Adrián Hernández. Autor: David B.

Adrián Hernández (Cs): “buscaremos apoyar o que el PSC nos apoye”

Andrián Hernánez Moyano nació en 1983 en Sabadell y reside en el barrio de La Roureda. Diplomado en Relaciones Laborales y licenciado en Ciencias del Trabajo, trabaja en la administración del Hospital de Terrassa. Es soltero hasta el próximo sábado en que piensa casarse. No había militado en ningún partido político, está sindicado en la UGT, es socio de Club Natació Sabadell, Centre d’Esports Sabadell, Save the Childen y de San Sebastíán de los Ballesteros.

Hernández se define como socioliberal y en el eje nacional se siente cómodo considerándose autonomista o federalista.

¿Qué significa su propuesta de “papel cero” y cómo se concretaría?
Aquí hay dos vías. Primero el tema que tenemos que implementar de la administración electrónica que vendrá por legislación y donde ya vamos tarde. Segundo, en el momento que se implemente ésta habría que dar un paso más allá. Todo lo que se pueda hacer sin necesidad de papel y no sólo entre ciudadano y administración, sino entre la propia administración. Esta propuesta está dirigida a la propia administración.

¿En qué consistiría la Aplicación Ciudadana Única que ustedes plantean?
Se trata de hacer una aplicación para que el ciudadano pueda realizar desde el móvil todas las gestiones posibles con el Ayuntamiento.

¿Me podría explicar el contenido del Plan de Gestión e Información de Emergencias?
A nivel municipal no existe un plan de emergencias un coordine las laborales de la Policía Municipal, Protección Civil, Bomberos…se trataría de coordinadar los esfuerzos de todos los actores de la ciudad cuando se produce una situación de emergencia.

¿Cómo se plasmaría su propuesta de garantizar el uso de la lengua castellana en todos los trámites administrativos y servicios públicos?
Es una cosa muy sencilla. En el Reglamento Orgánico Municipal (ROM), que nosotros aprobamos en un esfuerzo para que lo fuera por unanimidad, hay un artículo que nos dolía mucho y por eso en primera instancia nos abstuvimos, que reconocía que la lengua catalana era la propia de la administración. Ahora mismo no hay problemas con la ciudadanía para dirigirse en castellano a la administración pública, pero nos gustaría sentirnos cómodos en el ROM.

Adrián Hernández. Autor: David B.

¿Qué objetivos persiguen con su propuesta de auditoría de los servicios municipales externalizados?
Hemos detectado estos años una parte positiva en la medida que el gobierno ha tenido la voluntad de fiscalizar con respecto al anterior gobierno socialista que tenía de todo menos control, pero no tenemos una auditoría externa. Para hablar claro, en el informe Colomer [en referencia al asesor del gobierno Jordi Colomer] sobre SMATSA hemos visto muchas lagunas, cosas que decía de las que luego se ha tenido que desdecir. Se trata de que cuándo nos sentemos a negociar con las concesionarias, tengamos los datos objetivos para saber si están cumpliendo. Con una auditoría externa sabríamos en qué campo estamos jugando y, partir de ahí, exigirle a la concesionaria. Y no entrar directamente a cuchillo con un informe que es de parte como el que le he citado.

¿Cuál es el objetivo del Plan Estratégico de Subvenciones que propugnan en su programa?
Ante todo fijar el principio de igualdad entre las entidades y evitar las sospechas de amiguismo con entidades afines con el poder político. Por otro lado, hay entidades de la ciudad vinculadas al tercer sector a las que se conceden subvenciones nominativas. Queremos trabajar con una parte del 30 por ciento de los presupuestos del Ayuntamiento que son de contratación pública. Tenemos que liderar la contratación pública y ponernos al día con la nueva ley, de manera que un experto le saque todo el partido. También hay entidades con las que se podría concertar y huir de las subvenciones nominativas. Estoy pensando en entidades como AVAN y Ethos, relacionadas con el tema médico-asistencial, que son privadas pero que dan un servicio excelente a la ciudad. Lo mejor sería establecer una relación más profesional y no tan dependiente si concertamos equis plazas de atención al usuario. Este plan consiste en tres ejes: liderar la contratación pública, realizar un plan de subvenciones y concertar aquello que se pueda concertar.

