Salón de plenos del Ayuntamiento de Sabadell en el acto de entrega de condecoraciones y de retratos de Hitler. Marcet segundo por la izquierda. Autor: Pérez de Rozas/AFB.

Los nazis en Sabadell

En esta entrega de la sección de historia describimos las diferentes visitas de dirigentes nazis a la ciudad en un momento en que el régimen franquista apostaba por la victoria de la Alemania nazi frente a las democracias occidentales y el comunismo.

El régimen franquista mantuvo al principio de la Segunda Guerra Mundial un abierto apoyo hacia la Alemania nazi y la Italia fascista. Así lo atestiguan los numerosos discursos de Franco a favor de la victoria de las potencias del Eje frente a las democracias occidentales y el comunismo soviético, así como con el nombramiento de su cuñado, Ramón Serrano Suñer, declarado germanófilo y filonazi, como ministro de Asuntos Exteriores.

El cap del partit nazi a Espanya, Hans Thomsen; el governador civil de Barcelona, Antonio Correa Véglisson, i l’alcalde de Sabadell, Josep M. Marcet, passejant pels carrers de Sabadell
El alcalde Marcet, el jefe de los nazis en España, Hans Thomsen y el governador civil, entre otros, el año 1941

Los éxitos militares de los Aliados, a partir del año 1942, unidos a las presiones de Gran Bretaña y Estados Unidos, determinaron un cambio de rumbo de la política exterior del régimen con disolución de la División Azul, formada por voluntarios españoles que combatía encuadrada en el ejército alemán (Werhmacht) en Rusia, la declaración de neutralidad frente a la anterior postura de no beligerancia o con la destitución de Serrano Súñer en septiembre de 1942 y el nombramiento del anglófilo y monárquico Francisco Gómez-Jordana, al frente de la cartera de Exteriores. Aunque. como indica Paul Preston, en una fecha tan tardía como el desembarco de Normandía (1944), Franco seguía confiando en la victoria alemana.

El cumpleaños de Hitler

Durante este periodo, como explica Andreu Castells, existieron numerosos contactos entre dirigentes nazis y sabadellenses. Desde el punto de vista económico, empresarios metalúrgicos locales proporcionaron a la Werhmacht componentes para la radiotelefonía, a través de la empresa Telefunken, radicada en Madrid. Además, numerosos técnicos textiles y algunos estudiantes viajaron al Tercer Reich cuyas visitas eran luego objeto de campañas propagandísticas a favor del nazismo en la prensa local.

El jefe del partido nazi en España. Hans Thomsen,en su visita a Sabadell, a la derecha el gobernador civil, Correa Véglison y a la izquierda el alcalde Marcet.
El alcalde Marcet, Thomsen y el gobernador civil Correa Véglison.

El 20 abril de 1941, con motivo del 53 cumpleaños de Adolf Hitler, Hans Thomsen, jefe del partido nazi en España, acompañado por el jefe del partido en Barcelona, Walter Bartoleit y sus camaradas Robert Fleck y Otto Thimmel, realizaron una visita oficial a Catalunya.

Por la mañana estuvieron en Barcelona y luego se trasladaron a Sabadell, acompañados por el gobernador civil y jefe provincial del Movimiento, Antonio Correa Véglison, el delegado provincial del Frente de Juventudes, Rodríguez Villa y el consejero nacional del Movimiento Luys Santamarina.

En Sabadell fueron recibidos por el alcalde provisional y jefe local del movimiento, Josep Maria Marcet y las jerarquías locales del régimen. Thomsen y este séquito visitaron la Jefatura Local del Movimiento y el sindicato vertical.

Como puede leerse en la crónica del Boletín de Información Local de FET y de las JONS (más info: La primera premsa franquista‘), los visitantes elogiaron “la perfecta organización de las instalaciones y el espíritu de disciplina reinante en todas las dependencias. Una Centuria de Flechas dio guardia de honor a los visitantes, mereciendo la felicitación de los mismos por la marcialidad demostrada”.

Posteriormente, se celebró en el cine Coliseum de Barcelona un solemne acto para conmemorar el cumpleaños de Hitler.

