Eleccions

‘Análisis’. Paisaje después de la batalla

El resultado las elecciones municipales indican el final del mandato de transición iniciado hace cuatro años y comandado por el quatripartito. Ahora todo apunta a que la socialista Marta Farrés será la primera alcaldesa de la ciudad.

Las elecciones municipales del 26M ha puesto punto final al mandato de transición iniciado hace cuatro años cuando el electorado castigó severamente al PSC por el caso Mercurio y pasó de 13 a cinco concejales. De este modo se abrió la puerta a un gobierno quadripartito formada por dos formaciones de la izquierda independentista, ERC y Crida per Sabadell, y dos del espacio de los Comunes, Unitat pel Canvi y Guanyem Sabadell.

El elevado número de candidaturas, 16,  el mayor en la historia reciente de Sabadell y la fragmentación de los espacios políticos, particularmente a la izquierda del PSC y en el centroderecha españolista, han provocado la concentración del voto en las dos formaciones centrales de los bloques independentista y constitucionalista, PSC y ERC, respectivamente. Estas dos formaciones fueron las únicas que aumentaron tanto en número de voto como en porcentaje, mientras que las demás fuerzas políticas perdieron apoyos electorales.

El resultado de los comicios revela que el electorado de los barrios de la ciudad, que otorgaron las mayorías a Manuel Bustos, ha pasado página de esta infausta etapa otorgando a Marta Farrés una clara mayoría.

En el conjunto de la ciudad, los socialistas obtuvieron 28.810 votos (29,86%) y diez concejales, prácticamente doblando los registros de las municipales de 2015. Su victoria se cimentó en los distritos de la periferia; así en los barrios del norte obtuvo el 46,68 por ciento de los votos, en los del sur el 40 por ciento o en Torre-romeu el 41,45 por ciento. Esta ventaja aun podría haber sido mayor si tenemos en cuenta el diferencial en la participación entre los distritos del Centro, en el sentido sociológico del término, que votan opciones independentistas, respecto a los barrios de la periferia. Mientras en el distrito 1 (Centro) aumentó el 9,4 por ciento, en los barrios del norte el incremento fue del 5,7 por ciento o en Torre-romeu sólo el 1,1 por ciento.

Marta Farrés celebrant la victòria electoral. Autor: David B.
Marta Farrés. Autor: David B.

ERC con 19.281 votos (19,98%) y siete ediles, se impuso con claridad en el Centro (27,14%), Creu Alta (25,73%) y Gràcia-Can Feu (25,47%), donde su principal rival electoral más directo Junts per Sabadell, cedió el 6,76%, 6,57% y 3,91% respectivamente. Esto explica la pérdida de uno de los cuatro regidores de la formación liderada por Lourdes Ciuró y que la pugna en la ciudad por la hegemonía del espacio independentista se haya resuelto con claridad a favor de ERC.

La Crida per Sabadell con 10.706 votos (11,1%) y tres regidores se sitúa como tercera fuerza política de la ciudad, pero pierde un edil y 2,12% de sus apoyos, lo cual es grave cuando la participación en el conjunto del municipio ha aumentado en un 7,6 por ciento y aún más donde esta formación obtiene sus mejores resultados. La Crida no ha podido capitalizar que Maties Serracant haya ostentado la alcaldía en estos dos últimos años y logra obtiene sus mejores registros en el Centro (17%), Creu Alta (14,4%) y Gràcia (15,2%), lo cual revela el carácter mesocrático de sus bases electorales. Ahora bien, dados los malos resultados de la CUP en el conjunto de Catalunya, puede decirse que en Sabadell han resistido bastante bien.

La correlación de fuerzas en el Consistorio y la formación de mayorías se ha visto seriamente alterada por la fragmentación de dos espacios electorales: la izquierda no independentista del PSC y la derecha españolista.

En efecto, el ámbito de los Comunes concurrió en cinco listas: Podemos, Sabadell en Comú, Ara Sabadell, 100% Sabadell y Ganemos. Si sumamos los porcentajes de estas formaciones habrían obtenido el 12,39% de los votos que habrían equivalido a tres concejales. Sin embargo, sólo Podemos ha logrado un edil, dejando sin representación a las listas encabezadas por Joan Berlanga y Marisol Martínez. Podemos obtiene sus mejores resultados en los barrios del norte (7%), sur (7,6%) y Torre-romeu (9%), los mismos donde el PSC obtiene sus mayores registros.