¿Cuáles serían las atribuciones de los Consejos de Barrio y en qué se diferenciarían de los actuales Consejos de Distrito?
Los actuales Consejos de Distritos abarcan unas áreas donde hay unas zonas que no tienen nada que ver con las otras. Por ejemplo, en el distrito dos la Creu Alta no tiene nada que ver Can Puiggener o en el distrito tres La Roureda no tiene los mismos problemas que la Plana del Pintor. La idea sería bajar más al terreno del propio barrio. A lo mejor llegas a la conclusión que hay dos barrios que tienen la misma idiosincrasia. Les llamamos Consejos de Barrio, pero se podrían llamar de otra manera. Durante este mandato han surgido varios grupos paralelos a los Consejos de Distrito, como Àgora Nord, y quizás eso ya podría ser un Consejo de Barrio. Se trata de bajar un poco más al terreno del barrio y que el concejal de distrito esté más al día de las peticiones del barrio y no del distrito en general.

Ustedes recogen en su programa la reivindicación del movimiento vecinal de los Planes Integrales de Barrio ¿Cómo se concretaría esta propuesta?
Vamos a invertir en los barrios lo que no se ha invertido en los últimos ocho años. Ha habido muy buenas palabras, pero los barrios están como están. Aquí entra de todo, desde los centros socioeducativos, que harían falta en algunos barrios como Campoamor, el espacio público, la rehabilitación de viviendas, la limpieza…toda una serie de cosas que hacen que el barrio sea más atractivo.

La gran inversión de dinero va a ir a la rehabilitación urbana a fin de recoger algunas comunidades que ahora están hechas un desastre entre otras cosas por el fenómeno okupa. Hemos de actuar con fuerza en comunidades que están degradadas. Esos pisos los va a comprar el Ayuntamiento, vamos a reformar el edificio, vamos a traer las 2.000 personas que tenemos en la lista de espera de VIMUSA, gente que está trabajando pero con pocos recursos, vamos a intentar repartirlas por zonas para evitar la formación de guetos en algunos barrios.

Al final el espacio público es dinero. En el tema de rehabilitación actuaríamos en barrios concretos, también en materia de seguridad.

¿Qué es el Punto de Asesoramiento para Emprendedores?
Ahora tenemos una legislación estatal, en parte autonómica y alguna competencia a nivel municipal. La idea sería que existiese un punto donde aquel emprendedor municipal se le informase de todas las ayudas que puede recabar en todos los niveles de la administración. También, donde el Ayuntamiento está intentando atraer inversiones y por ahí puede encauzar su proyecto. Sería un asesoramiento en la línea de lo que en Barcelona se está haciendo con Barcelona Activa.

¿Cuál es el contenido de las Áreas de Promoción de Economía Urbana?
Esta es una de las grandes apuestas y se refiere a los polígonos industriales. Se trata de una competencia municipal. Muchos polígonos están completamente abandonados, en cuestiones básicas como el transporte o la limpieza con una imagen que desincentiva las posibles inversiones.

¿Cómo funcionaría su propuesta de los cheques-guardería?
Nuestro objetivo final es la universalización de la educación de 0 a 3 años que entendemos tiene que ser gratuita. A nivel de España se consiguió los 1.000 euros de deducción fiscal. Aquí la idea es construir la guardería de la Concòrdia y luego otra guardería. Nuestro objetivo es que, a final de mandato, ir hacia la gratuidad o al menos tener una aportación extra pagada por el Ayuntamiento. Las personas que entren en la guardería municipal tendrían la ayuda estatal y el Ayuntamiento compensaría con una cantidad que no hemos definido. Quien haya pedido plaza pública y no le haya tocado porque estaba el cupo lleno dispondría de esa ayuda. La idea final es acabar este mandato con casi la gratuidad de las guarderías porque creemos que es un elemento de igualdad de oportunidades porque se ha demostrado que los que cursan esa educación tienen mejores resultados académicos.