Los retratos del Führer

El 22 de agosto de 1941, al mediodía, descendió de su coche oficial frente al Ayuntamiento de Sabadell, Detlev Elhers, jefe de las Juventudes Hitlerianas en España, acompañado por cinco miembros de esta organización. Fueron recibidos por unas centurias de cadetes y flechas y por la banda de cornetas y tambores del Frente de Juventudes. Elhers subió hasta al despacho de alcaldía, entre dos hileras de cadetes, donde el consejero nacional del Movimiento Luys Santamarina, el comandante militar de Sabadell, José Creu, el juez militar, coronel Feijoó y el alcalde Marcet junto con el resto de la Corporación Municipal. A las doce y media llegó Carlos de Alvear, secretario provincial del Movimiento, en representación del gobernador civil.

Local de la Falange en el actual Casal Pere Quart (febrer 1939). Antoni Martí Basté/FBC
Local de la Falange en el actual Casal Pere Quart (febrer 1939). Antoni Martí Basté/FBC

Todos ellos se desplazaron al salón de plenos donde Alvear ostentó la presidencia, sentándose a su derecha Santamarina, Marcet y el coronel Feijoó y a su izquierda, Elhers, José Creu y el párroco y arcipreste, José María Vázquez. Inició los parlamentos, Pedro Riba, delegado comarcal del Frente de Juventudes, quien elogió al pueblo alemán y a su Führer en su lucha contra el comunismo ruso, afirmando que la juventud española esperaba el momento para demostrar su agradecimiento por la sangre que derramó el pueblo alemán en “nuestra Gloriosa Cruzada”. Finalizó su alocución con vivas a España, a Alemania, a Franco, a Hitler y a las Juventudes Hitlerianas.

Elhers le respondió con un discurso donde glosó la lucha en común de los pueblos español y alemán contra el enemigo común, “desde que la Legión Cóndor luchó con vosotros en vuestra epopeya de liberación, como hoy continúa esa gloriosa División Azul luchando junto a nosotros”. Acto seguido, entre fuertes aplausos, hizo entrega de tres retratos de Hitler: uno a Marcet como representante del Ayuntamiento de Sabadell, otro a Riba para el Frente de Juventudes y el último al director de la Escuela de  Bachillerato, Leopoldo Rovira, quien ejercía las funciones de intérprete con los visitantes alemanes. Asimismo, impuso la insignia de honor de las Juventudes Hitlerianas a Marcet, Riba, Montserrat Sempere, regidora comarcal del Frente de Juventudes Femeninas y Magda Coret, delegada comarcal de la Sección Femenina del Movimiento. Coret había sido condenada a muerte por las autoridades republicanas al final de la Guerra Civil por su participación en la Quinta Columna y era en esos momentos uno de los personajes más influyentes del régimen en la ciudad.

Seguidamente, tomó la palabra el alcalde Marcet quien agradeció en nombre de la ciudad que se le otorgase la insignia de honor de las Juventudes Hitlerianas que llevaría siempre en su corazón. Asimismo dedicó palabras elogiosas al pueblo alemán e hizo votos para que en “el curso de esta lucha que ha de llevar al gran pueblo del Reich a la victoria, que también es la victoria de España”. Luego pidió un saludo de homenaje para Santamarina y Alvear que fue respondido con todo el público en pie con el saludo fascista y cantando el Cara al Sol.

Detlev Ehlers libra el retrato de Hitler dedicado. A la derecha, el alcalde Marcet, el 22 de agosto de 1941, Autor desconegut/AHS
Detlev Ehlers libra el retrato de Hitler dedicado. A la derecha, el alcalde Marcet, el 22 de agosto de 1941, Autor desconegut/AHS

Marcet continuó su discurso glosando este “acto de confraternidad germano-hispana” y manifestando su satisfacción por cumplir con el acuerdo de la Corporación Municipal de imponer la Medalla de la Ciudad al jefe de las Juventudes Hitlerianas. Tras ello se volvió a cantar el Cara al Sol, entre vítores a España y Alemania, a Franco y Hitler. Marcet dio por terminado el acto, despidiendo a los visitantes y pasando revista a la centuria de cadetes y flechas que formaban frente al Ayuntamiento. Mientras los dignatarios nazis y falangistas subían a sus coches oficiales volvieron a repetirse los vivas a España y Alemania, al Caudillo y al Führer.

También visitó la ciudad, el 17 de abril de 1942, Pablo Gutherms, secretario del partido nazi, acompañado por Fisher, director de la Casa de Alemania en Barcelona.

