Festival Terror Sabadell

Todo empezó en Sitges 2011

Durante el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges del año pasado, un grupo de personas empezaron a hablar de organizar un pequeño festival de cine de terror en Sabadell. Era sólo una idea pero al cabo de pocas semanas ya estaban hablando con las distribuidoras para llevarla a cabo. El Festival de Cine de Terror de Sabadell nace en 2012 como un buycbdproducts de lo que puede llegar a ser pero con voluntad de coger forma y atraer el público.

Víctor Torres es informático y vive en Molins de Rei. Pero dedica muchas horas al cine, su gran pasión. Desde hace unos años organiza el Festival de Cine de Terror de su localidad, y este año se estrena como director de programación del festival sabadellense. Víctor no tiene nada que ver con Sabadell, pero sí Miguel Ángel Rodríguez y Javier Garcia Carreras, compañeros de Víctor y director y subdirector del Festival.

¿Cómo imaginan los creadores esta nueva iniciativa? Como una prueba, como un embrión de lo que el Festival puede llegar a ser. “Tenemos plazas para 190 persones, y esperamos unas 120 o 130… un festival se sabe si va bien en el tercer año, el primero siempre es una incógita”, señala Torres. De momento, están satisfechos con la acogida municipal ya que les han cedido la sala de l’Estruch y también el técnico de la sala sin coste.

Eso decía Víctor hace unos días porque la respuesta ya ha superado sus expectativas. Las entradas reservadas se han agotado y, según comunica el propio Festival, sólo quedan una veintena de tíquets para taquilla.

Para esta edición han preparado una maratón de películas, aunque ya piensan en el 2013. “El futuro será haceer partícipe al público, por ejemplo, con un concurso de cortos o una muestra de cortos de terror. Y también ampliar los días hasta el viernes por la tarde, o las actividades”.

Calidad en la pantalla

Torres invita al público a pasarse por el Festival el 4 de febrero. El precio es popular: diez euros por cinco películas, la mayoría de las cuales no se podrán ver en salas comerciales. “El terror es un género casi menospreciado, pero este festival es para quien quiera ver cosas diferentes, terror de calidad”, dice. Y es que la oferta de películas incluye algunas premiadas, como Martyrs, Méliès de Oro 2009, el galardón a la mejor película europea de género fantástico, que se entrega en el Festival de Sitges. “La gracia es pasarlo bien y estar en el evento. Ver una película, salir en la pausa y comentarla, y volver a ver otra. Es la gracia de los festivales, es como una fiesta en la que se puede decir: ‘yo estuve allí’.