¿El cheque-guardería iría vinculado al nivel de renta o sería universal?
Sería universal, de la misma manera que existe a nivel nacional.

En su programa plantean un Plan Integral contra la Pobreza Infantil ¿Han cuantificado en el nivel de esta problema en Sabadell? ¿En qué consistiría este plan?
Se trataría de desarrollar a nivel municipal el plan de lucha contra la pobreza infantil del gobierno socialista a través de un Alto Comisionado. A nivel municipal vamos a desarrollarlo y a invertir dinero en ello. Hablamos de un nivel de pobreza estructural y en esa bolsa existe bastante infancia. Ahora hace falta poner recursos pues actualmente no se ponen. Está nombrado en el Pla Estratègic d’Acció Social, pero se quedó ahí como un titular.

¿Qué funciones tendría el agente tutor que ustedes destinarían a la Policía Municipal?
Nuestro modelo es el de la policía comunitaria.

No tenemos miedo en decir que primero está la prevención, llegando a la policía de barrio que realmente conozca el barrio. Después existe una policía reactiva que actúa cuando se comete un delito. El agente tutor sería ese agente con experiencia en un sector o un barrio que vaya trasladando ese conocimiento del territorio a las nuevas incorporaciones de la plantilla porque ahora muchos policías se van a jubilar y va a entrar gente nueva sin conocimiento de la ciudad.

Ustedes plantean que VIMUSA, además de su función en la promoción de la vivienda de protección oficial, fuese una gestora de energía ¿A qué se refieren con ello?
Imagínese que entramos en una comunidad del tipo que le he comentado antes, VIMUSA nos pondría arriba las placas solares y sería la gestora. Haría una inversión inicial importante que con el tiempo tendría su retorno. De manera que se encargase de gestionar la energía en general, no sólo las placas solares. Ya que es un instrumento propio del que disponemos, utilicémoslo nosotros en vez que otros hagan negocio y vinculémoslo a temas como el de la pobreza energética.

En materia de infraestructuras plantean la construcción de una biblioteca en el distrito cinco y un pabellón deportivo en Merinals ¿Dónde se ubicarían estos equipamientos? ¿Prevén la construcción de más infraestructuras?
En materia de inversiones hemos sido muy cautos en nuestro programa electoral. Sólo proponemos la guardería de la Concòrdia, el centro abierto de Espronceda-Campoamor y estos dos equipamientos por los que usted me ha preguntado. Es muy fácil prometer, pero creo que en los próximos cuatro años la ciudad tiene que invertir tanto, como en el Plan Integral de Barrios, que empezar a prometer grandes equipamientos cuando hay otros que no están al cien por cien, es un error. Respondiendo a su pregunta, la biblioteca podría encajar en la nave que se adquirió en Sallarès i Deu.

Adrián Hernández. Autor: David B.

El pabellón de Merinals en el terreno que desde hace años está previsto para ello. En este caso lo importante del pabellón, que no sería como el del norte sino algo más sencillo, es que en Merinals hay unas entidades, de fútbol sala y de patines, que están desarrollando un trabajo social extraordinario con la mayoría de niños de origen inmigrante que si no fuera por eso estarían dejados de la mano de Dios. Sería un espacio polivalente, que también podría utilizar la asociación de vecinos, pero que permitiría dar horas de refuerzo para esos niños porque ahora cuando llueve no hacen nada. Este equipamiento no es tanto por la necesidad de un equipamiento deportivo, sino por la necesidad de recuperación social del barrio de Merinals.

Cuáles son sus propuestas en materia de movilidad en general y sobre la Gran Vía en particular?
Seré bastante claro: lo que se está planteando sobre la Gran Vía lo compartimos bastante.

Pero me parece un poco tramposo engañar a la gente como si la Gran Vía fuese una apuesta de este mandato. Esto no es así. El objetivo de este mandato es liderar desde el Ayuntamiento que realmente se comience a construir la ronda Norte, la conexión con Castellar, o el conjunto de rondas si puede ser. Ese sería el principal éxito del mandato si lo consiguiéramos. Ahora mismo no puedes pacificar la Gran Vía hasta que no tengas las rondas.

