mantienen a los cargos públicos, de confianza y funcionarios imputados –excepto el ex alcalde Manuel Bustos.

010314 Ayuso_web2
Bustos felicita a Ayuso al proclamarse ganador de las primarias del PSC. Autor: David B.

Esta incapacidad para regenerarse quedó demostrada con la elección como alcaldable en primarias de Josep Ayuso cuyo principal atractivo es presentarse como el continuador de Manuel Bustos. Una situación que ha conducido al desgobierno de la ciudad con un grupo municipal profundamente dividido y cuando el terrible impacto social de la crisis económica exigiría un gobierno fuerte y con las ideas claras. Además la nominación de Ayuso complica extraordinariamente los pactos del PSC con otras fuerzas políticas pues pocas querrán aliarse con un político que se reclama de la herencia del bustismo.

Esta combinación de factores hace prever una fuerte caída del voto socialista que podría comportar que cediesen una alcaldía que han ostentado desde 1999 y la inauguración de un nuevo ciclo en la vida pública de la ciudad.

La fragmentación de la izquierda

En primera lectura el reparto del voto socialista debería beneficiar a los grupos municipales en la oposición y a otras formaciones como Ciutadans (C’s), ERC o Podemos actualmente fuera del Consistorio, aunque dada la tradición izquierdista de Sabadell quienes estarían en mejor disposición para ello serían las formaciones a la izquierda del PSC si no fuera por su elevada fragmentación.

De este eventual crecimiento a costa del PSC debe descartarse al PP que probablemente descenderá en intención de voto, como pudo comprobarse en los recientes comicios europeos. De manera de podría ceder como mínimo uno de los tres ediles que obtuvieron en las anteriores municipales. En el caso del PP a factores de orden general se añaden los de ámbito local derivados de la ruptura de su cabeza de lista Antonio Vega con el partido, actualmente en las filas del grupo de no adscritos y la renuncia al acta de regidora de Nicole Pans. Con lo cual de los tres concejales originales del grupo municipal sólo permanece Esteban Gesa.

En principio, tanto la crisis del PSC como la situación política general podrían favorecer que C’s entrase en el Consistorio. Sin embargo, sus resultados en las europeas arrojan sombras de dudas sobre la consecución de este objetivo y esta formación, que parece haber tocado techo, podría no obtener representación municipal.

Respecto a las fuerzas a la izquierda del PSC de momento existen dos polaridades: la formada por Crida per Sabadell -compuesta por Entesa, CUP y MPS– que ya se ha puesto en marcha cara a confeccionar el programa de las municipales y la coalición ecosocialista formada por ICV y EUIA que aún no han hecho público que se presentaran unidos tras la fractura del grupo municipal. Ello no ha sido óbice para que ICV haya iniciado el proceso de primarias para elegir a su alcaldable.

A estas dos polaridades se añadiría la de Podemos una formación recién nacida que obtuvo unos excelentes resultados en las pasadas europeas y que a la vista de la división de la izquierda podría optar por presentarse en solitario.

Presentación, en la plaça del Treball, este viernes. Autor: David B.
Presentación de Podemos en la plaça del Treball. Autor: David B.

Esta fragmentación ha propiciado el surgimiento de plataformas que instan a la formación de una candidatura unitaria como el colectivo Unir l’esquerra alternativa o el Procés Constituent a la que ahora podría sumarse la iniciativa de impulsar la fórmula Guanyem Sabadell, inspirada en el modelo de Barcelona liderado por Ada Colau, ex portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Ahora bien, en Sabadell no existe una personalidad como la de Colau capaz de servir de aglutinante de las formaciones a la izquierda del PSC.

Hasta la fecha los intentos auspiciados por Unir l’esquerra alternativa y Procés Constituent no han logrado acercar posturas entre las referidas polaridades y la misma suerte podría correr, si lo intenta, Guanyem Sabadell.

Así, pues, todo parece apuntar que estas formaciones podrían concurrir en tres ofertas electorales diferenciadas. Salvo que Rajoy apruebe la reforma de la ley electoral y ello favorezca la articulación de una coalición de las fuerzas a la izquierda del PSC.

Tendencias de fondo

Por tanto, hasta que no se despejen las incertidumbres mencionadas resultará muy complicado realizar una previsión electoral mínimamente fiable. Ahora bien, pueden aventurarse diversas tendencias de fondo que difícilmente se modificarán: la caída de intención de voto del PSC y en menor medida de CiU y PP, así como la entrada de nuevas fuerzas en el Consistorio como ERC, Podemos y eventualmente C’s.

Ello dibujaría un escenario de elevada fragmentación política que obligaría a pactos a tres o cuatro bandas para asegurar la gobernabilidad de la ciudad y donde resulta impredecible quien puede ser el próximo alcalde o alcaldesa de la ciudad.

Foto poratada: El alcalde de Sabadell junto a los portavoces de los grupos municipales en la recepción de Fiesta Mayor. Autor: David B.