El voto de la regidora lograda por Podemos, Marta Morell, vale su peso en oro. La suma de las fuerzas constitucionalistas (PSC+Cs) es de 13 concejales, los mismos que la suma de tres fuerzas independentistas ERC, Junts per Sabadell y Crida. Morell dispone de la capacidad de decantar la balanza en el improbable caso que apoyara a estas tres formaciones para impedir que Marta Farrés accediese a la alcaldía.

La división del voto de la derecha españolista representada por PP y Vox ha propiciado que la lista liderada por Esteban Gesa perdiese su acta de regidor y que la encabezada por Patricia Muñoz no entrase en el Consistorio. Aunque la suma de ambas formaciones, 4,78 por ciento, resulta insuficiente para conseguir representación municipal. El PP obtiene su mejor resultado en los barrios del sur (4,16%) y Vox en Torre-romeu (3,53%).

Ciudadanos se sitúa como cuarta fuerza política de la ciudad con 9.854 votos (10,2%) y los mismos tres regidores que ya tenía. Esto ha supuesto una decepción para el partido naranja que esperaba crecer y obtener el cuarto edil del que quedó muy cerca en las municipales del 2015. Por el contrario, han perdido el 1,8 por ciento de sus apoyos electorales. Esto es debido a la concentración del voto útil constitucionalista en el PSC, pero también por el giro a la derecha de su dirección estatal, cuando los votantes de los barrios periféricos de la ciudad provenían de la izquierda. C’s obtiene sus mejores resultados en Ca n’Oriac (14%), los barrios del sur (12%), Torre-romeu (13,5%) y Can Rull (13,6%).

¿Marta Farrés alcaldesa?

La distancia entre PSC y ERC, 9.529 votos y tres concejales, facilitan extraordinariamente que Marta Farrés sea la primera alcaldesa de Sabadell. Ciertamente existe la posibilidad aritmética de desbancarla si ERC, Junts per Sabadell, Crida y Podemos sumaran sus votos en torno a un candidato alternativo. Ahora bien, esta posibilidad, aunque no se puede descartarse teóricamente y políticamente ha sido defendida por Juli Fernàndez y Maties Serracant, presenta tres serias dificultades. En primer lugar, aunque esta suma podría darse para la investidura es difícilmente concebible un ejecutivo municipal donde dos fuerzas a la izquierda del PSC, Crida y Podemos, compartiesen responsabilidades de gobierno con Junts per Sabadell que representa el centroderecha independentista. En segundo lugar, la proximidad sociológica y política entre PSC y Podemos, haría difícilmente explicable a los electores de la formación morada que otorgasen la alcaldía a Juli Fernàndez. En tercer lugar, Marta Morell ha levantado durante la campaña electoral bandera del feminismo y sería extraño que ahora impidiese que una mujer ostentase por primera vez la alcaldía de la ciudad.

Los siete concejales electos de ERC. Autor: E.B
Los siete concejales electos de ERC. Autor: E.B

Otro aspecto a considerar son los malos resultados del quadripartito que ha gobernado la ciudad durante estos cuatro años. Sólo ERC ha incrementado sus apoyos y eso debido más a circunstancias de política general que a su gestión municipal. Crida ha perdido un concejal y las candidaturas lideradas por Joan Berlanga y Marisol Martínez han desaparecido del mapa. Esto revela que el electorado de Sabadell ha suspendido su orientación política y su gestión de la ciudad y quien ha pagado los platos rotos han sido las dos formaciones de la izquierda no independentista. Todo un aviso para Marta Morell.

Lección europea

El resultado de las elecciones europeas en Sabadell,  que también ganó el PSC aunque con un menor porcentaje de votos, nos permite extraer una lección. El electorado sabe diferenciar entre los distintos comicios a pesar de coincidir en el mismo día. Esto se muestra de manera palmaria en la correlación de fuerzas entre ERC y Junts per Catalunya. Mientras que en las municipales ERC se impuso claramente a Junts per Catalunya con 10.000 mil votos de diferencia a su favor; en las europeas el factor Puigdemont fue determinante y lista que encabezaba ha obtenido 4.655 votos más que ERC.

Como ha observado la directora adjunta de La Vanguardia, Lola García, cuando el electorado independentista elige gestión vota ERC, cuando quiere manifestar su malestar lo hace por Puigdemont.

Foto portada: papeletes de voto en la Escola Industrial. Autor: David B.