Se nos dice que van a pacificar el Centro y la Gran Vía al mismo tiempo. Tenemos un problema porque si pacificas el Centro tendrás un problema con la Gran Vía y viceversa. Eso sería engañar a la gente. Estamos 100 por cien de acuerdo que la Gran Vía tiene que ser algo diferente, pero desde hace muchos años que esto se está prometiendo. Hay gente que piensa que ahora se ha puesto sobre la mesa el debate pero lleva arrastrándose desde hace muchos años. Si soy el alcalde mi prioridad en este tema sería la conexión con Castellar y a partir de ahí podremos encargar estudios sobre la Gran Vía que queremos.

¿A su juicio cuál debería ser la relación de la ciudad con el Aeropuerto?
Primero defenderlo. Ha habido algún movimiento relacionado con algún accidente con muertos pero del personal del Aeropuerto. Este es un tema recurrente. Ahora mismo no existe un problema de seguridad. Nosotros apostamos por el Aeropuerto, queremos transmitir ese mensaje a la ciudad. El valor añadido, más allá del que ya existe, lo vinculamos al espacio de Sant Pau de Riu-sec sobre qué actividades relacionadas con el mundo de la aeronáutica se pueden instalar allí. Esto hubiera sido una gran apuesta al inicio cuando teníamos más terreno, algo parecido a lo que hizo Sevilla con toda la industria que se generado allí, e intentar atraerlo a través de los campus universitarios que tenemos en Sabadell y Terrassa. Se trataría de generar allí algún espacio relacionado con la industria aeronáutica.

Sabadell tiene un problema grave con la vivienda ¿Cuáles serían sus propuestas para resolver esta cuestión?
En vivienda tenemos la mesa de emergencia para los casos más sangrantes. Por otro lado, tenemos personas que están trabajando pero con empleos precarios y con bajos salarios que están en la lista de espera de VIMUSA, que son más de 2.000 personas. También hay personas a las que les está resultado muy difícil seguir viviendo en Sabadell. El objetivo final es que Sabadell no se convierta en una ciudad-dormitorio y que nuestra población no acabe yéndose a otros municipios del entorno. Por ello, se debe hacer una apuesta atrevida por la vivienda.

Hay que construir, hay que rehabilitar y hay que apostar sin complejos por la colaboración y la compra en el retracto con las entidades bancarias para adquirir vivienda. De esas viviendas una parte iría destinada a las emergencias y otras a esas personas que quieren emanciparse pero que no pueden hacerlo por los elevados precios del alquiler. Esta es una de las grandes inversiones que vamos a tener que hacer y que estaría relacionada con el Plan Integral de Barrios.

En los barrios de la ciudad existe una gran preocupación respecto a la seguridad ciudadana y la limpieza y mantenimiento de la Vía Pública ¿Qué propondría para dar respuesta a esta situación?
En las carpas que hemos montado en esta campaña son los dos temas principales, además de que echemos a los independentistas. En esta ciudad hace falta poner más recursos para la limpieza viaria. En este último mandato, el Ayuntamiento de Terrassa le ha subido a su empresa pública el presupuesto en tres millones de euros porque no llegaba. Aquí hacen falta barrenderos y algún camión de recogida.

Nosotros lo decimos claramente: vamos a incrementar los recursos porque de otro modo no vamos a conseguir una ciudad relativamente limpia y en algunos barrios más por su tipología social. Eso no es contradictorio con el trabajo que comentábamos de auditoría externa que es independiente de este tema.

Respecto a la segunda cuestión tema, tenemos un problema de sensación de seguridad. Este gobierno ha gestionado la policía de la peor manera posible. Los agentes no tienen confianza, no se sienten respaldados por sus superiores y responsables políticos. Nosotros proponemos generar confianza e incrementar la plantilla de la policía. Los recursos en materia de seguridad tienen que ir para personal y para estructurar mejor la policía que tenemos y no construir una nueva comisaría. Primero tenemos que ir a lo importante, a mejorar la seguridad. En el siguiente mandato ya veremos si hay dinero para una nueva comisaría. Ahora mismo tenemos menos personal y somos menos eficientes con el movimiento que hicieron de la noche a la tarde. Al final, el personal efectivo que hay en la calle, en determinadas franjas horarias, es menor que antes. Hay que remover los horarios y que el barrio sienta que hay policía, al menos una patrulla por distrito.

