Opinión de la FAV Sabadell i AA.VV Can Puiggener: ‘Un barrio: Can Puiggener’

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Federació d’Associacions de Veïns de Sabadell
Asociación de Vecinos de Can Puiggener

Como movimiento vecinal, denunciamos que los recortes de la Generalitat se cebe en los recursos necesarios para llevar adelante políticas de cohesión e integración social, imprescindible para lograr el nivel de convivencia deseable en un territorio y aunque los distintos departamentos del ayuntamiento lleven a cabo intervenciones en ese terreno, constatamos que son insuficientes y/o errados, para afrontar determinados problemas que padecemos en el barrio. Como somos conscientes que la mayoría de ellos, al ser de carácter estructural, difícilmente pueden tener solución en una sociedad injusta, creemos que todo lo que ayude a evitar toda crueldad evitable es positivo. De ahí que censuremos a quienes pudiendo destinar recursos no lo hagan y a la falta de voluntad política para afrontarlos.

Decisiones que se pretenden soslayar tergiversando las propuestas de la asociación de vecinos por lo que estimamos oportuno salir al paso de posicionamientos tan inocuos como irresponsables de una determinada la clase política, aportamos un resumen de los temas centrales y la posición que mantenemos.

Sobre la policía de barrio

Lo que reivindica la Asociación de Vecinos de Can Puiggener, lo mismo que el resto de asociaciones y la FAV, es la implantación de una verdadera policía de barrio, es decir, agentes que patrullando a pie diariamente por el barrio, acaben conociendo todos los rincones, los espacios públicos, las personas y zonas conflictivas, que estén en contacto directo con las entidades y comercios, que recogen las quejas y denuncias de actos incívicos, que llevan a cabo reprimendas o en su caso multas cuando corresponde, que son capaces de ganarse el respeto y confianza de la ciudadanía y que con el tiempo, su presencia, pueden favorecer un clima de seguridad y de convivencia en el barrio. Y eso, no tiene nada que ver con la imagen que lamentablemente está dando los controles con dispositivos policiales desproporcionados, que estigmatiza al barrio, alimentado el mito de que se trata de un barrio con ‘mala fama’. No queremos un barrio controlado policialmente, sino una policía comunitaria.

Sobre ocupaciones de viviendas: las mafias y los malos usos

El movimiento vecinal, considera un sinsentido que existan viviendas vacías y familias sin vivienda y abogamos por que las viviendas vacías sean entregadas a las familias que lo necesiten mediante alquiler social o cualquier otra fórmula, lo que no entendemos es que, en Can Puiggener, exista permisibilidad con mafias que aprovechándose de la desesperación de las familias, cobren un dinero por tirar una puerta abajo. Una práctica que funcionará, hasta que tales mafias no sean perseguidas y la administración dote de viviendas a las familias que la necesiten. Urge un censo de viviendas, municipales o no, vacías y de familias que precisan viviendas para abordar con seriedad el problema y urge crear una bolsa que aborde las dificultades económicas de las familias en orden a cubrir los gastos comunitarios y de suministros.

Sobre la necesidad de atajar los actos incívicos más flagrantes

Can Puiggener es el barrio intercultural por excelencia de Sabadell. Una situación que no afecta a la convivencia, pero es una simpleza negar la existencia de problemas localizados y personas localizables que requieren una respuesta ajustada a la gravedad del incivismo que se trate, sea con mediación o con otras medidas contundentes. Nadie puede aceptar que existiendo situaciones que deterioran la convivencia colectiva, poco o nada se haga. La misma lógica debe aplicarse con las entidades bancarias, que una vez desahuciadas las viviendas por falta de pago se inhiben de sus responsabilidades con las comunidades. Situaciones que reclaman la actuación del Equipo de Gobierno pero también apelamos a la corresponsabilidad de las entidades del barrio a cuya cultural, religión o etnia pertenezcan tales individuos.

En cuanto a la degradación del barrio decir que requiere abordase con rigor temas como las rehabilitaciones, el mantenimiento, etc., pero de entrada, no tiene sentido que no se apliquen ordenanzas municipales y leyes, en temas tan esperpénticos y peligrosos como el de las antenas.

Esperemos que esta breve exposición, ilustren a quien corresponda y les ayude a evitar declaraciones desafortunadas. Can Puiggener es un barrio más de Sabadell, con sus particularidades, sus virtudes y defectos y sus problemas frutos de su peculiar idiosincrasia agravados por la crisis económica y reiteramos nuestra propuesta: como asociación vecinal y movimiento vecinal, definiendo los problemas, sus causas, consecuencias y consensuando acciones, seguro que nos encontraremos con quienes estén por la labor, pero mantendremos una posición crítica cuando las actuaciones se limiten simplemente a “cubrir el expediente”.