Sección femenina

Diferentes organizaciones femeninas del partido nazi realizaron diversas visitas a Sabadell. El 8 de mayo de 1941 recaló en Sabadell una delegación de la sección femenina de las Juventudes Hitlerianas, lideradas por Luise Michel, acompañada por trece compañeras que habían resultado las mejores calificadas en el “cursillo de mandos” de esta organización. El premio consistía en una gira por España el cual al mismo tiempo servía para difundir el modelo nazi. La delegación llegó a la ciudad, acompañadas por la delegada provincial de la Sección Femenina de Falange, Felisa Bigler y del delegado provincial del Frente de Juventudes, Rodríguez Villa.

La comitiva fue recibida por el alcalde Marcet, Magda Coret y diversos delegados locales del partido único. El cortejo visitó la Jefatura de la Falange y de la Sección Femenina donde fueron obsequiadas con ramos de flores a cargo de “tres camaradas que vestían trajes típicos españoles”. A continuación se dirigieron al sindicato vertical y a la Casa de Flechas Femeninas en cuyo patio estaba formada una centuria. En ese momento llegó Delvet Elhers y su lugarteniente que se sumaron a la comitiva hasta el cuartel del Frente de Juventudes donde les rindieron honores la banda de cornetas y tambores y una centuria de cadetes formada en el patio.

Foto portada: Magda Coret, a l'esquerra, encausada en el procés contra la Quinta Columna i cap de la Secció Femenina de Falange en un acte amb dones de les joventuts femenines del partit nazi
Magda Coret, Luise Michel y otras militantes. Josep Mª Pérez Molinos/AHS

Tras esta visita, el séquito se trasladó al patio de la Delegación Comarcal del partido único donde, en una tribuna instalada a tal efecto, presenciaron el desfile de tres centurias de cadetes sabadellenses. Terminado el desfile, la banda de música de la Falange interpretó el himno nacional alemán, escuchado con el saludo fascista. Seguidamente, con el acompañamiento musical de la Cobla Molins, se interpretaron danzas típicas a cargo de la sección del folklore de la Obra Sindical de Educación y Descanso y ejercicios de gimnasia rítmica. Para finalizar la demostración la banda de música interpretó el Cara al Sol precedidos por los gritos del alcalde Marcet: ¡Heil Hitler! y ¡Viva Franco!

A continuación, la comitiva se desplazó al Santuario de Nuestra Señora de la Salud donde se les mostró las obras de reconstrucción del templo, destruido en los primeros compases de la Guerra Civil, hasta la hora de la comida que les fue servida en la hospedería. Tras la colación, tomó la palabra el profesor Leopoldo Rovira quien en alemán expresó la admiración de los españoles por el pueblo germano que fue respondido con otro parlamento de Michel. Acto seguido, Marcet manifestó su satisfacción por tener como huéspedes a representantes de la Juventud Hitleriana y sus deseos de que Alemania obtuviera la victoria en la guerra que sostenía contra las democracias que también representaría el triunfo de España. Acabó su discurso con los gritos de ¡Heil Hitler!, ¡Viva Alemania! y ¡Arriba España! Las alemanas entonaron diversas canciones populares de su país que fueron muy aplaudidas.

De vuelta a la ciudad, se desplazaron a la Caixa d’Estalvis donde visitaron una exposición de artistas locales y posteriormente se trasladaron a la empresa textil Llorens y Torra. Al montarse en el autocar fueron despedidas otra vez con los gritos de ¡Heil Hitler!, ¡Viva Alemania! y ¡Arriba España!

Unos meses después, el 17 de febrero de 1942, visitó la ciudad Ruth Moll, delegada en España de la Sección Femenina del partido nacionalsocialista. La jerarca nazi vino acompañada por Magda Coret, la regidora nacional de Falange Exterior y las regidoras de Cultura, Personal, Prensa y Propaganda de la delegación provincial de Barcelona. Aquí visitaron la Jefatura local del Movimiento, siendo recibidas por su secretario local, el secretario de los excombatientes, el jefe de la secretaría y la delegada de la Sección Femenina.

Ruth Moll inspeccionó las diversas dependencias de la Sección Femenina y firmó el libro de visitantes ilustres de la Jefatura local. Seguidamente, se trasladó al Frente de Juventudes Femeninas. Un grupo de estudiantes del Colegio de Bachillerato, dirigidos por Leopoldo Rovira, interpretó varias canciones alemanas. Finalmente, la comitiva se trasladó a la Jefatura local del Movimiento donde les esperaba el alcalde Marcet que intercambió algunas frases de salutación con la jerarca nazi que abandonó la ciudad tras ser obsequiada con un ramo de flores.