Por otro lado están los mecanismos. Por ejemplo, la ordenanza sobre ruidos que presentamos dos veces en este mandato, la votaron en contra y eso que era justamente la ordenanza de ruidos de Barcelona que ha mantenido Ada Colau. Si unos policías van a un domicilio que está generando ruido a altas horas de la madrugada, queremos que el policía tenga presunción de veracidad y pueda sancionar. Ahora no lo tenemos, de modo que esa persona puede que se le ría en la cara. También hay un problema con los okupas. A nivel de barrio nos están diciendo: ‘tenemos unos okupas que son una maravilla que no nos dan problemas y por mí que se queden aquí toda la vida, pero es que tenemos otros que tendremos que irnos de la comunidad de vecinos’. Aquí, lo siento, tendremos que entrar con toda la fuerza.

¿Por qué van venido a la ciudad algunas familias de La Mina o de Lliçà? Porque allí, de manera legal, la policía actuaba y había una respuesta del Ayuntamiento contra esas familias que hacían la vida imposible a los vecinos. Aquí, se ha producido un efecto llamada. Eso genera también mucha inseguridad.

A un colectivo muy concreto mano dura, más presencia policial y organizar mejor los efectivos policiales para que en los barrios haya una sensación de seguridad. Si en los barrios hay limpieza y la policía tiene confianza en actuar, con esos elementos se puede combatir la sensación que existe de inseguridad.

Sabadell, desde el cierre de la Zona Hermètica, carece de una oferta de ocio nocturno ¿Serían partidarios de disponer de esa oferta y si es así donde la ubicarían?
En el pleno se aprobó por unanimidad una moción para reemprender la interlocución con los operadores, pero no se ha hecho nada. Nuestro planteamiento sería constituir una mesa con los operadores de ocio nocturno, Gremi d’Hosteleria, Promoción Económica y FAV. No puede ser que la gente, cuando queda para ir a cenar, deseche Sabadell porque luego no hay un lugar para ir a tomar una copa o bailar. Así que directamente cenan en Terrassa o Sant Cugat. Esto provoca una merma de la actividad económica, de la ocupación en la ciudad, dando la sensación que somos una ciudad-dormitorio. Sabiendo que tenemos la firme voluntad que haya discotecas en la ciudad o zonas de música, vamos a hacerlo de manera conjunta a fin de crear un espacio para ello sin molestar a los vecinos.

Hay zonas en la ciudad que pueden a encajar y donde las molestias no van a ser mayores que ahora. Por ejemplo, donde está actualmente La Diosa, cerca del pabellón del OAR Gràcia, podría haber una discoteca, está alejado de cualquier vivienda y además ahora se utiliza para hacer botellón por la discoteca Waka que está en el término de Sant Quirze. De manera que seguimos teniendo problemas en el barrio de Gràcia por esa discoteca y por el caminito de los que vienen de Renfe o de los Ferrocarrils de Generalitat. En esa zona pueden haber dos o tres discotecas, se podría ampliar la zona en dirección al Aeropuerto donde también podría instalarse alguna discoteca más. Algún agente cívico, conjuntamente con la policía, podrían montar un espacio de seguridad, de aparcamiento o de control de esos jóvenes para evitar que se convierta en una fuente de conflictos. Se trata de tener poquitas discotecas y un esfuerzo del Ayuntamiento para que no afecte a la parte residencial del barrio de Gràcia. Esa es la propuesta que nosotros plantearíamos si estuviéramos en la mesa con esos actores.