Marcet y la División Azul

En sus memorias, Mi ciudad y yo, Marcet intenta correr un tupido velo sobre estas visitas y relaciones amistosas con los nazis.

“Todos los que habíamos luchado al lado de Franco sentíamos la natural gratitud hacia los pueblos de Italia y Alemania. Sin embargo, tampoco teníamos motivos para oponernos contra los pueblos inglés y francés”.

Afirma –contra las evidencias históricas- que “en la ciudad no hubo ninguna influencia directa ni del nacionalsocialismo alemán ni del fascismo italiano. Tampoco se vio nunca ningún soldado de estas nacionalidades”; lo cual no es cierto por lo que respecta a la Legión Cóndor y a las tropas italianas que entraron en Sabadell el 27 de enero de 1939.

Salida de los voluntarios de la División Azul de la Estación de Francia (5 julio 1941). Autor: Pérez de Rozas/AFB
Voluntarios de la División Azul de la Estación de Francia. Autor: P. de Rozas/AFB

No obstante, manifiesta su total apoyo a la División Azul, al punto que asegura que se presentó voluntario para luchar contra el comunismo, pero que tuvo que desistir obedeciendo “una orden superior obligándome a renunciar a mi intención de partir al frente ruso”. De hecho, cuando desde Falange se anunció la apertura del reclutamiento de voluntarios, Marcet envió el siguiente telegrama al gobernador civil de Barcelona: “Ayer como hoy, a las órdenes de Franco para que las banderas de la Falange entren victoriosas en Moscú. ¡Arriba España!”

Asimismo, expresa su admiración por la veintena larga de voluntarios sabadellenses que se alistaron en la División Azul, tres de los cuales murieron en la Unión Soviética. Explica cómo, mediante un acuerdo sindical, se dispuso que las empresas “abonaran a los familiares de los voluntarios la totalidad de sus haberes”. Entre los voluntarios, Marcet elogia al joven poeta Josep Deu Amat, “cuyo alistamiento produjo general asombro”.

“Era un joven de carácter místico y tímido, y nadie lo hubiese creído capaz de tomar semejante decisión. Estuvo cerca de dos años en el frente ruso de Leningrado, desde donde enviaba cartas que se publicaron el diario local de Sabadell”, dice Marcet.

Además de los tres sabadellenses muertos, hubo dos mutilados, Lluís Serra Bertrán y Lluís Marugat Salvans, ambos condecorados con la Cruz de Hierro germana y el segundo con la Medalla de Plata de la ciudad en un acto solemne celebrado en el Ayuntamiento, el 16 de abril de 1942, donde Marcet elogió su lucha “a fin de extirpar para siempre los seculares enemigos de la Religión y de la Patria”.

Posteriormente, el 27 de enero de 1944, coincidiendo con el quinto aniversario de la entrada de las tropas franquistas en Sabadell, se impuso la Medalla de la Ciudad a otros voluntarios que, como escribe Marcet en sus memorias, “habían cumplido con su deber defiendo en Rusia los principios de la civilización occidental y cristiana.”

Bibliografia

CAPDEVILA, Mireia i VILANOVA, Francesc. Nazis a Barcelona. L’esplendor feixista de postguerra (1939-1945), L’Avenç, Barcelona, 2017.
CASTELLS, Andreu. Sabadell, informe de l’oposició. El franquisme i l’oposició sabadellenca (1939- 1976), Riutort, Sabadell, 1983.
DEULONDER, Xavier. Els nazis a Catalunya. Llibres de l’Índex, Barcelona, 2007.
MARCET COLL, José María. Mi ciudad y yo. Veinte años en una alcaldía. Duplex, Barcelona, 1963.
PRESTON, Paul. Franco. Caudillo de España, Grijalblo, Barcelona, 1994.
Boletín de Información Local de FET y de las JONS, 18/04/ 1941, 20/02/ 1941 y 23/08/1941.
Sabadell, 21/02/1942.
La Vanguardia, 22/04/1941, 23/08/1941 y 18/02/1942.

Foto portada: el salón de plenos del Ayuntamiento de Sabadell en el acto de entrega de condecoraciones y de retratos de Hitler. Retrato de Francisco Franco presidiendo la sala. A la derecha una esvástica. Sentado, el segundo por la izquierda el alcalde Marcet, el tercero por la izquierda es el jefe del Partido Nazi en España. Autor: Pérez de Rozas/AFB.