¿Qué medidas impulsaría para revitalizar económicamente Sabadell?
El sector servicios es el que tiene un peso más importante y eso lo vamos a seguir teniendo. Hay que potenciar el poco tejido industrial que hemos conservado, donde estamos muy por debajo de la media comarcal. ¿Qué podemos hacer con nuestras competencias para reactivar la economía? Hay que hacer un plan anual de inversiones en los polígonos industriales. No podemos tener las entradas que tenemos, la falta de fibra óptica, la sensación de naves abandonadas. Vamos a bonificar a las empresas que den un uso industrial o económico a las naves abandonadas. Mientras ponemos al día nuestros polígonos y reducimos el plazo de concesión de licencias de obras y actividades, proponemos un acuerdo entre Ayuntamiento y entidades económicas con el compromiso de poner al día la ciudad para hacerla más atractiva; pero decidiendo conjuntamente qué queremos hacer. Ya tenemos suficientes metros cuadrados de grandes superficies comerciales. El comercio debería quedarse en la trama urbana.

Tenemos que desarrollar, ya sea en Can Roqueta, Gràcia o Sant Pau de Riu-sec, sectores que generen salarios más altos, en los ámbitos de la innovación con inversiones que generen un valor añadido. Desde el Ayuntamiento tenemos la planificación urbanística y la fiscalidad, pero el sector empresarial tendrá que decidir en qué quiere apostar en la comarca. Seamos claros, el Ayuntamiento sólo no lo puede hacer.

Existen espacios más cercanos al Taulí donde se podría fomentar la Facultad de Medicina, la investigación médica y una residencia para investigadores y residentes. Para ello tenemos el Artextil o el cuartel de la Guardia Civil, tampoco nos cerramos en banda. Otros espacios como Sant Pau de Riu-sec pueden estar más vinculados al Aeropuerto y la nave de Costa i Deu en Gràcia para temas de nuevas tecnologías. Esta sería nuestra propuesta, pero necesitamos a la otra parte. Hemos de dar la vuelta al camino para que Sabadell no se convierta en una ciudad-dormitorio.

Este mandato, el primero en que Cs ha tenido representación municipal, ha coincidido con los momentos álgidos del procés independentista. Su formación ha protagonizado bastantes choques con los alcaldes de ERC y la Crida en este tema como con el informe Machado, la retirada de la bandera española, la proliferación de lazos amarillos en equipamientos públicos…¿Cómo valora el clima que se respirado en el Ayuntamiento en este mandato?
Creo que ha sido un error como alcaldes. Acaba el mandato y la ciudad no tiene la sensación que se haya hecho nada en su barrio, en su calle. Además, el sector mayoritario, que no es independentista, siente que se ha utilizado su Ayuntamiento para hacer bandera del proceso independentista. El vecino que va a la biblioteca, al centro cívico o al Ayuntamiento se encuentra con lazos amarillos o la pancarta. Muchos no lo entienden y les genera malestar. Yo pago mis impuestos para que me den servicios, no para que entre en el centro cívico y tenga que encontrarme con la propaganda independentista. Me está tratando como a un ciudadano de segunda. Se han equivocado y han generado un malestar entre la mayoría de ciudadanos de Sabadell con el Ayuntamiento. Han sentido que les faltan el respeto por no tener esa neutralidad. En vez de centrarse en política municipal y mejorar la vida de la gente han estado más pendientes de las cámaras de TV3.

¿Cuántos concejales esperan sacar en estas elecciones?
Lo único que es evidente y que se dice en toda la ciudad es que vamos a subir. Esa noche no sólo vamos a subir, como dice todo el mundo, sino que vamos a dar la campanada.

¿De cara a la formación de gobierno con qué fuerzas estarían dispuestos a pactar y con cuáles no lo harían jamás?
No es ningún secreto que no pactaríamos con formaciones independentistas. Nuestro objetivo principal es echar a los que mandan ahora, que no haya un alcalde independentista y para que eso no pase lo más útil es votar a Ciudadanos. Ahora bien, una vez tengamos los resultados, viendo que el PP no va entrar en el Consistorio y que Vox mucho menos, al final nos queda, como partido constitucionalista, el PSC. Para un proyecto de revitalización económica, inversión en barrios y respeto a la neutralidad buscaremos apoyar o que el PSC nos apoye. Esta pregunta hay que hacérsela al PSC porque todavía no nos ha respondido si estarían dispuestos a ello. Nosotros estamos dispuestos, sólo nos falta que la señora Farrés diga que está dispuesta a pactar con nosotros.

Fotos: David B.